Maria Teresa Aláez García

Cierre de "Voces al viento" 4. Las decisiones.

 
La sociedad nos impone una serie de normas a seguir para la convivencia y la integración. Normas preparadas por un conjunto de personas que suele actuar, en "nombre de la buena marcha del conjunto", en defensa de la persona integrada y desea evitar la alienación. Normas que han realizado siguiendo en parte la experiencia, en parte los dictados de una religión y en parte por su propia conciencia, sus caprichos y sus necesidades individiuales.

Estas normas suelen ir bien durante un determinado tiempo y son aprovechables para determinadas personas. Su fruto lo cosechan las personas que han dictaminado dichas propuestas y desean un mundo "a su modo", es decir, a su gusto, y opinando como un grupo de gente que las ha elegido o que se sienten deudoras por haberles hecho un gran favor.

De este modo vemos que existen sociedades que son distintas, con modos distintos de actuar, modas diferentes, estilos desiguales de llevar sus políticas, características diferenciadoras enormes que las han llevado a querer ponerse por encima de otras sociedades y que han conseguido incluso llegar a las armas y a la muerte o a la aniquilación de razas enteras porque han puesto como valores decisivos la ambición, el egoísmo y el capricho de esa clase dirigente que prepara y dirige las normas.

Esta clase dirigente piensa en la obediencia ciega que les tienen las personas que las han elegido y que se sienten deudoras. De hecho ni siquiera las ven como personas. Se alejan de ellas en el preciso momento en que suben al poder. Más aún, si han sido personas del montón, de la masa, que han ambicionado ese poder, olvida sus orígenes porque su ambición residía en el propio poder y luego, aunque estén preparadas, no saben qué hacer ni con ese cargo ni cómo llevar las responsabilidades, o porque tienen una gran conciencia o porque la han perdido.

Ésto presenta pros y contras - como todas las cosas en esta vida-. Uno de los pros es no tener que tomar decisiones que impliquen a la mayoria, dado que es algo muy difícil. Al menos para la masa, debido a que al estar en la parte de abajo es más consciente de la existencia de los problemas reales y siente miedo y dependencia. Por contra, se inhibe a la masa de poder participar en decisiones de alto nivel y se la toma como instrumento de participación, actuación y ataque para algo que es bueno para la sociedad y la masa, aunque se rebele, está obligada a la obediencia.

Otro pro para algunas personas es tener la vida dirigida por unas normas impuestas y no tener que luchar más que para conseguir actuar según esas normas. No han de elegir en su conciencia lo que es bueno y malo si no creer a ciencia cierta lo que se les dice y aunque se les impongan pruebas, las pasan obedientemente y están sometidos. Y por su misma inseguridad y negación de sí mismos, eligen para gobernarles a personas que continúan el mismo sistema social para no verse inseguros y haciendo poderosos y ricos a personas que seguirán los destinos de esa sociedad para su capricho, quienes a su vez
mantendrán a estos seres sin voluntad para conseguir lo que desean: un poder hereditario.

¿Qué ocurrirá cuando los dirigentes y la sociedad se dé cuenta de que desarrollando al individuo será cuando lleve una buena marcha en sus asuntos? Teniendo en cuenta al individuo y sus características, sus emociones, sus pensamientos, sus capacidades, será cuando la sociedad pueda romper moldes y ser una base y una defensa auténtica.

Me dirán ustedes: "sí, sí lo hacemos." "Tenemos psicólogos y psiquiatras, sociólogos, estadísticos, historiadores, etc..". Sí, es cierto, personas que estudian la sociedad desde un principio con teorías y más teorías, con mediciones que siguen agrupando y con unos resultados que lo único que hacen es ver cómo integrar a los individuos alienados de la sociedad en la misma sociedad para hacerla más productiva y evitar lacras que hagan mísera a la sociedad. A fin de cuentas hay una gran cantidad de miembros de la cual hay que deshacerse y todos no podemos tener ni un cachito de ese gran pastel económico.

Se prepara al individuo para la sociedad. No a la sociedad para el individuo. Y la pretensión o ilusión de la sociedad dando al individuo algo que necesita es porque puede aprovechar algo de ese individuo que le conviene.

Qué distinta sería una sociedad que preparara a los individuos según sus características individuales, sean estas emotivas, sexuales, intelectuales y sus capacidades. Dar a cada individuo lo que necesite, solventar sus defectos y dejarle decidir cómo y qué quiere ser respetando sus decisiones o no, mejor dicho, aceptando las individualidades y dejando a cada persona ser como es. De este modo, se agruparían las personas semejantes, fueran dependientes o independientes, tendrían más satisfacción en sus trabajos y en sus vidas y no habría alienados porque todos tendrían su opción para trabajar o no en lo suyo y de igual modo habría una sociedad más perfecta que trabaje en pro del individuo y el individuo trabajaria de buen grado en pro de la sociedad. Incluso el individuo recortaría sus defectos porque podría elegir lo bueno y malo de él mismo sin coacción y con toda libertad, que es lo más valioso del individuo. Dejando al individuo determinar con libertad, sin condicionantes de ningún tipo, la sociedad sería más libre y habría más unión.

Es mi modo de pensar como apolítica.

(c) María Teresa Aláez García.



 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 04/24/2007.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Amanecer en frío - Maria Teresa Aláez García (Growing Up)
Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)