Maria Teresa Aláez García

Sintema1

El sol brilla sobre los cuerpos celestes que tiene a su alrededor.

La tierra es el nombre de un planeta y de la materia sólida que la compone.

El fuego surge como resultado de la combustión de varios gases y cuerpos.

El agua es otra de las materias fundamentales que cubren la corteza terrestre.

Es necesario oxígeno para que haya combustión. En el vacío no existe la combustión, ni el sonido. El aire es un fluido y un buen transmisor. El agua es un mineral.

No sé qué hago aquí.

 

Confusión.

 

Escribir sobre un bello sentimiento. Resulta más difícil que escribir sobre amargura, sobre tristeza, sobre manipulación, sobre inseguros, inmaduros y personas mediocres que para sentirse importantes menosprecian a los demás porque para ellos que son frívolos y vanidosos sólo vale lo tangible, el qué dirán y la presencia ante los otros.  No dudan en hacer la pelota a quienes ellos consideran famosos e importantes y seguirles el juego a sus caprichos, incluso imitándoles y despreciando a quienes según sus apreciaciones no son como ellos. Quizás… es que como son más que ellos necesitan verlos y tirarlos abajo o pisarlos para sentirse bien. Qué pena. No saben subir por sí mismos ni sentirse bien por sí mismos o por su labor. Toman a los demás como referentes. Qué lástima. Incluso se introducen en grupos que están formados por una persona más insegura e inmadura que usa su inteligencia, normalmente mal utilizada y aprovechada, para manipular a los demás y jugar con ellos, hacerlos payasos. Después los payasos hacen a más payasos y tienen bufones que entonan canciones burlonas para sentirse apreciados, comprendidos y queridos.

Una entiende que las personas realmente inteligentes no viven en Internet. Viven en la vida real y se superan en la misma vida real. Las personas realmente inteligentes no necesariamente triunfan en la vida ante los otros para que les vean ni necesitan ser presuntuosos ni suelen ser inmaduros ni precisan galardones y dones ni hacerse notar para ser mas y creerse más. Las personas realmente inteligentes saben lo que quieren, consiguen lo que quieren y viven como, dónde y con quien quieren. Quizás una persona que vive tranquilamente con lo justo y disfrutando de las puestas y salidas del sol, sin preocuparse por más, nos pueda parecer tonta. Pero si es feliz, ha sido realmente inteligente.

Creemos que ser ricos, famosos, es lo que realmente hace feliz. No.

La paz interior y las necesidades personales cubiertas es lo que sí hace feliz. Las necesidades y la paz interior se ven y cubren según cada persona y como no somos iguales, no tenemos ni necesidades ni las cubrimos de igual modo.

La persona inteligente descubre el problema y lucha por ponerle solución hasta donde buenamente puede. Normalmente no se preocupa luego de dar publicidad sobre lo hecho porque, sencillamente, se está dedicando a ser feliz o a ayudar a otros a ser felices también.

La persona inteligente tiene tres cosas que son carísimas y no se pagan con dinero:

Ama, es feliz y tiene paz dentro de sí misma. Por tal razón, comparte y es asertiva y empática.

La persona realmente inteligente puede estar condicionada. Puede ser que refleje una situación equivocada para que los demás que necesitan creer que esa persona vive en esa situación equívoca, sean felices y no les saca de su error. Ya saldrán solos. Mientras no se ponga en ningún peligro a esas personas, se les deja vivir en su complejo mundo de frustraciones, negatividades, prepotencia, títulos universitarios de distintos tipos, fama y fortuna, menosprecios y desprecios, etc… Son felices así en su tormento. Lo malo es que atormentan a otros que no son tan inteligentes y caen en ese juego.  No. Incorrecto. Atormentan a quienes ponen su buena fe a su disposición en un intento de ayudarles a mejorar su situación.

La persona inteligente no tiene miedo y, si lo tiene, no deja que ese miedo actúe.

La persona inteligente suele ser sencilla. Humilde. Feliz, como ya dije.

 

Yo no soy inteligente.  Pero podría intentar serlo. Puedo intentar ser feliz.

 

He visto muchas personas inteligentes. He visto a otras personas menos inteligentes, usar equivocadamente su manipulación. La persona realmente inteligente ayuda al otro a superarse creativamente: está a su lado, le enseña sus errores, le enseña cómo resolverlos y le apoya cuando cae en sus propios errores al intentar eliminarlos.  Ayuda al otro a empezar a caminar y a darle las primeras pautas para sobrevivir y lo deja bien encarrilado en su camino.  No se escuchará decir a una persona inteligente, ni hacer, algo que mucha gente usa en la vida presente: ponen metas a los demás y a ellos mismos.  Las personas inmaduras desprecian a quienes son o están, según sus convicciones, por debajo de ellos sin acordarse de que ellos han estado también en esa situación  - cuán fácilmente olvidamos los pesares – porque no son dignos de su consideración y si las otras personas ascienden a su nivel, entonces las desprecian más por haber llegado pero las tratan educadamente. Si llegan a subir por encima de  ellos entonces se hacen amigos del alma y cuando se les recuerda el desprecio que usaron con esas mismas personas en los momentos bajos, entonces usan la falacia siguiente: “Para estimularte dejé de hacerte caso para ver si te picabas y subías a mi altura. Veo que lo has conseguido”. Oooohhhh. Qué bueno.  Qué buena consideración. ¿Y qué se hace entonces con las personas que han permanecido al lado de ese que despreciaste y lo ayudaron a subir con el cariño, atenciones y apego que tú le negaste?  Por supuesto, se las desprecia porque no están arriba. Menos mal que esas personas pasan de todo esto y se van a ayudar a subir a otros hasta donde quieren llegar. Incluso a las personas que ayudan se quedan con ellas a ayudar a otro. Y son felices en su minimalismo y en su anonimato. Son inteligentes.

Hay muchísimas buenas e inteligentes personas en el mundo que han caminado ayudando al que tenían a su lado a levantarse cuando había caído y le han dado parte de sí mismos para que pudiera subir. Luego han dicho adiós sin rencores ni necesidad de recibir su premio y se han dedicado a otras cosas porque siempre están ocupados.

 

Yo no soy así. Pero he tenido la suerte de conocer gente así. Y sé que hay más desconocida.

A todos ellos y ellas. Gracias. Abrí un blog  destinado a ellos. Ya colocaré la dirección.

Gracias porque el mundo, gracias a vosotros, no se acabará.

Llámenme cursi. Pero estas personas… se lo merecen.

El planeta tierra tiene dos movimientos: uno de rotación y otro de traslación. Gracias al movimiento de rotación se suceden los días y las noches y gracias al de traslación, las estaciones del año.

Gracias a todos por todo.  Todos hemos de existir y hacen falta buenos y malos, mejores y peores, altos y bajos, gordos y flacos, etc.. para que el mundo sigua siendo rico. A ver si equilibramos la riqueza.

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 10/23/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Experimental" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Muchas gracias a los politicos. - Maria Teresa Aláez García (Everyday Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)