Trym Paulsen

Historia de Amor

Historia de Amor
Juan había vivido solo durante veinte años. Su prometida, Carmen, lo dejó antes de su boda. La amó y todavía lo hace. Antes de su huida, él era muy contento.
Juan tenía una tienda de ropas muy pequeña en la ciudad. No ganaba mucho dinero, pero le gustaba trabajar. Vivía una vida muy sencilla y tranquila y le encantaba. Tenía unos empleados para ayudarle cuando no quiso trabajar. Le gustaban mucho los empleados porque eran muy útiles para la tienda. La historia comienza aquí.
Estuvo en la cama, durmiendo, cuando Juan oyó el teléfono sonando. Estuvo enojado porque estuvo cansado. No quiso levantarse y pensó que ello mejor sea algo muy bueno o muy, muy malo. Respondió, y fue uno de los empleados suyos. “Jefe, tengo muy malas noticias. Una mujer ha sido secuestrada al frente de su tienda y su carro se queda. La policía le quiere contestar sobre anoche.” Juan supo que esto no hace nada bueno para la tienda. “¡Ay, no! ¿Sabes algo más sobre esto?” dijo. ”Sí, hay mucha sangre alrededor de la tienda. ¡Es muy misterioso!” ”Gracias, ¡estoy viniendo!” No sería un buen día. La policía estuvo fuera de su tienda. Juan vio el carro de la mujer. Fue cubierto de sangre. Las noticias de televisión sobre el incidente ya fueron mostrado. Se presentó al policía. El policía dijo que la mujer se llama Beatriz García Rodríguez Santiago y las llaves se quedaron en el carro. Juan estuvo sorprendido. La conoció. Ella era la hermana de su prometida.
Juan quiso ayudar para encontrar la mujer. El policía dijo que le pudo mostrar la vigilancia de vídeo.
Entraron la tienda. Juan estaba pensando que quizá fuera un asesinato y uno de sus empleados lo hizo. Pero no lo creyó.
Hablaron sobre la situación cuando de repente, pudieron oír algo. El policía tomó su pistola y estuvo listo para disparar en cualquier momento. El corazón de Juan se aceleró. Juan abrió la puerta dónde vino el sonido. Todo estuvo en silencio por lo que pareció un largo tiempo. Una mujer salió. Estuvieron muy sorprendidos ver que fue la mujer que fue secuestrada que estuvo delante de ellos.
Un momento pasó. “¿Es usted señora Beatriz García Rodríguez Santiago?” le preguntó el policía. Ella era muy hermosa. Tenía el pelo largo y castaño como un río de chocolate y los ojos negros como la tinta. “Sí,” respondió. Ellos notaron que fue un poco tímida. El policía añadió, “¿puede explicar por qué ha estado en este cuarto durante una noche?” La mujer explicó que su padre tuvo una emergencia y necesitó ir al hospital. Ella no tenía tiempo para encontrar sus pantalones y los olvidó en su casa. Estaba llevando sus pijamas y por eso, quiso comprar unos pantalones en la tienda y cuando entró, alguien cerró la puerta. El policía le preguntó por qué su carro tuvo sangre. Explicó que cuando salió su carro, cerró la puerta cuando su brazo todavía estuvo en el carro.
El policía fue al otro cuarto para buscar unas evidencias de eso. Juan no lo creyó nada de qué ella explicó. “No te he visto en un largo tiempo. ¿Por qué estás aquí?” dijo él. “Quise verte y hablar contigo. No te podía contactar porque no te quise doler. Pero después de veinte años, pensé que quizá tú me hayas perdonado.”
“Sí, claro. Te perdoné hace mucho tiempo. ¿Quieres almorzar conmigo para hablar?” él dijo. Ella estuvo de acuerdo. Fueron a un restaurante cercano. Juan no supo qué hacer. Beatriz fue la hermana mayor y ella la había convencido y ayudado a su hermana huir de Juan porque Beatriz no le gustó. Pero nada de eso fue de importancia porque Juan estaba pensando que volvería su prometida. Quizás Beatriz diría que Carmen querría que se vuelvan a casar. Él estuvo lleno de alegría. Tendrían una vida muy feliz otra vez.
“Quiero decir otra vez que me apeno por lo que te hice. No fue mi intención hacerte daño. Lo que te quiero decir no es bueno.” Ella dijo. Él estuvo curioso. “¿Qué es?” dijo él. “Es mi hermana; murió.”

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Trym Paulsen.
Published on e-Stories.org on 01/20/2012.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Trym Paulsen

Did you like it?
Please have a look at:

Pushing It - William Vaudrain (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)