Juan Padilla

Pajaro por un momento

Al igual que todos los días, llego de mi trabajo exhausto y hasta un poco
decepcionado, todos los días iguales de monótonos, me levanto, besos, ducha,
desayuno, voy en coche, pitidos, semáforos… escucho la radio, por fin ficho y entro a
trabajar, siempre lo mismo, los mismos trabajos, trae esto, lleva lo otro, atiende a
este, escucha al otro, asi hasta que suena la sirena para finalizar la jornada. De vuelta
a mi casa el sol se esta poniendo y deseo se otra persona, mi cuerpo poco a poco se
va aflojando, entrando en un sopor , agradable de no ser por el pellizco que siento en
mi estomago.
Estando ya sentado en mi casa reflexiono sobre mi vida y como en un momento, por
segundos mis reflexiones pasan a ser parte de una visión mas global gracias al trino
de un pájaro, y como en un sueño, me siento ligero como ese pájaro que pia, la idea
no me desagrada y la sigo saboreando, que mas da, siempre que pensamos en
libertad, pensamos en pajaros revoloteando, sin obligaciones, felices con su vida… asi
voy adentrándome mas en la idea de ser pájaro y poco a poco mi conciencia se va
apagando y voy disfrutando de ese momento en el que vuelo y parece que sobrevuelo
todo lo que me preocupa, todo es nítido y la sensación de volar en el aire es muy
liberadora, por lo tanto decido ir hacia el campo para disfrutar de esta fantasia que
libera mi mente, veo desde lo alto los campos, arboles frutales, e incluso a gente,¡¡
que gozo!!…
Estoy tan metido en esta fantasia que hasta me parece escuchar lo que allí sucede,
aunque de pronto oigo un gran trueno y como una súbita oleada de calor invade mi
cuerpo, me pregunto ¿Qué puede suceder? Si esto es tan bucólico que no lo puede ni
perturbar una tormenta de verano, que efecto puede causar esta en un pobre
animalito, que parece que hasta respirar me cuesta trabajo, poco a poco voy tomando
altura otra vez, pero siento gran calor en el pecho y como si lagrimas fluyeran desde
debajo de mi cuello, escucho un gran alboroto de voces humanas y también ladridos
de perros, risas, felicitaciones y me digo tal vez sea por la forma de volar tan
majestuosa que tengo, poco a poco pierdo altura, me fallan las fuerzas, siento que
caigo por mas que me esfuerzo no logro remontar, siento miedo, lo que antes me
sostenía ahora me ha abandonado, un escalofrio recorre mi cara, mi respiración se
hace entrecortada, mi corazón bombea con fuerza y mi mente se dispara, trato de
comprender ¿que me pasa?
Por mi mente pasan mil ideas pero ninguna parece ser la respuesta, todo pasa muy
deprisa, caigo ahora con mas velocidad, mi cuerpo parece mas pesado y por mas que
me esfuerzo caigo hasta que choco con el suelo, sin poder siquiera pararme a
reflexionar, pronto noto un gran aliento que rodea mi cuerpo y al mirar solo puedo ver
una hilera de perlas blanquísimas, que me agarran y me llevan, trato de escapar, pero
me sujetan con fuerza y me trasportan hacia una persona que sonríe, yo lo miro a los
ojos y en ellos veo satisfacción, me pregunto que ¿es lo que pasa?, no puede un
pajarito tener problemas, eso solo lo tenemos los humanos, me agarra y con un
certero movimiento me estrella en el suelo, se produce una gran expiración y por fin
vuelvo a ver otra vez el sol metiéndose por el ocaso.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Juan Padilla.
Published on e-Stories.org on 07/22/2010.

 

Comments of our readers (1)

Show all reader comments!

Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Juan Padilla

Did you like it?
Please have a look at:

Pushing It - William Vaudrain (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)