Angels Vinuesa Fernandez

¡CUESTIÓN DE BRONCEADOS !

¿El color de la piel determina?

 

Esta cuestión fundamental y casi filosófica me cuestioné yo la otra tarde cuando el sol se nubló de repente. Fue como un eclipse total .El sol que lucia brillante con sus rayos uva y los otros los peligrosos, esos que dicen ahora que crean cáncer de piel, y  que es la razón fundamental que ya no se usen productos para broncear sino para..” no broncear”

 

En otros tiempos el bronceado era signo de opulencia.

 

 Era cosa de ricos, ya que si alguien aparecía en invierno súper moreno de la muerte , todo el mundo sabia “a ciencia cierta” que había ido a esquiar, y eso era solo para una minoría económicamente privilegiada.

 

Si esa misma persona, también se bronceaba en verano se le suponía que "veraneaba " en algún sitio de costa, eso seguía siendo un privilegio para algunos escogidos .

 

 Pasaron los años, y el bronceado pasó a ser obrero, es decir todo el mundo hasta las clases menos afortunadas, se tostaban, literalmente en verano.

 

...No va a se el sol exclusivo de los ricos .¡No te jode!

 

Pasado el tiempo, y con las nuevas tecnologías, hoy en día con la creación de las cámaras de rayos uva - primero ataúdes y ahora simples duchas.- el personal “de a pie” ,se pueden poner morenitos en cualquier época del año:

 

Se entra , se tuesta , vuelva y vuelta,como el bistec , y ¡ya está! .Siempre te puedes poner las gafas de sol y decir que has estado esquiando en Baqueira Beret ..¡Quien lo va  saber si tú no lo dices!

 

Los bronceadores también han pasado de ser grasa pura para tostar, la nivea de toda la vida , hasta los bronceadores  carísimos ,con factor de protección 10.000, por decir alguna burrada.

 

De ser inodoros a ser perfumados, de ser transparentes pero grasientos, que también era un engorro, ya que la arena se quedaba siempre pegada a pesar de pasar por el agua, a los colorantes tipo zanahoria, que más que morenos te dejan la piel de un color rojo intenso.pareciendo  más un crustáceo que un pobre bañista.

 

 Ahora ,los factores de protección, que antes resultaban fiables médicamente, tampoco son  de  fiar, por lo de la capa de ozono, ósea ,que resulta que para tener un tono adecuada la estación y no parecer una mosca en leche...¡ ya no sabes que hacer!

 

El caso de hoy ha sido distinto, al abrir el ojo, cuando el sol se había empañado ante mí, vi un señor de piel completamente oscuro, con el cuello lleno de colgantes y una especie de caja abierta, que me decía :

 

¡¡Barrato!! ,

 

 Creí que estaba soñando,¡Pero nó! .Aquel ser infinitamente alto, debido también por mi posición, estaba allí delante de mí y no cesaba en su cantinela.

 

Me he incorporado fatigosamente y he pensado, ¡no es  un sueño!,   todo era mucho más natural , ¡era  un negro vendiendo relojes!, eso es lo que era sencillamente.

 

De momento no he reaccionado, después, cuando poco a poco he ido recuperándome del susto, he balbuceado que no deseaba comprar nada, pero creo que lo he pensado y no lo he dicho ya que él seguía ofreciéndome la mercancía.

 

De repente me ha salido un ¡no! fuerte, rotundo, y después he pensado que tampoco se lo merecía, que al fin y al cabo allí ,en su país quizás tenia peor vida que aquí ,a pesar de la explotación  a la que en muchas ocasiones están sometidos . .

 

 Así que antes que se alejara asustado con mi actitud, le he llamado.

 

¡Ehh! guapo , ven para aquí.

 

El , al escuchar mi voz , ha vuelto sobre sus pasos, descalzo sobre la arena que quemaba un montón .  

 

He revisado los relojes que nunca me pondré, los collares que jamás llevaría y al final he llegado a la conclusión que el cinturón de piel, sino me lo pondría, o, por lo menos lo podría regalar a alguien.

 

¡El cinturón le he dicho!

 

¡Barrato!! Me ha contestado, como si esa fuese la única frase que aquel había aprendido de mi idioma.

 

Pero..¿ cuánto? -Y con los dedos le he hecho significar el gesto del dinero.

 

-50 euros - me ha contestado. Con una sonrisa  de blanco nuclear que mas quisieran algunas .

 

Hasta ahí podría llegar ,una cosa es que colabore y otra que me estafen - he pensado-.

 

--Ni hablar, de 50 euros ¡nada monada! - El moreno ha fruncido el ceño..., ¡30 me ha dicho!

 

-¡Caray! Me seguía pareciendo caro,para ser algo que nunca iba a utilizar.

 

-¡ 20 euros!  y ¡no hay mas que hablar!- le he dicho en tono resuelto.

 

 

 

Él se ha quedado pensando, me imagino contando lo que se ganaba con esa compara, y si tenia para el bocata de la comida en el chiringuito, y  a mí me ha parecido una eternidad.

 

...Estaba a punto de decirle que le daba  20  euros , cuando él a dicho de acuerdo.. ¡20 euros!

 

  Así  me he quedado yo con un cinturón que ni sé si lo haré servir ,y él con el billete  más contento que unas pascuas.

 

Y es que el color de la piel determina he pensado... y tanto que determina.....

 

Angels Vinuesa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Angels Vinuesa Fernandez.
Published on e-Stories.org on 07/26/2005.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Angels Vinuesa Fernandez

Did you like it?
Please have a look at:

Tres siglos comiendo - Angels Vinuesa Fernandez (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)