Maria Teresa Aláez García

Mi regalo para Rosa.

MI REGALO PARA ROSA.

Lo prometido es deuda. Por tu santo. Y que conste que no vuelvo a hacerlo. ¡Bicho!. En menudo compromiso me pones.

Muchas felicidades, muchos besos y espero que lo disfrutes y hayas pasado un buen día.

 

Preludio.

Mi querida amiga.  Mi muy querida amiga.

El leer estas palabras en textos de ciertas personas o el escucharlas en su voz, me hace sentir, lo digo sinceramente, un apertura dentro de mi en esa angustia que tengo permanentemente en el interior.

Parece que usar esta frase al igual que usar los adjetivos “apreciada” o “estimada” realza a la persona a la que se dirige la frase. Como hago yo contigo ahora porque en realidad te aprecio. Hará en breve un año que te conozco y que sabemos mucho la una de la otra aunque no nos hayamos visto.

Y no eres la primera ni la única pero si eres tan especial como otras personas a las que tengo afecto, igual o mayor. A otra amiga que se llama como tu, Rosamari, a la cual debo muchísimos textos y mucho apoyo en mi vida,  tampoco la conozco pero nos hablamos desde hace más de ocho años ya.

Y hablo de una amistad sana. No de enamoramientos ni noviazgos ni pasiones. De hablar compartiendo experiencias, de reír de lo mal que nos van las cosas y llorar por los momentos emocionantes que pasamos – he ahí la cualidad equivoca de la mujer revirtiendo lo lógico -  y de desahogarnos mutuamente. Amistad que yo entiendo igualmente con un varón pero que no todo el mundo parece comprender y aducen dicha posibilidad al hecho de “ser fea la mujer o ser gay el varón”.  Bueno a ver que ocurría entonces cuando era algo más visible y el varón no era gay y no pasaba nada…

Ya lo cotillearemos por teléfono.

Mientras tanto intentare hacerte este regalo que te prometí, con la imaginación. Reproducir esa “ocasión” que se desea tanto y sobre todo en tu caso, ese momento tan especial.

Espero que te guste.

Y del modo que a ti te agrada mas.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 08/25/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Una mirada tras la ventana - Maria Teresa Aláez García (Everyday Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Pushing It - William Vaudrain (General)