Fran Escudero Redondo

Un 6 de agosto

6 de agosto  de 1945, Toru se despierta como cada día para ayudar en el negocio familiar, una pequeña tienda de fruta en el este de Hiroshima. ¿Cómo saber que ese día sería tan distinto a los demás de su plácida y monótona vida?.

Todo en la ciudad parecía tranquilo, como culaquier otro día, las humildes personas caminaban por las calles con aire resuelto, sus vida eran tranquilasn no había nada que las perturbase. En una esquina se encontraban unos niños peleandose, por lo que Toru entendió la disputa era por ve quien era el mas machote de ellos, esas riñas infantiles también las tuvo Toru en su feliz infancia. Lo único que ensombrecía aquella paz eran los sonidos de los animales, parecían asustados por algo, era algo muy extraño. El abuelo de Toru siempre decía que los animales podían predecir las grandes catástrofes y Toru siempre le había creído, por eso sabía perfectamente que no era bueno que los animales estuviesen tan alarmados.

10:23 de la mañana, Toru es´ta vendiendo en su tienda y el negocio no va mal. "¡Es como cualquier día!" se dice Toru al ver a ls clientas que compran su mercancía felices de los buenos precios. Toru tiene una sensación extraña, desde que empezó la guerra, no está de acuerdo con la intervención de Japón en el conflicto,pues ya perdieron una vez y está seguro de que esta vez pasará lo mismo

15:56 de la tarde. Toru está rendido, la mañana de trabajo ha sido muy productiva y agotadora, ahora está tranquilamente sentado tomando una taza de té con unas pastas, se lo tiene merecido después del duro día de trabajo, su madre está acostada, la vejez la ha tratado muy mal y sufre bastantes dolores que no la dejan en paz ni de día ni de noche. Entonces se desencadenó el infierno.

Primero fue un sonido atronador, un ruido tan intenso que dolía, la gente en la calle empezó a gritar y Toru intentó salir a la calle, pero no le dio tiempo. La luz cegadora llegó antes que la masacre, un destello intenso e infernal que iluminó la ciudad al completo. Luego vino la destrucción de todo lo que e ponía por delante de esa mole de muerte que arrasaba la población de Hiroshima. La "seta" arrasó Hiroshima ese día llevandose consigo a miles de personas inocentes que no tenían nada que ver en el conflicto mundial. Toru fue uno de ellos. Este suceso es unclaro ejemplode la brutalidad del ser humano, algo que se devería evitarpara conseguir, al fín, un mundo mejor.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Fran Escudero Redondo.
Published on e-Stories.org on 08/23/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Sorrow" (Short Stories)

Other works from Fran Escudero Redondo

Did you like it?
Please have a look at:

In nomi di patrix - Fran Escudero Redondo (Horror)
Pushing It - William Vaudrain (General)