Angels Vinuesa Fernandez

Amores de papel...

Hoy en la playa hay un murmullo extraño, la gente susurra por lo bajini, y en su conjunto es como un rumor grandote, que se confunde con el murmullo de las olas al chocar contra la orilla.

 

 Observo que hay grupitos reunidos,  hablando en voz baja, es como un acontecimiento del cual todavía desconozco su origen.

 

 Yo, como siempre extiendo la toalla...( que es toda una historia, eso de extender la toalla)

 

 No se han fijado ustedes cuando alguien llega a la playa con las bolsas, las sombrillas, los niños, los cubitos con sus palas y rastrillos correspondientes, las palas de hacer que se juega muy bien en la orilla, pero que a pleno sol es como fastidioso, bien, pues después de otear se busca algún hueco, decir hueco es casi una falacia, diríamos algún trozo de playa un poco libre de la cercanía de la gente.

 

Cuando ya se ha encontrado y nos empezamos a desprender de todo el utillaje, empieza la odisea de la estirada de toalla, la gente se afana para que no caiga ni un solo grano de arena en la toalla, cosa que prácticamente es imposible, ya que si se sacude de un lado entra por el otro, y así ¡suma y sigue!

 

Después  que la toalla esté estirada, no tenemos que desvestir, sacar nos las zapatillas y entrar lo mas inmaculadas en la preciosa toalla de  estampados estrafalarios

 

 último modelo de temporada.

 

¡Que tontería!, ya que seguidamente ,y después de toda esta historia,  vamos a mojarnos al agua, y al volver la arena queda enganchada en los pies, con lo que toda nuestra odisea para que la toalla este limpia no haya servido para nada.

 

 Hay algunos que olímpicamente levantan, sacuden la toalla justo en la cabeza del señor o señora que esta justo al lado ,éste se menea  y protesta, pero aquél hace  el disimulado y la estira  ya limpia de todo rastro de arena , que ha ido a parar en la cabeza del que estaba tumbado al lado.

 

Otra ,con mayor disimulo, arrastra la toalla como el que llevase un perrillo, hasta un lugar más o menos, poco poblado y allí la sacuden. Lo que ocurre es que si hace vientecillo , la arena te va igual a los  ojos ...

 

¡Total  que siempre la cagan!

 

 Como ven esto de la playa es una delicia, de comodidad...

 

 

 

Lo que nos ocupaba hoy era el tema de la revolución que se había organizado, ¿por qué? Me pregunto mirando alrededor, y no hace falta “hacer un master” para saberlo, sino simplemente dirigir la mirada allí donde la dirigían las doscientas personas  al unísono .

 

¿Que es lo que les llama la atención?

 

...., en un primer momento no caigo, minutos después cuando  algo parecido a una ballena humana se levanta ,lo entiendo perfectamente.

 

Se trata de una muchacha lo suficientemente joven para ser mi hija, pero con un montón de kilos encima, pero no aquello de unos cuantos michelines, o la temida celulitis o cartucheras, sino mucho más.

 

 Lleva además un bañador, blanco bastante escotado con lo que las carnes le sobrepasan por todos lados.

 

¡Madre mía!-, digo yo- como se puede llegar a tales extremos de gordura.

 

Ella se levanta altiva, con el cabello recogido en una coleta, rubia de bote autentica, con raya de tres meses en un negro azabache que delata.

 

Hasta aquí todo relativamente normal, pero esta acompañada,¡vaya! y con un querubín. Él es alto y musculoso, como el chico típico de los anuncios, bronceado y con un bañador marcador de sus formas ocultas.

 

Sus facciones delatan, sus ojos rasgados y aquel color oscuro, son típicos de alguien de detrás del charco, pienso.

 

En ese momento, caigo en la cuenta de otras historias contadas, por algunas que hicieron ese viaje, el viaje del placer le llaman, buscan en aquel país, caricias compradas o quizás amor de papel .

 

 La necesidad lleva a hacer cosas terribles, como imaginar que aquella era una pareja de las que ligan en los bares o discotecas, pero  se intuye algo oscuro, algo comprado.

 

¡Que cruel, esta afirmación! y ¿porque no, podía ser de verdad? – me digo yo misma – Como  aquellos que dicen lo importante es la belleza interior, de aquellos que se excusan ante los amigos diciendo:

 

¡ He ligado!, y al preguntar como es ella, o sea medidas, así en plan dura y puro, contesta el interesado.

 

¡Es muy inteligente!

 

¡No te jode ¡

 

 

 

¿Porque a las feas, o gordas, siempre se hablan de algunas cualidades que siempre se tenían que tener en cuenta en todas las relaciones, aunque en las que están buenísimas? ...a ésas, no es hace ni puñetera  falta.

 

¡Este mundo está loco!

 

La playa esta expectante, él se levanta, con sus músculos de gimnasio, o de estar trabajando como un mulo para cobrar dos reales que nunca se sabe,  la coge por la cintura, ambos se encaminan hacia la orilla.

 

Allí y como afrontando al público en un deseo casi desafiante, la abraza y le empieza a besar.. y magrear . apasionadamente. y del todo descarado ...

 

Las madres que recogen a sus niños, y a los maridos porque no pueden, ya estos andan en corrillo para observar el espectáculo.

 

Ambos se meten en el agua y allí continúan los escarceos.

 

 Ella exhibe  orgullosa  su trofeo, y él exterioriza sus artes amatorias, ante un sol de justicia. Las madres que se escandalizan, y los jóvenes que se  sobetean  aprovechando el espectáculo ..

 

Hay algunos que comentan:... ¡hay hoteles para eso! Pero no les sacan  el ojo de encima , y otros...  ¡eso suena a cuento chino!,Y tampoco dejan de mirar el espectáculo , ahora ya  casi X.

 

La historia hasta aquí puede  parecer hasta ridícula , pero es que cuando ella se fue, no pasaron mas de dos horas en las que el adonis, refería la misma historia con otra  mujer de iguales características. ¡Que asco!

 

Angels Vinuesa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Angels Vinuesa Fernandez.
Published on e-Stories.org on 07/25/2005.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Angels Vinuesa Fernandez

Did you like it?
Please have a look at:

El verano del tarot - Angels Vinuesa Fernandez (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)