Pilar Ana Tolosana Artola

“LA MULTA”

     Mi cabeza aún giraba, y viraba, y volvía a voltear. En momentos como éste en los que el dolor punzante de cabeza me desquicia, me acuerdo de mi madre, cuando insiste en que no tome, porque el alcohol y yo, no somos buenos compañeros de cama a la mañana siguiente.
 
     Y es que ella tiene toda la razón, que yo enseguida acabo borracha, en cuanto coqueteo un poco con la vida loca y privo un poquito más de la cuenta; y casi siempre abochornada, cuando recuerdo los sucesos acaecidos en el rutilar de la noche de los hechos sobrios.
 
     Esta vez la disculpa era buena: “la cogorza”, era por la despedida de soltera que le había montado a mi compañera de trabajo. Sólo espero que ella se acordara mejor que yo de todo aquel follón.
 

 
     Al estirarme en la cama, me percaté que había un bulto a mi lado. Era Gonzalo… Grité con todas mis fuerzas, supongo que alertando a los vecinos que yo estaba allí.
 

 
-         Tranquilízate un poco… Aquí no ha pasado nada, si es por lo que chillas -, dijo.
 

 
     Me quedé más sosegada, cuando revisé que estaba acostada con la ropa puesta. Gonzalo me explicó que salí con pinta etílica de aquel Boys, y él que pasaba por allí se ofreció a llevarme a casa en coche; sin embargo, cuando ya estaba montada, se dio cuenta que no sabía dónde vivía yo, y me llevó a su piso.
 

 
-         ¿Y por qué no me preguntaste por mi calle, a mí? -, inquirí.
 
-         Porque te dormiste en cuanto arranqué el coche -, contestó.
 

 
     Bajé a por algo para desayunar; era lo mínimo que podía hacer después de lo bien que Gonzalo se había portado conmigo.
 
     Reconocí el Peuyot de Gonzalo; estaba mal aparcado en una zona de carga y descarga, y con la multa pertinente en el parabrisas.
 

 
     Cuando regresé, estaba levantado y le conté lo de la multa. No se enfureció…
 
-         ¡No pasa nada! Esa multa la tengo desde hace dos años. Cada vez que no encuentro aparcamiento, y no me queda más remedio que estacionar mal, pongo ese pedazo de papel en el cristal, y así despisto a cualquier agente que venga a multarme, porque cree que me han sancionado antes -, reveló atacando al croissant con saña.
 
-         ¡Menudo granuja! -, comenté risueña.
 

 
He aquí, un sinvergüenza simpático…
 

 

 

 
                                        PILAR ANA TOLOSANA ARTOLA
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Pilar Ana Tolosana Artola.
Published on e-Stories.org on 09/15/2005.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Pilar Ana Tolosana Artola

Did you like it?
Please have a look at:

El callejón - Pilar Ana Tolosana Artola (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Pushing It - William Vaudrain (General)