Maria Teresa Aláez García

Eres padre

Eres padre:

Tienes ante ti una nueva vida.

Tienes un libro con las páginas en blanco que forma parte de ti. O no, quizás no. Pero lo que está claro es que habrás de escribir una programación para ese libro, para esa máquina de movimiento continuo, para ese cerebro y para esa persona.

Porque eso que tienes ante ti no es un bicho, un animal o un aparato electrónico. Es una persona.

Tiene necesidades, como tú.

Necesita comer, dormir, beber, jugar, aprender, defecar. Necesita tener seguridad. Necesita que le des esa seguridad, que le enseñes a caminar por el mundo sin miedo. Necesita saber qué lugar ocupa y qué ha venido a hacer aquí.

Eso no sólo se lo va a dar su madre. Tu parte es igual o más importante que la de su madre o padre, la de tu pareja.

Los niños no son sacos de boxeo. No son instrumentos de desahogo ni la causa de las penas de los mayores cuando uno se hace responsable de ellos. No tienen la culpa de que lleguemos los padres cansados del trabajo ni de que hayamos tenido mala suerte y nos hayan despedido. Ni siquiera de que vaya mal nuestro matrimonio o de que hayamos realizado malas gestiones financieras y nos veamos ahogados. De hecho ellos pagarán nuestras frustraciones en forma de no estar bien vestidos o no ver todas sus necesidades cubiertas, las emocionales, físicas o espirituales. Los padres han de ser conscientes de su parte y han de saber seleccionar y disgregar cuándo un niño se ha portado bien o mal o sólo vemos nuestro cansancio o nuestras frustraciones al regañarles.

Los niños y los adolescentes necesitan una guía que les diga qué ha de hacerse y cuando. No en forma de orden sino en forma de cariño. Como no vienen al mundo enseñados, necesitan que sinceramente, el padre y la madre les digan sí o no a hacer una cosa.

Aunque mucha gente dice que no, los niños también necesitan ver a sus padres enfadados, contentos, tristes, etc… pero necesitan ver cómo los padres solucionan esto para ellos aprender esta misma solución. Necesitan ver cómo el padre llega cansado, les pide un beso, se cambia la ropa, les pide que se siente a su lado y unos minutos de charla y relajación. No necesitan obligatoriamente el ver la televisión y que se les enganche a la consola para que no molesten. Porque los padres necesitan dar y conocer del cuidado de sus hijos y los hijos necesitan del consejo, la experiencia y de todo el bagaje que puedan tener de sus padres.

Los hijos no suelen pensar que sus padres son fracasados. Pueden pensar que hay un problema e incluso participarán en la solución.

No será justo por parte de la pareja del padre afirmar esto porque los hijos pueden tomar una referencia confusa en cuanto a su padre y a su madre.

Los padres no han de obligar a sus hijos a pensar como ellos, igual que ellos. Cada cual necesitamos realizar nuestras elecciones en la vida y lo que puede ser bueno para uno, puede ser malo para otro. Los padres pueden presentar a los hijos una baraja de posibilidades y los hijos pueden preguntar y elegir. Sí puede se que si algo es lesivo para su vida y para su trabajo, los padres obliguen, sobre todo si son menores, a no realizar o pensar algo. Pero si no lo es –elección de ropa, música, juegos, equipo de fútbol, etc… - se les ha de dejar y apoyar incluso dado que el hijo puede haber realizado una buena elección aunque no nos guste. Si se equivoca, estar ahí y apoyarle y ayudarle a sobreponerse.

Un dia nosotros seremos hijos para ellos y ellos serán padres para nosotros y entonces, veremos qué les hemos dado y qué vamos a recibir.

Teniendo esto en cuenta, habrá que pensar mucho acerca de lo que significa la paternidad.

Obligatoriamente el ser padres no significa una ascensión en la escala social. Tampoco los hijos pueden hacer lo que nosotros no pudimos como padres y menos proyectar en ellos una frustración que no podemos quitarnos de encima y llevar ellos una carga que no les corresponde porque no pueden hacerlo. Igual no les va y no tienen la culpa.

Ser padre no significa tampoco el abusar de los hijos en cuanto al trabajo, casero o por cuenta ajena. Ni es un juguete sexual que hayamos de poseer cuando se nos antoje aunque ese hijo no sea nuestro. Por que lo más triste es que los niños pueden acceder a hacer lo que sea necesario para que los adultos lo quieran, lo amen, le den seguridad y su misma inocencia les dará escudo para pensar que todo eso es bueno aunque les duela y no les corresponda.

Y el padre o madre que viola la inocencia de un niño, física o psíquica, no tiene nombre.

El niño no ha de sufrir amenazas ni maltrato psíquico. Si se dice que se castigará con algo si el niño incumple alguna orden, se le ha de retirar algo que le guste o retirar el aviso pero también hay que darle cariño y amor, seguridad y aprobación si lo hace bien.

El niño no puede vivir sabiendo que todo lo que hace absolutamente, tiene la aprobación de su padre. Porque la sociedad no aprobará todo lo que haga y habrá cosas que le causen daño y angustia y eso le dará una advertencia de que lo que hace no está bien. A la par que sentirá confusión y desorden. Esto es una prueba de negligencia por parte de los padres. El niño sentirá que no se le cuida y que por comodidad, se le da todo y no le causará seguridad.

Muchas cosas son las que dan a la palabra y al hecho de ser Padre un significado. Y creo que me he quedado corta al redactarlo. Pero las principales están aquí, creo y son motivos de reflexión cuando una pareja sea homosexual o heterosexual, quieran tener un hijo. No es algo frívolo ni superfluo. Es preparar a un ser que en el futuro puede formar parte importante de la sociedad, para ayudarla a ser mejor y para el ejercicio de un mantenimiento mutuo.

Felicidades en el día del padre.

Cuidado con lo que redactas en ese pequeño libro que es el cerebro de tu hijo.

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 03/19/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Historia de ... ¿nada? - Maria Teresa Aláez García (Fantasy)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)