Maria Teresa Aláez García

Evasion

 Me tomaría una, dos, cinco o diez cervezas.

A continuación me quedaría quieta, dormida, a oscuras en estado latente. En una especie de escape. Sin comer ni beber. Días y días y días. Lo hice en una ocasión, durante un paréntesis de una semana  y volvería a hacerlo de nuevo. Sin gente, sin teléfono, sin ordenador, sin nada. Alejada incluso de mi misma y de mi propio espacio, ausentarme de mi propia conciencia llena de culpas, autoengaños y concienciaciones, de proposiciones, traumas y delitos.  Dejar pasar el día y la noche a través de las rendijas de las persianas o de las puertas. No sentir nada, no pensar nada, no ver nada, no escuchar nada. Integrarme en la nada. Ser minúscula  y desaparecer.

Sin timbre en la puerta. A lo lejos, en los días laborables, escucharía el grito del gentío, los ruidos de los coches. En la otra casa no oía ni eso. A lo sumo el canto de algún animal, gritos o ladridos pero ocasionales. El calor era lo que mas gritaba en las horas de la tarde.

Tenia cerca la ventana por la que veía el mar, a lo lejos, fundiéndose con el cielo, haciéndose casi blancos al reflejar la luz solar y haciéndose uno con la tierra, reseca, ardiente por causa de la tortura del sol estival.

Tener un espacio para desposeerlo. Primero tenerlo y colocar una barrera con una puerta que solamente en estos momentos, tendría que cerrar. Un espacio en blanco que seguramente acabaría lleno de cosas pero en un principio blanco, amplio, elevado, transparente y silencioso. Y luego desposeerlo totalmente y entregarlo a quien gustara de el. Total, para no hacer nada.

Y perder el sentido. Como cuando me meto hasta el fondo en el mar y me dejo llevar por la corriente, sin forzar nada, haciendo mío el lugar, desprendiéndome de todo, sin sentir peso ni dolor ni angustia ni hambre ni sed ni necesidad alguna. Haciéndome etérea. Dejando que los peces se confíen y viendo como las bandadas pasan por encima de mí, puesto que no me muevo para nada y no pueden sentir nada.

Y dejar que solo mi mente sea la que lleve la marcha.  Que me lleve donde ella quiera, donde necesite llevarme. Abrir esas puertas que no se atreve a abrir porque tiene miedo de lo que puede encontrar detrás y que nunca será tan grave ni tan horrible como lo que he vivido en la realidad.

No sentir ni sentirme nada. No ser ni sufrir nada. No molestar a nadie y no sentirme culpable por no poder controlar esos impulsos que vienen de no se que parte y que parecen llevarme a no se que lugar incluso a mi pesar, inclusive cuando no quiero seguirlos pero siempre acabo cayendo. Sentirlos y no obedecerles, dejarlos pasar. Participar de mis mismos sentimientos, de mis sentidos, sufrirlos en el momento y no moverme. Verlos llegar y marcharse como la persona que se sienta en el andén del tren y ve pasar un aparato tras otro, sin subirse encima. No implicarme en mis mismas emociones, desprenderme de mis propias tensiones, de mis malos recuerdos, abandonarlos, despreciarlos, dejarlos atrás porque quienes hicieron algo ya no esta hoy y quienes sufrieron algo de mí, tampoco. En cambio no hago más que traer la culpabilidad de todo lo que no he podido reparar, la enorme carga que no soy capaz de quitarme de encima. Deseo eliminar todo rastro de mi, toda voluntad en mi, toda dependencia de alguien hacia mi o de mi hacia alguien, deseo ser la huella de mi propia sombra que dura unos minutos y se desvanece para no llegar a ser nada en el cosmos.

Desearía dar libertad a todo el que me rodea para poder sentirme libre realmente.  No me asusta la soledad ni la frialdad de la oscuridad porque estoy acostumbrada a ellas. No me asustan el silencio, ni el vacío, ni la indiferencia ni el desprecio porque he convivido con ellos toda mi vida. No me asusta ni me disgusta ser nada porque para ser nada me prepare y para nada sirvo.

Quisiera, siguiendo esta línea, dejar de querer cosas, librarme de mis apetencias, voluntades y librarme de mi misma.

Y vivir en esos momentos que preparo para cuando no este, que he preparado toda mi vida. Aun me quedan cosas buenas pero ignoro si vendrán o lo viviré como debe de ser o las disfrutare como lo deseo. No lo se.

Pero es necesaria una evasión. Es necesario tirar la basura espiritual, intelectual y sentimental. Mnemotécnica, de cualquier tipo.

Solo deseo eso. No ser. No estar. No sentir. Dejar de ser yo y trascender de mi y de todo el lugar que ocupe, alcanzar el caos infinito, el vacío deforme o los limites de todos los universos, la materia que hay entre la antimateria o entre los lugares que el mismo vacío no logra llenar, derramarme o simplemente no impedir que salga lo que ha de salir, dejara que aquello que pugna por abrirse paso salga al encuentro de la luz y viva y sea mas luz.  Que sea lo que haya de ser que tenga que salir de mí. Presenciar ese vaciado interior, dejar libre lo que estoy reteniendo y descansar.

Por fin.

Descansar.

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 08/29/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Experimental" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

La verdad es que todo me da igual - Maria Teresa Aláez García (Politics & Society)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)