Carlos Mª Martorell de la Puente

Chica del arroz.

Mira la luna. Boquiabierta. Quítate la ropa de una vez, venga, chica del arroz, quítate la ropa de una maldita vez. Mira la luna. Los ojos rojos. Boquiabierta. No sabes que es peligroso salir a estas horas de la noche. Deja de mascar chiclé barato, es mejor fumar. Mira la luna, está morada de achuchones, venga, chica del arroz, no me hagas “maldar” más. Bailaremos en el salón abrazados a la luz de las velas. Los ángeles conducen ciclomotores ruidosos y circulan recorriendo la ciudad a todo trapo, dime que me quieres, ánimo, venga, dime que me quieres, los ángeles hacen talleres y rehabilitación conmigo y me han confirmado que tú, sí tú, tú eres definitivamente la que esperaban con tanto afán, tú por fin. Tu padre, tu madre, tu hermano, han dado el visto bueno. Mira la luna, chica del arroz, con los ojos rojos, está morada de millones de besos de amantes. Juntos tú y yo, pasaremos un buen rato. Mañana, cumplida mi misión, al amanecer, me ahorcaré con la felicidad con la que los primeros rayos del amanecer mojan el antiguo parque de atracciones, junto a nuestro castillo, mañana, al amanecer, me ahorcaré del árbol de la libertad, con la extraña felicidad con la que los primeros paseantes circulan con sus bicicletas silenciosas. Venga, quítate la ropa. Mañana al amanecer, emprenderé de nuevo mi camino, bésame, comprueba con tus labios las lágrimas que bañan mi rostro. Con la felicidad con la que brotan las misteriosas flores azules, junto al botánico, con la felicidad con la que los pinos agitan sus brazos cuando los azota el viento que llega de allá lejos, bésame, mañana acabará todo. Cómo puedes sonreír con tanta candidez, amor, como si ésta fuese tu primera vez, cómo consigues preservar tanta inocencia, cómo, mi amor. Mañana, mañana, cuando los primeros rayos iluminen los senderos de tierra del parque. Mira la luna vertiendo sangre. Mira la luna bebiendo leche. Mira la luna boquiabierta. Tus ojos rojos. Venga, chica del arroz, la noche es un canalla agitando su navaja reluciente, un perro que mordió a ! su propi etaria anciana, un farol averiado. Juntos tú y yo pisaremos el umbral y hollaremos con ceniza y alcohol la sala de la pura y casta tradición. Mi caballo quedó cojo pero, sin embargo, lo quiero tanto. Venga, quítate la ropa, vamos a susurrar canciones junto a las velas, chica del arroz, vamos a bañarnos en la piscina municipal desnudos, vamos a abandonar peces prohibidos en el estanque, cuando no esté el vigilante, vamos a correr las calles, vamos a pinchar las ruedas de los coches mal aparcados, vamos a hartarnos de vino, vamos al moro a comprarle latas, vamos al pakistaní a comer platos raros, venga, chica del arroz, déjate llevar, venga, quítate la ropa, jugaremos toda la noche.  Dime que me quieres y que mañana todo será resplandeciente y nuevo, que por fin habremos acabado con el espantoso monstruo que mora en el castillo y tiene a toda la ciudad atemorizada, que habrá acabado la pesadilla de tantos años. El terrorífico monstruo del castillo es seducido y luego abatido por la graciosa chica del arroz. La ciudad es libre.
Llévense a los niños de aquí, policía, policía, hay un hombre colgando de un árbol, llévense a los niños de aquí, no lo toquen, no lo toquen, esperen, los niños, los niños, despejen la zona, no lo toquen, un hombre se ha suicidado, llévense a los niños de aquí, no lo toquen, no lo toquen.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Carlos Mª Martorell de la Puente.
Published on e-Stories.org on 02/25/2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Carlos Mª Martorell de la Puente

Did you like it?
Please have a look at:

Cruzó la avenida. - Carlos Mª Martorell de la Puente (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)