Maria Teresa Aláez García

Prioridades

PRIORIDADES.

Siempre he tenido problemas para organizar mis prioridades. Incluso con las que son realmente importantes. Como me ponía en función de los demás, todo me parecía prioritario y no podía organizarlo porque a su vez a todo el mundo lo suyo le parecía lo más importante y el resto era secundario.

¿Qué es lo más importante, realmente? El trabajo, diríamos todos. Sin el trabajo no se puede ganar para comer y para vivir. Necesitamos lo justo: un cobijo, vestido, comida y sanidad y si tenemos hijos, educación.  Por tanto hay personas que solo viven para ganar dinero y para gastarlo e incluso si no ganan dinero suficiente, viven para darse provechos propios, gastar por encima de sus capacidades y tener una cola de acreedores que necesitan el dinero que reclaman por los servicios prestados.

Pero incluso la gente que tiene un buen trabajo y gana bien, no se siente llena.

Pasemos a otra cosa: la familia.

El amor de la familia, el cobijo familiar, los amigos. Pero todos somos distintos y en todos los sitios cuecen habas. Es cierto que el apoyo familiar hace muchísimo y el amor fraternal muchísimo más. Da una seguridad, ofrece el apoyo más importante en momentos de crisis. Pero tampoco hay personas que piensan que lo tienen todo por tener el amor familiar. Quienes tienen trabajo, dinero y familia y no se sienten satisfechos.

La pareja. Un apoyo al margen de la familia consanguínea, es la familia que busquemos nosotros. Si bien encontrar esa parte cómplice de las personas, ese cariño desinteresado, esa alma gemela para algunas personas lo hace todo, llega un momento que la rutina todo lo rompe, que quizás se han dejado llevar de la comodidad y del pensar que todo dura siempre. Ni siquiera las construcciones antiguas duran para siempre. Las erosiones acaban con ellas, además de la malicia de los hombres o los cambios naturales. Y hay gente que tiene su buen trabajo, su dinero, el amor de su familia, su pareja, sus hijos, sus amigos y aun así, no esta contenta o no se siente completa.

Por otra parte, un buen bagaje intelectual, educativo, social, laboral. Personas que han trabajado toda su vida, han estudiado, han llegado a saber todo lo que deseaban saber sobre un tema determinado, incluso quienes han llegado a posiciones importantes por  su esfuerzo, su tesón o por que sus compañeros o clientes los han dignificado haciéndoles llegar a posiciones de responsabilidad.  Alcanzan el poder y en lugar de usarlo correctamente, llegan a abusar de el porque no saben exactamente lo que hacer con el puesto o tarea que les corresponde  y se dedican a otras cosas e incluso aceptan sobornos y caen mas bajo que cualquier delincuente habitual. Precisamente, la gente que teniendo amor familiar, trabajo seguro, un sueldo elevado, posición importante y se deja llevar de sus bajas pasiones o abusa o se deja llevar del delito  y del chantaje por aburrimiento, esta claro que da a entender que no es precisamente lo mundano lo que realmente da una satisfacción.

La religión.  Durante muchos años ha sido la panacea universal. Ha controlado y sigue, en parte, controlando al ser humano porque ofrece respuestas sencillas a cosas que no se entienden. Si algo no va bien y no tiene solución fácil o explicación útil, simplemente era el resultado de una mala acción, una prueba determinada o lo ha decidido así el dios de turno y hay que hacer un sacrificio o las energías hay que suplirlas. O simplemente el interesado, antes de nacer, eligió esa vida con todos los inconvenientes que trajera para enseñar a la persona o a las personas que le hicieran mal o a quienes estuvieran presentes. Cuantas excusas nos ponemos para evitar la verdad: que el otro tiene una enfermedad mental, mala leche, es un egoísta, somos unos pelotas y sacrificamos lo que sea por satisfacer nuestras necesidades a costa de vida, incluso o a saber.  Y hay gente con fe inquebrantable, que son buenas personas, que dan y reciben amor, que tienen seguridad  y estabilidad laboral, económica, un poder social, un bagaje intelectual etc… y no acaban de ser llenados.

La salud. Diría, para mí, que es la mayor prioridad. Estar sano de mente y de cuerpo. Tener un equilibrio tanto físico como psíquico. Saber hallar un término medio, no pasarse pero tampoco dejar de llegar a un límite. Saber comer, saber beber, hacer ejercicio medianamente, saber descansar. Ello lleva a saber valorar las cosas más o menos en su justa medida, a saber desechar si es necesario, a saber corresponder, saber dar y saber pedir. El equilibrio psíquico es tanto o más importante que el equilibrio físico. Una buena oxigenación cerebral ayuda a las neuronas a trabajar mejor, a eliminar lo que no le vale y a desarrollar mayores capacidades. Buena oxigenación no significa exceso de oxigenación. Eso quema las neuronas. Por otro lado, según lo que entremos en el cuerpo, así actuaremos. El exceso de azucares, de proteínas animales – el exceso, no lo justo sino el introducir de mas – provoca también violencia y daña al cuerpo. Igual que un exceso de sales. Acudiendo al medico y vigilando las carencias, obtendremos lo que podemos tomar en exceso y lo que hemos de limitar.  La moderación en la comida y en la bebida, la regularidad en la defecación y en la micción, el cuidado en la respiración, la vigilancia e hidratación del pelo y de la piel, el ejercicio regular para el control de los líquidos y el peso y un vida sexual normal, regular y sana, son importantes – si, hasta la vida sexual sana es importante -. Y si la persona de la que hablaba antes, con buena salud, con una familia que lo quiere o la quiere, habiendo conseguido en la vida lo que deseaba, con una fe o sin ella, con un trabajo seguro y un bienestar económico no se siente feliz…

El aseo. Tanto el personal como el aseo y el orden en el entorno. El cuidado del aspecto que no es lo mismo que la obsesión por el aspecto. Mal que nos pese, en el mundo todos tenemos un código genético que en parte decide de antemano el como vamos a hacer y que pugnara por salir adelante y abrirse paso. Aunque no nos guste, en el mundo la gente ha de ser alta, baja, gorda, flaca, rubia, morena, tener los ojos de distintos colores y ser fea y guapa. Es lo que hay y todo tiene cabida en este mundo. El hecho de despreciar a quien no es agraciado o a quien tiene un defecto de cualquier tipo es un modo de mostrar necedad, ignorancia y maldad.  Y socialmente se enseña eso.  Cada cual es cierto que tenemos nuestros gustos pero no por ello se han de despreciar los gustos ajenos. Hay defectos que pueden solventarse pero otros no.  O que no deberían solventarse. La televisión y las empresas son negativas en este aspecto y el convencer a los clientes de que solo lo bellísimo es aceptable, es denigrar. Los genes dirán la última palabra y si no, aparecerá algún tipo de enfermedad por ir en su contra. Normalmente el cáncer. Cierto es que lo ideal y debería ser normal es un aseo cotidiano: la ducha diaria, el pelo cada día o dos días porque con la ducha y el secador sufre y se estropea mucho, el recorte de uñas semanal y de cabello mensual, llevar la ropa cuidada, el afeitado, en las mujeres, si lo desean la depilación semanal o mensual, el tinte – que acaba dejando el pelo quemado y destrozado u obliga a un desembolso espantoso en mascaras capilares y champúes especiales – las uñas pintadas y el maquillaje que destroza la cara y que marca o que una persona no esta a gusto consigo misma y con su aspecto o que trabaja ante las cámaras o en el teatro. Para evitar mas daños es mejor usar tintes naturales y productos con lanolina o con aloe vera o cosas así para no hacer daño a la piel. En cuanto al vestido, se puede ir aseado, llevar o comprar solo ropa que a la persona le siente bien y cuidarla mirando el lavado.  La casa y el recinto donde se viva o conviva, necesitan una revisión diaria para eliminar polvo y mantener el orden, semanal sobre todo para los armarios y fregar rincones ocultos y por temporadas para cambiar las ropas, guardar, ordenar garajes, etc.… Si nuestro entorno esta ordenado, teniendo el menor numero de cosas posibles y sabiendo desechar lo que no se va a reutilizar también la mente estará mas clara. Y si lo hacemos nosotros, mejor que mejor, con ayuda de la familia, aunque para la parte diaria o para las limpiezas grandes se tome ayuda de algún empleado. Ello ayuda a economizar y a valorar lo que se tiene para no almacenar repetidas tres  o cuatro veces la misma cosa, sea ropa u objetos.

Mirar el aspecto de descanso y lúdico. Paseos, amistades, lectura, escuchar música, los hobbies. Viajar, aprender nuevos idiomas, hacer punto o cualquier labor manual, tener ilusión en algo que rompa la rutina, compartir dichos hobbies con los amigos, la practica de algún deporte, acudir a espectáculos,  es necesario pero como oyente o participante, no como persona invitada de gran prestigio. Para poder dar opinión y disfrutar abiertamente del evento.  O cuidar un huerto, disfrutar de la pesca o el baño de mar o balneario… hay muchas cosas.

El dialogo. Hablar y escuchar y aprender a compartir. Hablar es necesario. Sacar de dentro los miedos, pesares, alegrías. Compartir la escucha y el habla. Y escuchar a los demás. Es fundamental para una relación social sana. El hecho de usar lo que se diga o lo que se escuche en contra de la otra persona es igualmente un síntoma de manipulación, acoso, inseguridad o inmadurez so pena que se este en un concurso de ver quien es mas retorcido o quien miente mejor o quien esconde mas cosas.

Si aun así la persona no se siente completa, entonces quizás queda repasar las prioridades y entre ellas, la comunicación y realizar un balance entre lo que se ha dado y lo que se ha recibido.  Y sobre todo, valorar si era eso lo que se quería conseguir realmente y el por que no se ha hallado lo que se buscaba. Porque todos queremos ser felices, sentirnos a gusto y disfrutar de paz interior  y eso solo se consigue mirándose sinceramente a uno mismo y pensando en si hace lo realmente correcto o no.

Hay peculiaridades a observar. Un psicotapa, un socio pata, me dirán que son felices haciendo lo correcto, según su punto de vista. Los homicidios y asesinatos, el abuso de poder, son delitos, con lo cual no hacen lo correcto y en este caso falla la salud mental claramente. El hecho de despedir a un montón de trabajadores con familia a su cargo para tener dinero para marcharse con la amante de gira mundial, es un claro hecho de que falla también algo. Y si mi texto esta llenísimo de falacias de todo tipo, será también porque la mente de quien lo lee conserva un archivo de falacias que dirige hacia la consecución de lo que desea: o tener la razón en todo o disculparse a si mismo en cuanto a sus errores sin reconocerlos o cegarse porque piensa que es perfecto y no admite otras opiniones que no son las suyas para sentirse seguros. Porque han actuado mal, y lo saben, porque tienen miedo de si mismos y de lo que han descubierto de si mismos que no les ha gustado y de los demás por si descubren ese “defectillo”.

Todo es importante y todo hay que valorarlo en su justa medida, según tiempo, lugar y persona.

Por ejemplo, aunque mi caso no sea el mejor.

Soy creyente, estoy casada, soy empleada, tengo un hijo.

Como creyente, se me ha enseñado que Dios esta por encima de todas las cosas. No lo dudo ni lo discuto. Pero no seré tan tonta como para declararme católica estando entre personas inocentes, ante un grupo de musulmanes, no vaya a ser que alguno saque una pistola y muera gente inocente, para preservar la vida, porque yo tenia que hacer una declaración de mi fe por encima de todo. Tampoco arriesgare la vida de mi familia, amigos, enemigos o personas que sean inocentes por que lo primero es declarar la fe. Otra cosa es que busquen a un católico y amenacen con matar a toda esa gente, es distinto. Por otro lado, tengo un menor a mi cargo y no voy a buscar heroicidades porque mi principal responsabilidad es ayudarlo a ser adulto e integrarlo en la sociedad, quererlo y hacer de el una persona de provecho. Por supuesto, son casos extremos. En la vida diaria me da igual que se me de de lado por ser católica, gorda, fea, honrada, pobre o gritona. Todos tenemos derecho a elegir a quienes nos gusta tener a su alrededor. Por supuesto, yo también tengo ese derecho y en su momento, hago uso de el y lo mismo que otras personas en su momento, actuaron de cierto modo según su cabal y leal entender sin pararse a pensar en las consecuencias, yo me paro a pensar en las consecuencias pero actúo del modo igualmente cabal.

Primero estaría Dios, claro y con El, el amor. Después mi hijo, que es una responsabilidad adquirida con pleno consentimiento. Pero si fuera una responsabilidad adquirida sin consentimiento, también lo querría y lo cuidaría porque no tiene culpa alguna de que un cabronazo no tenga reaños no sepa ligar, se lleve mal con su esposa  o tenga una enfermedad mental y su familia no haya sabido poner remedio.  Cierto es que yo no tendría culpa alguna. Pero ese se iba a acordar de haberme hecho daño. Porque si es que no me mata – en su momento prepare una estrategia y todo para poder delatar a quien me hiciera daño o me matara en el caso de que yo no pudiera denunciarlo – lo primero que haría seria denunciarlo y después, reclamaría ante el juez que se hiciera cargo de todos los gastos del hijo y lo obligaría a querer a su hijo y a hacerse responsable de el dándole el amor que también mi familia le daría, llevaría al niño o niña a los colegios mas costosos, le compraría la ropa mas cara, le daría todo lo necesario en recursos didácticos, físicos y psicológicos para su mejor educación, su desarrollo físico y psíquico, etc.. Ese niño o niña tendría toda la felicidad de la cual el padre me habría privado a mí por un momento de locura. Iba a ser peor el castigo de ir detrás de el obligándole a ser padre de su retoño con buena cara que el meterlo de por vida en la cárcel porque las responsabilidades asustan a los seres débiles y estas personas violan y delinquen a escondidas porque no saben hacerse responsables de sus actos ni de las consecuencias. Me refiero a que no son capaces de trabajar para ganarse la vida limpiamente, porque cuesta tiempo y esfuerzo y quieren robar para obtenerlo gratis y rápidamente o no saben o no pueden ligar con una mujer a la que luego le deberán un respeto o un cariño o no saben decir que es solo un rollo o están casados y no tienen valor para separarse o para solventar los problemas matrimoniales y lo resuelven violando o pegando.  

Tras el niño o con el, esta la persona amada. Y sea o no pareja. Si es la pareja hay aquí un componente que es difícil de valorar porque son cariños distintos pero se impone la madurez. Se supone que la pareja ha decidido de común acuerdo, tener al hijo. Pero luego se siente solo porque la madre pasa tiempo con ese hijo que decidieron tener  y se arrepiente. Normalmente esto ocurre con hombres machistas que dejan al cargo de la mujer casa, su trabajo e hijos y esperan ser mimados como son mimados los niños y no saben hacerse cargo de su responsabilidad como padres, compartiendo con sus esposas el cuidado y la crianza de los hijos, el aseo de la casa o la educación. Si esta junto a su esposa dando de comer o cambiando a su hijo, llevándolo al parque, practicando algún deporte con los hijos, llevándolos o trayéndolos del colegio. Así mismo, colaborando todos en poner o quitar la mesa, en el aseo de la casa, en hacer distintas tareas o en salir a divertirse, ayuda a la familia a permanecer unida, a valorarse unos a otros, a valorar las tareas realizadas y a madurar. El ejemplo de los padres, de ambos padres, ayuda a los hijos a valorar la cooperación, a conocer la empatia, a conocer la entrega y  a saber dar y recibir todo, lo bueno y lo malo, que las respuestas irracionales o vagas son consecuencia de haber tenido padres que no se entendían o convivir con adultos que solo buscaban su propio provecho. Si la persona amada no es progenitor del hijo, pero adquiere la responsabilidad de ayudar o colaborar en su educación y en darle cariño, desde luego se tiene una deuda mayor con el o con ella dado que asume una tarea que no le corresponde. Si el hijo tiene ya un padre o madre, actuara como un amigo especial o amiga especial a quien igualmente hay que obedecer y respetar – si no se dedica a dañar al hijo o hija – y amar pues ha elegido compartir el cariño de la pareja con el cariño del hijo. Es decir, ama al hijo porque ama a la pareja. Y cuando los hijos salgan de la casa, cuando se de el caso que cada vez se da mas tarde, quedaría ahí la pareja para acompañar al sujeto interesado hasta ver caer la nieve sobre sus pensamientos.

El resto de la familia. Son importantisimos.

La salud, como ya dije, fundamental. Precisa y prioritaria.

El. Trabajo. Porque se ha de comer y vivir. Y no hablo de lujos. Es que los acreedores y los empresarios y todos se empeñan en cobrar por sus servicios – cosa muy normal - y en continuar manteniendo una sociedad que desde el tiempo de los fenicios, valora la cantidad de oro o dinero en lugar de a las personas y su trabajo. Yo he abogado por una sociedad sin dinero dado que el dinero no es indispensable y en cambio las personas y sus actos si lo son. El amor que da una persona, su trabajo, su compañía, su dialogo, son necesarios para vivir y el dinero no. El dinero lo han hecho necesario pero no lo es. Si a la sociedad le faltara el dinero no pasaría nada. Puede que a maquinas o elementos que necesiten oro para poder funcionar, si se malograran pero no a las personas. Un medico que salve vidas, un maestro que enseñe, un investigador que busque y descubra cosas, un músico que nos deleite, un actor que nos enriquezca, un poeta, un pintor, un policía que nos proteja, un conductor que nos lleve, son indispensables. El dinero, no. La gente podría seguir trabajando y produciendo,  y con coger gratuitamente lo necesario, fuera la casa, fuera los muebles, fuera la ropa, ya podría darse por pagada. En un principio se cometerían excesos, claro porque la gente que se mantiene contenida, cuando se la desborda, no sabe calibrar sus necesidades pero poco a poco se iría amoldando a sus necesidades. No faltaría  trabajo, no faltaría mano de obra, no faltarían productos indispensables, habría igualmente competencia porque la gente preferiría un producto u otro y se podría seguir premiando la vida laboral, el logro científico, la obra vital de una persona. El agricultor no tiraría los productos excedentes de la tierra porque todo el mundo podría comerlo y se podría seguir exportando igualmente  e importando para que la gente conozca productos de otros lugares. Ah, pero los intermediarios no se enriquecerían gratuitamente. Su trabajo lo podrían hacer igual pero facilitando la  llegada del producto a lugares determinados. Clases sociales iba a haberlas igual porque los humanos somos así. Aunque la verdad, deberían evitarse. Seguramente serian por belleza o por carreras acumuladas o por precisión laboral. Se podrían mantener los países, estados o fronteras pero no habría litigios económicos por el idioma ni por las banderas ni cosas similares.  Y lo mejor es que la gente podría elegir en lo que deseara trabajar sin miedo a que lo desecharan porque la facilidad para el estudio no estaría valorada por la carestía de la carrera. Estaríamos mas preocupados por cosas mas importantes: las tierras de cultivo que serian mas necesarias, el deshielo, el clima, las epidemias, la producción para tantísimas gente, el donde colocarla y así promover los viajes espaciales, porque alimentar, vestir, educar y sanar a tantos como somos da para mucho y no precisamente dinero. Y salvar especies que van desapareciendo, conservar idiomas y tradiciones sanas que también desaparecen mientras aparecen otras mas salvajes. No se iba a acabar la competencia: seguirá mientras haya deportistas y la competencia del deporte es sana y si no hay dinero por en medio, puede lograr amistades.

Los estudios.

El orden y armonía en la casa.

Los amigos.

Todos estos puntos, son fundamentales y se deben de combinar pero no desplazar. Hay que establecer prioridades dentro de las prioridades. Por ejemplo, si todo va bien y un amigo se pone enfermo, sacar tiempo para verlo y dejarse casa y estudios por ejemplo.  Ante un fallecimiento, se deja cualquier cosa. Pero si el hijo o la pareja se ponen enfermos, o uno mismo, con más razón se deja el resto de las prioridades.

Por eso decía que es cuestión de tiempo, lugar y persona y saber mirarse interiormente. Entonces, cabalmente y aunque duela, actuar para hacer siempre lo mejor y mas justo.

No olvidar nunca la ternura, el cariño y el respeto. Son necesarios para todo el mundo.

Besos.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 08/01/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

En doce minutos - Maria Teresa Aláez García (Serial)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)