Angels Vinuesa Fernandez

“Remate Final...”

Rematado del todo te quedas si se te ocurre “ir de compras” en esta época. Una  piensa que debería estar en plenas rebajas  y resulta que, a principios  de agosto  ya están liquidando, siendo la franja de las tallas desde la 32 hasta la 36 las únicas que quedan en oferta. La verdad es que estas tallas, les quedan muy bien a las “maniquíes”  que están en el escaparate y a las vendedoras de ciertos establecimientos con” shorts de barbie”.

 

Y es que resulta, que tu piensas, mal pensado, ¡seguro!. Que para ir a la moda es necesario comprar la ropa en la temporada, pero por lo visto, y llegadas a estas alturas de verano, deberías  tener el vestuario completo. Porque si te acercas a las “boutiques “, te llevas ¡Oh, sorpresa!, que todos los aparadores están repletos de ropa invernal.

 

Siguiendo este planteamiento, que debe ser muy ecuánime, cuando sea Navidad, con las calles engalanadas y sus lucecitas, quizás ya de paso que compras el turrón y los regalos te puedas llevar el bikini para el año  siguiente.

 

Así que  a 40 grados a la sombra  y con el beneplácito del respetable, te encuentras con abrigos de pura lana virgen, jerséis de cuello alto, estupendas faldas de piel y unas botas bien altas. Y... digo yo, quien es la guapa que se atreve  a  colocarse todo eso ,ante semejante paisaje, porque lo único que te puede ocurrir, es que te dé un “golpe de calor “, a pesar  que en dichas tiendas estén con el aire acondicionado a tope.

 

Pero a pesar  de esto, las personas lo hacen ¡Lo juro ¡ y ves a aquella pobre , con un jersey de cachemir y la falda de lana, sudando a chorros y con un sofoco que ¡ni te cuento! mientras la señorita que la atiende  va con una minúscula faldita y un top bien ajustado
¡Que se coloquen ellas la camisa de franela! y así estarían en igualdad de condiciones. En definitiva  creo que todo esto lo hacen para confundirnos.

 

Otro fenómeno  sociológico, es la influencia  psicológica que tienen las fracciones. Yo  soy una admiradora  de quien, en un  momento de inspiración, se cargo de un  plumazo los enteros  y decidió que cualquier cosa, no costara  20 o 50, sino 19,95 o 49,95, aunque la única diferencia sea de un pobre “decimillo”, que da hasta risa que te devuelvan.

 

Sin embargo cuando dices que algo te  ha costado 19,95, siempre es mas barato que 20 euros , y es cierto, eso es indudable, pero no deja de ser un espejismo. Así que todas las tiendas  le hacen un homenaje al numero cinco, muy bonito por cierto, y se inundan de carteles, donde todo, absolutamente todo acaba en cinco. Se podría decir  que así como se celebra el día de San Valentín, o el día de San Quintin, se podría dedicar esta época  de rebajas a "San Cinquin ".

 

Y es que no acertamos nunca, la ropa de verano en invierno, la de invierno en plena canícula, y tal como pintan las economías   quizás al final te arregles con la ropa de un año para el otros, que total las cosas no cambian tanto y tampoco es para ir como una Top Model, porque encima a ellas les dejan la ropa y no se gastan ni 1 euro.
Angels Vinuesa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Angels Vinuesa Fernandez.
Published on e-Stories.org on 08/01/2005.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Angels Vinuesa Fernandez

Did you like it?
Please have a look at:

Las palabras ..¡ay!..las palabras - Angels Vinuesa Fernandez (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)