Maria Teresa Aláez García

Refugios

REFUGIO

 

REFUGIO 1 . 06/10/2003 0:07

Estas letras no son como las de Historia de una Gorda pero me ayudan a mejorar el otro texto.

 

No puedo escribir por las mañanas temprano. La diligencia en hacer las faenas de la casa me pone nerviosa y me es imposible pensar y razonar lo que escribo. Bueno eso me es imposible siempre porque siempre estoy nerviosa, pero hay momentos en que puedo estar tranquila y dilucidar un poco. Y parece mentira, pero mientras hago la cena es uno de esos momentos... si mi hijo me deja, claro.

 

Se acerca la noche. Es curioso que siendo tan parecidos el atardecer y el amanecer, en luz y colores, me encante ver atardecer, llega la noche y parece que el día aún no se ha acabado. Es más caliente. Pero cuando veo amanecer, me entra mucha tristeza. Los colores son más fríos, el ambiente también lo es.

 

Aparece un nuevo día y hasta que no sale el sol, no lo vivo realmente con alegría. No me gusta ver amanecer. De hecho, si me he levantado de noche, procuro estar en un lugar ocupada para no mirar por la ventana ver las primeras luces del día. Me siento triste cuando me levanto, llorosa, no tengo muchas ganas de estar contenta. Luego cuando ya va pasando el dia y estoy por aqui leyendo cosas, o con el nene, entonces ya me va cambiando el humor.

 

Me dijo en una ocasión la profesora de pedagogía que es malo que la gente se quede por la mañana al levantarse en la cama porque piensa. ¿Qué es lo malo entonces? ¿Quedarse en la cama pensando porque se te hace tarde o el hecho de pensar, que deprime más? Me quedé sin respuesta, supongo que seré yo quien habré de encontrarla.

 

No espero que estas letras le gusten o disgusten a nadie. Sigo la iniciativa de Shilaa de hacer un pequeño diario cada uno para ir comentando cosas y pareceres. Como no sé si es en un panel todos o cada uno en el suyo y dado que José Ramón tiene el suyo de Insomnio, he hecho este mi refugio.

 

Espero que lo que escriba sirva para algo bueno más que para algo malo. Lo que no podré evitar será poner pensamientos de todo tipo. Unas veces serán más poéticos, otras más literarios y otras, como hoy, será, simplemente, las elucubraciones mientras se hace la cena.

 

Besos a todos y todas y buenas noches.

 

Como tengo al nene enfermo no puedo comentar demasiado. Mañana echare otro vistazo.

 

REFUGIO 2 Enviado: 06/10/2003 0:10

Esta tarde os he fallado a todos.

 

He fallado a mi familia, he fallado a mis amigos, he fallado a los poetas y a las personas que esperan la continuidad de la información en los estudios.

 

Pero tenía esa necesidad de hacer lo que hice, aunque no me sentía bien, pero por unos momentos, me fue necesario. De hecho el cuerpo no me dejaba parar.

 

Esta tarde me eché una siesta de esas que llamamos "a pierna suelta".

 

Mi marido se fue con el nene al parque temático para que tuviera tiempo de hacer trabajo en casa y aquí. El nene requiere mucho mi atención. De hecho ahora intenta que todo el tiempo lo lleve a caballito,  sobre mi espalda, mientras hago la faena, para no separarse de mí. Lo dicho, debía haber nacido canguro con esta criaturita.

 

Pero no pude. No pude.

 

Me entró sueño cuando se fueron. Serían las cuatro o así y suelo dormir una pequeña siesta de 29 minutos en el sofá, no más, porque más corta no descansa y más larga agobia.

 

Pero hoy mis piernas han sido huracán y torbellino, pilares del movimiento, y me han llevado a la cama.

 

Me eché boca abajo y a dormir, o mejor dicho, a procesar con pesadillas y sueños increíbles no sé el qué, mis demonios, mis miedos, todo lo que quiero decir y no puedo, no lo sé.

 

El caso es que todo fue violento, salvaje. El sueño consistía en que yo estaba viendo la tele, una película en blanco y negro  (la que estaba viendo antes de acostarme era Plácido, en “Cine Classics”, en blanco y negro) pero no recuerdo ahora lo que veía. De repente cambio el canal y sale una película sobre una monja que estaba poseída por el demonio y que, sabiéndolo, se hacía torturas y más torturas sobre ella para paliar lo malo que el demonio le provocaba. Entonces me miraba y la cara se le ponía iracunda, lila.

 

Yo salía corriendo a salvar a unos niños que iban con ella y que el demonio los quería matar.  De repente me desperté y me quise levantar de la cama, pero mi cuerpo no me dejó. Volví  a dormirme y seguí con el sueño. Ahora el demonio o lo que fuera, se dedicaba a ir haciendo hogueras y quemando  personas, sobre todo curas. Y yo seguía corriendo y quedándome con la ropa y embalaje de los chiquillos y niñas, que huían. Me meto en un portal que era muy amplio a cambiarme la ropa que la llevaba sucia, pero veo que no puedo guardarla. Baja alguien y me da vergüenza que me vean así que intento esconderme bajo el hueco de la escalera pero está mojado y no me hace ninguna gracia, así que salgo y me ven pero no me dicen nada.

 

Quiero irme a casa pero al salir me encuentro con el demonio y me veo la escena: yo soy delgada de piel blanca y pelo negro en punta y el demonio también, me agarra del cuello y me quiere tirar del edificio que es un rascacielos, y yo misma estoy detrás del demonio para que no me tire. Pienso que haciéndome como él conseguiré engañarle y marcharme. Sólo me hago en apariencia, en el fondo sigo siendo la misma.

 

Me vuelvo a despertar. Pienso en la faena que tengo que hacer, venir aquí, acabar las copias, hacer la cena y tender la ropa, tengo ganas de leeros. Pero mis piernas se asientan bien y dicen que no, que no me levanto, ea. Y a continuar durmiendo.

 

Y continúa el sueño para mi pesar. Ahora voy buscando una estación de tren pero la que he de coger está en el otro lado de la ciudad. Busco la estación porque cerca están los chicos para darles la ropa. La estación que tengo delante es la estación de Barcelona Sants y no sé por qué debo coger la estación de Francia o la de Chamartín de Madrid.

 

En esto que vuelvo a despertarme y engaño a mi misma conciencia. Mientras que pensaba en si levantarme o no, me he levantado, hice la cama y me fui a preparar la cena y a leeros un rato. Tenía la cabeza muy embotada, así que perdonadme si los comentarios no son muy buenos. También disculpadme este rollo pero es que no sé a qué ha venido esta extraña experiencia que he tenido esta

tarde.

 

Petóns. :********************************************************

 

 REFUGIO 3 Enviado: 06/10/2003 0:14

Siento mucha tristeza.

 

El caso es que no sé por qué la siento.

 

Será porque estoy cansada, porque necesito relajarme, porque necesito atención.

 

No lo sé.

 

No tengo motivo.

 

Esta mañana mi hijo ha ido al cole y le han festejado por el cumpleaños, como a todos los alumnos que cumplen años en verano.

 

Por la tarde hemos ido a la playa y hemos pasado un rato delicioso. He nadado, le he empezado a quitar a mi mente las telarañas y a matar las arañas de soledad y me he zambullido en la alegría del agua verdosa. Me he dado un palizón severo, que falta me hacía, y espero que la experiencia se repita en más ocasiones.

 

En un momento dado hemos enseñado al niño a entrar y salir sólo del agua y a jugar con el cubo. No puede estar en la arena por su alergia, pero se divierte de maravilla en el agua. Su padre le ha gastado bromas y el nene lo ha querido imitar, echándose agua en la cabeza y como no le salía, hacía unas posturas graciosas mientras lo intentaba. Para mí he sentido como si hubiera hecho un ritual de purificación familiar y de unión. Nos hacía falta reír a los tres juntos.

 

Pensé en la comunidad mientras estaba tumbada en la arena, recibiendo no sé si las caricias o el castigo del sol en la piel de mi orondo cuerpo. He empezado un régimen y espero que con la natación y el régimen vaya yendo hacia su sitio, ya veremos. Es una lucha insensata contra mi cuerpo pero ya me he puesto en la balanza del o él o yo.

 

Pues bien, pensaba en las regatas del viento sobre las olas, en la muchedumbre de gaviotas que forman cielo sobre los barcos de pesca mientras entran, algo que siempre me ha gustado mucho. Los bailes de las gaviotas escribiendo sus deseos sobre el cielo. También pensaba en los castillos de arañas de mi mente mientras los de arena se los llevaban las olas con un mensaje de mi corazón hacia puntos divergentes del mar Mediterráneo. Pensé en que las olas son navíos de átomos de pensamientos y  querencias que viajan de un lugar a otro y que anclan en nuestras mentes cuando disfrutamos de un plácido y sereno baño. Pensaba en los edificios que rodean la playa centro como en un ejército vigilante y firme que no deja que las rachas estorben a los bañistas, puntos de lenguaje braille sobre el papel de la arena. Pensaba en tantas cosas....

 

La vuelta siempre es pesada, y más si se han de subir escaleras. Al llegar a casa nos hemos duchado y estamos listos para cenar. El nene se ha dormido un poco.

 

Me he quedado pensando si poneros este mensaje o el que había pensado antes de ir a la playa.  Una pequeña reflexión sobre una necesidad horrible de hablar. Antes no hablaba. En realidad hasta que nació el niño hablaba bien poco. Me eduqué en un silencio en vida porque las mujeres que hablan mucho no gustan.

 

Y pienso siempre en qué será lo que quiere salir de dentro de mí y que no dejo porque tengo miedo.

 

Quizás son esas palabras que no he podido decir en tantos años porque se me ha hecho una persona tímida e introvertida a fuerza de decirme "¡cállate!" en lugar de dejarme ser una persona abierta y sociable. Se ve que las personas tímidas e introvertidas guardan un secreto mayor y son más atrayentes, pero en mi caso no era auténtica. Se creó en mí una persona astuta que sólo hablaba en contadas ocasiones. Me ha venido a la cabeza entonces que quizás no hable pero sí escriba diciendo todo

lo que no se me deja decir, porque marea mucho escuchar a los demás pero no marea hablar para que a uno se le escuche. Pienso que éste es el mal que tenemos hoy en día.

 

Mi amigo Naqsh puso ayer una historia en mi comunidad que me ha dado qué pensar y me ha abierto un poco la mente en este sentido. Por eso ahora no me da miedo hablar, o mejor, escribir. Como zen me dijo, sacar mis sentimientos a flote.

 

Gracias zen. :*****

Os coloco la historia.

 

Talib dijo:

-Los que no saben nada, o conocen muy poco y deberían estar estudiando en lugar de enseñando, tienden a crear un aire de misterio. Pueden fomentar rumores sobre ellos mismos y pretender que hacen cosas por alguna secreta razón. Ellos siempre están intentando fomentar el sentido de misterio.

 

Pero esto es un misterio por sí mismo, no como una manifestación externa del conocimiento interno.

 

La gente que realmente conoce los secretos internos suele parecer y comportarse como gente normal.

 

Así, aquellos que fomentan el aire de misterio pueden ser como la tela de araña: sólo cazan moscas.

 

¿Eres tú, como la mosca, el banquete de la araña?.

 

Petóns a todos y todas. Gracias por leerme. :********************************* 

 

 

REFUGIO 4 06/10/2003 0:17

¡¡Ole, ole y ole, que he llegado a mi refugio y he podido leer y comentar algo en todos los paneles que habían antes!!. Claro que he dejado muchas cosas por hacer y ahora tendré que ir con más lentitud, pero al menos me he quedado satisfecha de poder conoceros un poco más y de, lo siento, daros la lata con mis palabras. En lo sucesivo no tendréis que soportarme demasiado pero contad con que os leo todos los días:************************ Os debo mucho y poco a poco os voy cogiendo mucho cariño.

Esta tarde pensaba en el porqué. Me permitís explayarme a mis anchas en este rincón, quizás sea eso lo que necesitaba o quizás no. Sé que hay algo dentro de mí que está  a la mitad y eso ha marcado toda mi vida, aunque intento acabar todo lo que empiezo. Pero siento a mitad de trabajo la imperiosa necesidad de meterme en otro para compensar el esfuerzo que pongo en el primero y descansar un poco del otro.

 

Y para descansar de los otros dos, en otro. Así voy cogiendo y acarreando cosas, a veces sin sentido, hasta llegar un momento de no tener ni tiempo para lo realmente importante. Menos mal que la experiencia del año pasado me ha servido para sacar de los baúles lo necesario e ir metiendo lo que no importa demasiado, lo que no corre prisa. Menos mal que siempre reviso esos baúles para, cuando voy acabando un trabajo, coger uno pendiente y terminarlo. Cuesta mucho, el cuerpo siempre quiere sangre nueva, cosas distintas para hacer. Pero eso es lo necesario. Y tengo una gran manía: comprar cuadernos  para estrenarlos y escribir sobre ellos, sobre todo si son de páginas en blanco totalmente, sin cuadricular. Últimamente los encuadernaba yo, cuadernos de páginas en blanco con colores distintos en la tapa. Ahora me estoy proponiendo encuadernar hojas de colores en blanco. Me estoy aguantando,  antes debo de terminar de escribir y hacer otras muchas cosas.

 

Esta tarde hemos salido a la Mística Terra Mítica mi familia y yo. Para amantes del hermetismo, la simbología de Terra Mística o Terra Mítica no dice nada en realidad. Dice más el parque del laberinto de Horta en Barcelona, ese gran desconocido, que Terra Mítica. Es una simbología en cadena. Pero el lugar no deja de ser relajante, con la música de fondo en griego, en cretense, creo, no sé... Me estoy aprendiendo las canciones. No sé si os he dicho que me gusta la música, cuanto más rara mejor, y la

tribal, la étnica, mucho más. O sea aparte de escuchar a los europeos y americanos, busco otra música como la australiana de los aborígenes, la música de Malta, de Creta, de Túnez, de Marruecos, de los sufíes, música medieval, música clásica de Arabia, cosas así. Hay verdaderas maravillas para escuchar. 

 

Me ha gustado romper esquemas en ese sentido, la música y la poesía son cosas abiertas, el arte en general, hablan de todo con símbolos, notas y letras y quienes tenemos este tipo de sensibilidad no debíamos regirnos por ningún esquema si no estar siempre abiertos a lo desconocido. Sabiendo que el libro de los gustos tiene la tapa en blanco, no se debe criticar ningún tipo de arte, siempre gustará más a un grupo que a otro y en los tiempos que corren, don Dinero es el que manda. Pero deberíamos tener esa ventana abierta a la libertad de expresión, cerrar la de la tele y la de don dinero, e intentar  escuchar y leer eso que nos cuesta tanto porque nos han hablado mal de ello o porque no estamos acostumbrados a verlo o escucharlo o, simplemente, por desconocimiento de esa cultura o porque nos han dicho que la gente de tal país es mala o perversa. En todos los sitios hay de todo. Y no me refiero a las composiciones de cualquier tipo traídas de cierto sitio por cierto autor normalmente inglés, estadounidense, etc... Me refiero a las autóctonas. Hay verdaderas bellezas, en serio. Buscadlas, buscadlas. O pedidlas.

 

En fin, tras el desvarío mental, me he dejado llevar por mi familia, por el rescate de Ulises, con Teseo por el laberinto del Minotauro lanzando disparos con láser o subiendo a las atracciones infantiles en Roma con Tiranus, el nene, la foto os la he dejado en el apartado Fotos. Las atracciones de Roma están diseñadas, las infantiles, por Agatha Ruiz de la Prada. Son toda corazón: corazones de ojos, corazones en los cascos, elefantes corazones, cuerpos corazones, hojas corazones, patos con plumas y pico corazón, piedras corazón, llamas corazones. Todo amor. Es alegre y colorista, sólo que dudo que los romanos fueran todo corazón.

 

Al volver, el nene que va para maquinista, nos ha pedido coger el trenet de línea estrecha. Hemos ido en el autobús hacia la estación y en esto, que al subir, había un grupo de jovencitos de los que llamamos de secundaria, esto es, de edades comprendidas entre los doce y dieciséis o dieciocho años. Como la juventud de ahora no es la de antes, las cosas han cambiado -ellos sí que rompen algunos esquemas- pues he ido con el nene a un lugar que ponen en el autobús para estar de pie con cinturones de seguridad para que las personas mayores y los niños puedan cogerse al cinturón e ir sin peligro. Sin decir nada yo, en seguida han bajado dos jovencitos que estaban en el asiento, uno de ellos llamado Noel, es lo único que conseguí averiguar entre otras cosas, que me cedió el asiento. Lo cogí para el nene, para que fuera seguro y en seguida bajó el otro para que me sentara con él. Aunque no hiciera falta, el detalle se agradeció, así como la educación de los chavales y los monitores en el viaje de vuelta tanto en autobús como en el tren. O sea que felicito a los chicos de la agrupación juvenil Llop Marí de Campello por su buen hacer tanto por los suyos, en responsabilidad con los niños que llevaban, como con la gente que íbamos en el autobús, ajena al grupo. Se merecen un beso y un aplauso.

 

En fin, en resumidas cuentas, esto es lo que pasó hoy en casa. Muchas cosas se me pasan por la cabeza pero tengo tan mala memoria que se me olvidan, obviamente. Que la tarde de ayer y la de hoy ha servido para unir más a la familia, aunque fuera pegando tiros al Minotauro, tomando granizado de naranja y politos de esos que vienen en un sobre, y enseñando al nene a subir una minigrúa por un obelisco que hay a la entrada para que se estuviera quieto y no fuera al lago artificial a tirarle del pico a los patos.  Pero lo hemos pasado bien y ha sido entrañable. No hay mal que cien años dure.  Petóns :************************** ( Y eso que estoy cansada y no iba a escribir nada )

 

REFUGIO 5 06/10/2003 0:20

Pues otro día que no iba a escribir porque me siento agotada. Hemos bajado esta tarde a la playa después de estar casi dos horas haciendo que el niño se comiera un filete y sus natillas, que el tío ni comería ni dormiría por que lo hace con los ojos y los oídos y todos sus sentidos: es como un disco duro virgen, lo tiene que llenar sea como sea de experiencias que luego procesa y saca al exterior del modo menos imaginable: o llenando la lavadora de detergente en su casilla y poniéndola (tiene tres años) o como me lo encontré ayer, con su calzoncillo en casa y un gorro de lana en la cabeza, tocándosela. Le pregunté qué estaba haciendo y me respondió: "divagando, estoy divagando" Pronunciando perfectamente estas palabras. Está ahora intentando decir la r y la l, y también crepúsculo que él dice quepuzcuo, pero le gusta la puesta de sol. Si median coches y trenes, mejor.

 

Normalmente suele estar encima de mí cuando os leo y os quiero poner algún poemita, algún buen comentario. Entonces todo lo que tengo en la cabeza se me torna mezcolanza inteligible y saco lo que puedo y queda mejor, porque él se empeña en escribir los comentarios conmigo.

 

De hecho, de cuando en cuando me parece que algo lee. No sé cómo, pero lee.

 

Hoy estuve pensando en dos cosas y una metáfora me vino a la mente en la playa, pero la he olvidado por no haberla apuntado, cosa normal en mí (y encima saco un ripio).  Os hablo por encima de estas dos cosas:

 

Una. Es lo triste que resulta ver la expresión de una persona que te ha conocido en Internet, que se ha hecho una idea preconcebida de una en la mente a pesar de haber advertido y enviado fotos, y que esa persona te deje de dirigir la palabra o el email tras haberte visto en persona. Sólo dos personas, en concreto, no hicieron esto. Una fue mi marido y la otra... ya os contaré. Pero la pena de vivir en esta cultura de la imagen es que, por mucho valor humano que tengamos y por mucha dignidad que le pongamos, aún son mayoría quienes esperan la mujer guapa, delgada, de facciones correctas, aunque sea entrada en años. Y el varón, en igualdad de condiciones.  Y sabe horriblemente mal, que te acerques a esa persona con la que has intercambiado emails, con la que has chateado, con la que has hablado  incluso por teléfono, le has contado de tí, como amiga... y cuándo te ve, te dirige dos palabras y se larga corriendo y te da de lado. En fin, quería habérmelo callado, pero no he podido. Solamente resulta doloroso para mí, pero la vida es así, qué se le va a hacer. Para mí y para personas que son fenomenales en la vida, que han estado conmigo y que he visto cómo les ocurría lo mismo.

 

Dos: Vaya, con esto de cogerle a mi hijo que se acaba de despertar las natillas y ponerle su vídeo favorito, en alemán, además de comerme una zanahoria porque estoy que me muero de hambre, se me ha olvidado. A ver si mañana la pongo o dentro de un ratito. Petóns y muchísimas gracias por leerme. :********************** 

 

 REFUGIO 6 06/10/2003 0:24

 

Esta tarde ha sido más provechosa.

 

Bueno, digamos el día entero.

 

En primer lugar, ha llovido  como nunca. Una tormenta de esas de verano, que trae más calor en ráfagas y en chuzos de punta, que lo extiende por toda la tierra y la reseca más, como el que da a un sediento agua caliente para beber. Pero en fin, era necesaria. Refrescó por unos instantes aunque luego, por la tarde, volvió todo a su cauce. Las aguas se quedaron decorando la tierra con sus manchas de charcos, pero pronto desaparecieron los óleos de barro.

 

Por la mañana fuimos a hablar con la maestra del nene y por la tarde me arreglaron un diente y nos fuimos a comprar al centro comercial. Son cosas absurdas, cotidianas, sin importancia, si lo miras desde fuera. Pero desde dentro, la mente imagina en sacos de grano las palabras para describir las situaciones y las almacena en la era del pensamiento para luego reflejarlas en el papel o aquí, en el ordenador.

 

Tenía miedo sentada en aquel sillón. La anterior semana había sido catastrófica, mis extremidades saltaron cuando el nervio interior afectado fue acariciado por la aguja. La máquina chirriante amenazaba mi sentido del tacto que no sólo se manifiesta en la piel sino también en otras pieles y tejidos del cuerpo, sean duras o blandas. Y la cal de los muros de mi boca, no iba a ser menospreciada por semejantes caricias.

 

Esta tarde realicé mis zikr y pensé en mi hijo. Casi ni lo noté. El diente no iba a ser enjuiciado ni a emitir certezas indefinidas como hizo su compañera, la muela, el negro lunes anterior. Al contrario, agradecido, descansó del ácido que le corroía y dejó que la anestesia pasara sin sentirse.

 

En el tren que nos llevaba al centro comercial - mi hijo por una vez se ha sentido jefe de estación, nos dejaron entrar en la caseta de los billetes y se puso a gritar desde la puerta a los viajeros "¡¡Qué viene el ten guis, que viene el ten guis!!" - ocurrió algo que casi me hizo tomar una decisión fuerte. Achaqué el comienzo de lo que ocurrió a que estaba sensible tras el ataque a mi órgano cálcico, pero después me dí cuenta de que no estaba demasiado equivocada.

 

No me veréis hablar mucho de mi costilla. Hablo mucho de mí y de los demás, del nene sobre todo, pero a este dolor de mi alma le he dejado un apartado propio aunque, poco a poco, lo voy integrando aquí en los momentos felices, para ir haciendo posible la unión que tanto deseo y que, en ocasiones, dudo que él quiera. Le iba a escribir una poesía en su lugar, pero por una vez lo introduciré aquí y no me arrepentiré de la decisión que tomé.... la guardaré para posibles eventualidades.

 

El caso es que ya sabemos cómo corren los tiempos  hoy. Y hace calor, y es verano, y los cuerpos danone se destapan, y las miradas engañan y los gestos engañan también. Y una tiene ya su edad y pasa de las miradas, de los gestos, del calor y de todo, porque quiere tener paz interior y exterior y estabilidad, que ya no está para trotes.

 

Y, claro, la sangre joven, pues hierve. Y la sangre masculina, pues también hierve. Y por las circunstancias de mi familia, pues yo parezco la abuela más que la madre. Y mi marido, cuando caminamos, no va nunca a nuestro lado. Siempre va cien pasos por delante.

 

Y ocurrió un diálogo de miradas y de gestos sin palabras entre algunas féminas y mi marido, con su hijo y su mujer allí presentes. La última vez que ocurrió lo susodicho, existiendo el grano purulento que corroía el matrimonio todavía, salté y se acabó la historia cuando la fémina en cuestión abandonó el vagón.

 

Hoy no he saltado.

 

Hoy me he callado y he pensado en vosotros, amigos fingidores.

 

Hoy he abrazado a mi hijo y lo he besado, le he dado mi corazón y mis ojos, mi sonrisa y mi juego.

 

Y pensé en la poesía escrita en su cumpleaños, y en vuestros poemas, y en Mikaela, y en muchas cosas.

 

Hoy, dejé que las cosas siguieran su rumbo y juré algo dentro de mí: La mejor venganza es la que no se da.

 

Hoy prometí que no le daría todas estas palabras que os escribo aquí. No ha encontrado la comunidad y, como no le interesan estas cosas, dudo que la busque.

 

Y le dí la libertad completa. Para él toda.

 

Y abracé a quien me necesita.

 

Y eso, le ha sentado como un tiro en todo el estómago. ¡¡Ug!!.

 

Me levanté cuando faltaban dos minutos para llegar a la parada, con el nene, y nos acercamos a la puerta. Él se quedó sentado. Si no se llega a levantar, me hubiera bajado en la siguiente estación sin él.

 

Al bajar del tren, me preguntó qué me pasaba. Le dije: nada. ¿Por qué? ¿Te ocurre algo a tí?. Y no me partí de risa cuando me dijo: Es que cuando estoy cansado, hago gilipolleces.

 

Ejem.

 

Me dio un beso, fuimos al centro comercial, me compré un buen diccionario en inglés para leer poesía y prosa en lengua original y un ventilador para dormir esta noche bien a gustito.

 

El régimen, de maravilla. Aunque me huelo que lo que yo tengo es hipotiroidismo, no obesidad de grasa y buena vida.

Petóns a todos y a todas. Lamento las cosas que están ocurriendo ahora en la comunidad y espero que se solucionen.  

 

REFUGIO 7 06/10/2003 0:26

Dos días, dos sin escribir. E iban a ser ya tres pero no quiero que pase tanto tiempo. Tengo todo el trabajo atrasado y entre la fachada que la están repintando y me cortan  la luz cada dos por tres y mi marido y mi hijo, que me pretenden en exclusiva, no tengo tiempo para nada. En este momento, mientras escribo estas líneas, tengo a mi hijo sentado en la mesa enfrente del teclado, diciéndome "Mírame a mí" y no me deja escribir. Me ha despedido del ordenador, de la gente del mirc, de la pantalla. Solo quiere que vaya al sillón a sentarme a mirar cómo juega él y como su padre juega con la xbox. Hay cosas que pueden con mi paciencia y una de ellas es que no disfruto estando parada, sentada en el sillón como una patata, mirando cómo disfrutan los demás y yo sin poder escribir ni leer ni ver una película. Sola y quieta como un petoste y los demás disfrutando de que los vea. No soy capaz, lo siento, para mí es una pérdida de tiempo. Leo con mi hijo, le leo, le enseño a escribir, pinto con él, juego con él,  hago cosas con los dos. Pero ser una maceta o ver la vida en panorámica, sólo lo aguanto dos horas y con un tipo determinado de película o serie. Hay personas que disfrutan estando todo el tiempo observando a la gente, mirando cómo juegan los niños, mirando pasear a las demás personas.... pero todos los días y todas las épocas del año. A mí eso me gusta pero a dosis, como todo.

 

Hemos ido a la playa, hemos apuntado al niño a natación para este verano, hemos reído juntos, me he violentado cuando he visto que los telediarios y la Cnn daban como noticia de primera plana la adquisición del inglés por un equipo de fútbol, la noticia del día, en lugar del descarrilamiento de trenes de Móstoles, del casi suicidio y los dos asesinatos del teniente de Albacete o del escándalo que asola a la oposición en Madrid, de donde depende el gobierno de unas personas y una ciudad. Vamos, o nos hemos vuelto de otra manera, o no sé, no tenemos entrañas.

 

Quizás estoy demasiado cansada, me caigo de sueño. Mañana es el último día de clase del niño y ya podré dormir más - si él me deja - y mejorar mis escritos. El no descansar lo suficiente me amodorra y me deja inútil para todo.

Besos. No os mareo más por hoy. Gracias por leerme. :********************* 

 

REFUGIO 8 06/10/2003 0:29

Hoy se me ha dado por pensar. Sé que es una mala costumbre, sobre todo en la mujeres. Pensamos demasiado. Mi amigo Naqsh dice que también centro mi vida en la mente, que tengo que dar más importancia a no darle tantas vueltas a la cabeza. Creo que tiene toda la razón.  Pero hay momentos que son formidables para pensar y da pena dejarlos pasar.

 

Estos días no os he podido leer porque, no recuerdo ahora quien me lo dijo pero le envío un beso :********** al tener al nene en casa, tengo menos tiempo libre. Parece un cangurito, quiere estar en la bolsa con la mamá. Pretende que haga la faena de la casa llevándolo a él a caballito para no despegarse de mí, además de que quiere que pasemos todo el día entre el parque y la calle. La verdad es que la criatura no lleva bien que su padre vaya a trabajar, no acaba de acostumbrarse. Y al decir esto, llamo la atención de los papás, que los niños parece que no se enteran de nada pero sí, caramba si saben, sobre todo de lo que hacen los papás, las horas que se van y vienen, etc... El mío ya sabe que si su padre está de tarde viene sobre la una y lo espera. Pero durante toda la tarde está abriendo la puerta a ver si llega.

 

Como esté de noches, ya la tenemos liada con los llantos porque ve partir a su padre. Si está de mañana se entera menos porque la tiene liada conmigo, jajajajaja .

 

En fin, hoy hemos bajado a la playa, a un rincón que se llama Basseta de l'Oli, balsa de aceite, para celebrar la noche de San Juan. Por cierto, felicidades a Juanes y Juanas. :**************************

 

No me había quedado nunca por la noche. Antes vivía enfrente de esa zona ( la dirección de mi casa era Basseta de l'Oli 1, dado que dicha basseta estaba tras mi casa y la zona del mar que teníamos enfrente era plana como las aguas de la balsa. Lo sigue siendo). Mi abuela no me dejaba quedarme hasta las tantas, no se veía bien según ella. Y eso que esta noche el pueblo entero baja a la playa. Ahora se hacen concursos y talleres para los niños. Las gentes bajan con su mesa y sus sillas para cenar en la playa, los niños se lo pasan bomba y el agua está buenísima, mejor incluso de noche.  Sólo en una ocasión, ya fallecida mi abuela, bajé a las doce de la noche. Hoy he estado con el nene y mi marido, hemos participado de los talleres, el niño ha aprendido a nadar un poco más y  a vencer el miedo al agua. Lo bueno ha llegado a las doce menos cinco.

 

Aquí hay tres tradiciones en San Juan:

 

1.- Echar la corona de flores al agua.  Esta corona se hace con plantas de jardines de cada uno o de las macetas de las casas. No valen las flores compradas. A veces es mejor coger flores silvestres. Se hace una corona, algunas son bellísimas, y se tiran al mar por los fallecidos en la pesca. Este pueblo es fundamentalmente pesquero.

 

2.- El fanalet. Se trata de vaciar un melón o una sandía-  hay quien vacía una berenjena o incluso un gran limón, como hemos visto hoy-. Entonces se pinta, como se hace usualmente en Halloween, una cara o diversas formas, y se agujerea la fruta, para luego meter una vela dentro y encenderla. Con la sandía parece más roja, más fuego.

 

3.-  A las doce en punto de la noche, todo el mundo se moja los pies y pide un deseo. Entonces se echaba al mar el fanalet y las coronas y quedaba un bonito cuadro de luces y de flores.

 

Lo del fanalet y las flores, ahora se hace antes. El fanalet no se  deja en el agua pero las flores si.

 

Pero ha sido algo inusual para nosotros, ver a la gente prepararse. Suena un disparo a las doce en punto y toda la playa centro que está llenita de gente de punta a punta, entra en el agua a remojarse, sea los pies, sea a bañarse porque está riquísima y al salir no hace nada de frío. Y ver tanta oleada de gente, nos llamó la atención.

 

Durante la tarde, pensaba... qué pena que sea una pérdida de tiempo, pero lo que me gusta a mí pasar ratos en penumbra recostada en la cama, simplemente disfrutando del silencio y la tranquilidad... sin pensar, sin quedarse dormida, solo eso, cerrar los ojos y sentir el silencio y la tranquilidad. La lástima es eso, la pérdida de tiempo que supone. ¿O no será que hacer esto nos ayuda a reflexionar y eso es peligroso?

 

REFUGIO 9 06/10/2003 8:14

Hoy me siento llena de dolor. He visto y he sentido cosas que me han causado un dolor intenso por dentro.

 

Han sido las siguientes:

 

1.- El darme cuenta del poco tiempo que tengo para leeros y estar con mis comunidades. Mi familia me requiere, sobre todo mi hijo, y mi espíritu me llama para leeros. Ni en este momento, siquiera, estoy sola. Algo he de aprender, estoy segura.

 

2.- Hoy un grupo de personas han estado criticando a un chico porque no se merecía una chica tan gorda como novia. No han hablado de cómo es ella por dentro, ni siquiera la conocen. No saben de su voz, de su dedicación, de su forma de ser. Sólo saben que está gorda, que no es atractiva, que el chico no  se merecía eso y que si la moto podía andar con ella detrás. Pensé para mis adentros: lo de esa chica tiene remedio en un gimnasio y con un médico. Lo vuestro, el corazón más negro que el carbón y la frivolidad, eso no se va con ninguna cura y dura hasta la muerte. No se lo pude decir porque no los conocía. Y eso que uno de ellos era grande y gordo y las personas que hablaban, ninguno tenía un atractivo físico impresionante.

 

3.- En mi comunidad hemos tenido un problema. Hasta ahora ha ido más o menos bien, no tanto como ésta, claro, pero bien. En fin, me tenía que tocar. Aquí se ha solucionado, espero que allí también y pelillos a la mar.

 

4.- El dolor de la soledad entre la gente, el dolor de la depresión, el dolor de la sensibilidad creada por el calor excesivo.

 

5.- El dolor del outlook que me ha borrado ocho mil mensajes y no he podido recibir todos los vuestros.

 

6.- El dolor en el pie cuando me tiraron encima del dedo una cinta de video.

 

Homenaje a dolor. Así tendrá sentido su dolor de cabeza.

 

Petóns a todos y a todas. :***************************** 

 

 REFUGIO 10  06/10/2003 8:19

Ha venido una visita a casa. Es regular, no suele fallar. Antes venía a lo mejor cada dos o tres meses o aparecía tres o cuatro veces en un mes para quedarse, con cada visita, dos o tres días en mi casa. La verdad, llegó un momento en que, aunque se reciban a las visitas con agrado, si se tiene mucha faena que hacer, llega a hacerse un poco molesto. Más que nada porque este tipo de visitas no trae más que ciertos problemas. No suelen ayudar en la faena diaria, ni a poner un plato en la mesa. Te quitan el hambre más que nada. No se puede dormir prácticamente, porque hace más duro el trabajo.

 

Mancha demasiado, la lavadora va a toda pastilla. Cada día una prenda o, a ser posible, dos diarias.

 

La buena señora no se conforma con hacer de mi casa su reinado. Además me anuncia de un modo su visita que me tiene crispada los nervios durante una semana al menos. Si es que me ha dado tiempo de descansar de la última visita realizada.

 

Y los años que me quedan todavía por aguantarla.

 

En fin.

 

Es algo por lo que todas las mujeres debemos pasar, nos guste o no.

 

Y si encima se hiciera simpática..... pero ocasiona unas molestias muy antipáticas.

 

Un beso muy fuerte chicas. A ver si los chicos del anuncio de Ausonia saben lo que es. Tendré que llamar a mis alumnos de doce años para que les den una definición correcta.  Y en dos idiomas.

 

Petóns :******************************************* 

 

REFUGIO 11  06/10/2003 8:21

No sé lo que esperas de mí. No entiendo lo que te he hecho para que te portes así conmigo. Desde el primer día no haces más que atacarme haciéndome padecer de modo innecesario, porque me dejas reventada, sin posibilidad de defenderme. Me retuerces por dentro, la serpiente de mi interior o las serpientes, porque me da la impresión de que tengo un nido de ofidios, se retuercen porque buscan espacio y quieren salir. Y yo quiero que salgan, si las dejo, pero ellas se entrelazan unas con otras y no dan tregua.

 

No entiendo si me haces pagar porque en otra vida fui hombre y me burlé del mal de las mujeres que padecen angustias de parto, haciéndolas trabajar y aguantar resignadamente, o mi deseo de tener hijos y de querer a los niños pequeños. No sé si es posible que estés pagando la lujuria que nunca he practicado, de este modo, dado que podía haberme comportado como cualquier meretriz y haber satisfecho a muchos amantes y no lo hice. Es posible que no regalada amor sexual. Pero dí otro tipo de amores y no me arrepiento de haber sido fiel a mi conciencia, por este lado puedo dormir tranquila. Ya te ocupas tú de que, al menos una semana al mes, no lo haga. Y si es por los hijos que no nacieron durante esos años, dado que no fueron engendrados, antes prefiero haber esperado que haberlos matado después. A fin de cuenta la espera ha sido generosa con el único hijo que tengo.

 

O acaso quieres que sea espada vengadora de quienes tengo a mi alrededor, con mi desorden hormonal, mi mal genio y mi histeria y supersensibilidad. Si es así, cuando mi ignorancia era supina, te tuve contenta aunque no dejaste de clavarme tu tenedor cruel en mis entrañas. Pero ahora no pienso darte esa satisfacción. Ahora que poco a poco me voy conociendo, no puedo evitar que seas sádica conmigo, pero no dejaré que lo seas con quien tengo a mi alrededor.

 

Te invité a entrar en mí, plácidamente. Hasta me dieron la enhorabuena cuando llegaste, por haberte recibido con amabilidad. Quería haberte recibido en silencio y haberte guardado para mí, porque la verdad, no te espero con agrado, no eres un deseo que anhele con ansia. Y decidí tomar tu estancia conmigo con la mayor resignación posible.

 

Aún así, juegas conmigo a no anunciar tu visita. A tenerme sufriendo durante siete días, a fastidiar mi cuerpo y mi alma. No tengo otro remedio, no me das un plazo de felicidad.

 

En fin, que tu estancia sea lo más agradable posible aunque tu portador lo padezca. Sólo deseo saber algún día el motivo de semejante martirio, dado que no soy una santa precisamente. Y dudo que esto sea en expiación de mis pecados. Y no soy masoquista: no soporto este infierno con agrado porque no es agradable.

 

Es que no puedo hacer otra cosa. Que lo sepas. 

 

 

REFUGIO 12 06/10/2003 8:25

Anoche estuve pensando en Mikaela y en su panel del cura.

 

Y entonces decidí comentar algo sobre otro colectivo delicado para los seres humanos.

 

Que yo sepa, varios colectivos nos llegan hasta el fondo del alma:

 

Los médicos espirituales, sean pastores, curas, imanes, gurús, rabinos, predicadores, sacerdotes varios, maestros, lamas, etc.... Da igual.

 

Los médicos físicos.

 

Los políticos.

 

Los terroristas.

 

Los funcionarios de todo tipo, tanto de trabajo en la administración o en el ejército como de forma de ser. (Léase jueces, policías, maestros, militares, barrenderos, etc...)

 

Los conductores de todo tipo, tanto de vehículos como de manera de ser. (Tierra, mar, aire)

 

El mundo de la farándula, de la TV, del cine y los periódicos. (Actores, periodistas, cineastas, fotógrafos, escritores, deportistas, etc...)

 

Los componentes de distintos colectivos pro derechos humanos.

 

Antes de empezar a hablar sobre todos ellos, quiero agradecer a quienes hacen bien su trabajo, que son muchos y los ignoramos, su labor. Les costará rechazar muchas ofertas ventajosas, hablar con sus semejantes, estar informados, seguir su vocación. Algunos han caído en desgracia y todo. Pero que sepan que les estamos agradecidos los ciudadanos de a pie y que somos conscientes de su gran labor, sobre todo anónima.  Habrán pasado inadvertidos para la publicidad pero no para las personas que han seguido su carrera íntegramente.

 

Quería comenzar la labor por los médicos espirituales.

Porque parece mentira que no se den cuenta de su importante labor. Sólo de lo que les entra en la “butxaca” y de los peldaños que suben hacia un poder que no es importante en la mayoría de los casos.

 

Demasiada codicia, demasiada vanidad y soberbia. Total para qué, si de todos modos la parca no perdona.  Pero en este trabajo de la naturaleza de hacernos la vida imposible a todos, faltaría que no pusieran su granito de arena ellos.

 

Yo creo eso, que les falta conciencia de lo que son y de lo que hacen. Del daño que hacen y han hecho en grado sumo a la gente que les siguió con fe e inocencia y de quienes esperan ahora que los defiendan y los sigan. Eso es una guarrada, eso no se hace señores míos. Jugar con el espíritu y el pensamiento es tan nefasto como el hecho de que un cirujano se vaya a operar con un carro de anfetaminas en el cuerpo o borracho.  Se llama manipulación.

 

Es un delito que no ha sido suficientemente controlado. La legislación no se ha hecho cargo de ello hasta hace poco tiempo. Pero ha sido demasiado tarde. Y que continúa siendo utilizado porque lo consentimos. Ya se han ocupado estos señores de no dejarnos crecer mentalmente para poder seguir manipulándonos a su antojo. Y, aunque sea católica, meto a todos los delincuentes que han usado este método, en el mismo saco. (Prohibido usar esto como arma. Como he dicho antes, hay gente buenísima en este trabajo y nadie se ha dado cuenta de ello. Claro, no manipulan perversamente ni se lucran.)

 

Ustedes son peores que los terroristas que matan con armas. Ustedes matan con ideas. Y el alcance de ustedes es mayor que el de ellos. Por que en contra de ellos estamos todos, por asesinos. Pero lo malo de ustedes es que, por ignorancia de quienes les rodean, viven en buena posición, tienen riquezas, son respetados y defendidos por mucha gente y nos hacen pasar a todos por el aro usando nuestras necesidades primarias para jugar con nuestras vidas. Desde cuándo, señores, el agua, el aire, las ideas y los sentimientos, la tierra y el alimento se compran y se venden. Deseo ver la factura de quién les dio a ustedes el control de lo que nos obligan a pagar para poder vivir. Y uno a sus filas a los políticos.

 

Señores, no son ustedes nada auténticos. Les tengo lástima más que rabia. Piensan que ya que han de morir, deben vivir lo mejor que puedan sea a costa de quien sea. Y todo lo que almacenan, se lo dejarán aquí. La ruindad de su corazón será lo que se lleven consigo. No sé si habrá otra vida. Como creyente sí, lo espero, y la resurrección también. En mi época atea, también lo creía. Pero si no la hubiera, al menos, quiero tener como final en mis recuerdos, una conciencia bien tranquila y un bagaje sano que llevarme espiritualmente. Si el cielo o el infierno están en mi mente, limpiarla lo más posible para disfrutar en ella de bellos recuerdos.

 

En su caso, habrá..... nada. Lo mismo que se llevarán cuando se mueran. Nada. Ni siquiera penas, alegrías, sólo nada. Y si no hay otra vida, seguirán siendo nada. Posiblemente encima, tengan mala prensa y mala publicidad y se les recuerde como algo nefasto, que son ...........si es que se les recuerda. 

 

REFUGIO 13 06/10/2003 8:27

Dites-moi ce qui m'entraîne,

Dites-moi d'où vient le vent

Où s'en vont ceux que l'on aime,

Dites-moi ce qui m'attend,

Où s'en vont ceux que l'on aime,

Dites-moi ce qui m'attend.´

 

En esta hora que es, que estamos de noche y casi amanecerá (espero no verlo, si mi hijo se duerme antes, mi hijo pegatina, que no me deja ni a sol ni a sombra, ni de día ni de noche), me gusta escribir y pensar. Prefiero hacerlo a oscuras aunque ahora por la compañía, dejo la luz encendida. Ese trocito de canción me ha acompañado muchas horas de soledad, de angustia, de desesperanza. Y me sigue acompañando aun en los buenos momentos. Así me recuerda la famosa frase de "todo pasa", tanto lo bueno como lo malo. Desgraciadamente. Aún no he tenido el placer de disfrutar del descanso para mi espíritu, de darme un paréntesis. He aprendido a vivir en tensión porque como me dé el paréntesis me viene una desgracia mayor de la que estaba padeciendo. Estos días estoy reorganizando la casa y el otro día me acosté porque me encontraba mal. Mi cuerpo agradeció el reposo... pero mi hijo desde ese día duerme dos o tres horas y se despierta, y se acabó dormir para mí hasta las siete u ocho de la mañana. A esto no hay derecho. Hay gente que se pasa el día vagueando y no saben en qué invertir su tiempo y todo les va bien. En fin, será que unos nacemos estrellados y otros nacen con estrella. 

 

 REFUGIO 14 06/10/2003 8:27

Hoy sólo estoy muerta por dentro.

 

REFUGIO 15 06/10/2003 8:47

Y venga y dale de ordenar y limpiar. A ver si tengo todo arreglado para el cumple del peque, el día 19.

 

Lo dudo porque está todo tan liado y yo sola,  con la ayuda de mi madre estando con el “chiqui” que da qué hacer por cuatro él sólo. Cuatro años precisamente cumplirá. Cuatro años llenos de curiosidad, de creatividad, de alegría. Tachada el año pasado, cuando tenía tres, por el colegio precisamente. Yo, siendo maestra, reconozco que el colegio es un horno fecundo de frustraciones. No dan libertad al niño, sólo se sigue el programa y los niños, si no se adaptan al programa, mal lo llevan. Así que hemos pasado un curso horrible porque mi hijo no quería quitarse el pañal, al cole no lo podía llevar, tuvo mil bronquitis por su alergia ( que no sé si sería debida a la frustración que acarreó el curso escolar) y ahora en verano, porque sé que tiene que empezar un nuevo año sin pañal, por eso le regaño cuando hay  algún escape. Si no, la verdad, me hubiera dado igual que se quitara el pañal ahora que a los cinco. A fin de cuentas, llevando pañal, él solito ha aprendido a encender el ordenador, ponerse sus “teletubbies” o sus “tweenies” y el procesador de textos para escribir, aprender inglés, francés y alemán poco a poco, mover el ratón, seleccionar sus vídeos y ponérselos, poner la lavadora con jabón y todo y encender el fuego de la cocina, a leer algunas frases. Pero, según su profesora, llevaba un retraso por causa de los esfínteres. Este verano, aún sin tener cuatro años, come sólo, sabe nadar, se viste sólo, sabe marcar algunos números de teléfono y conoce para ir y venir de cualquier sitio de la ciudad, el camino.

 

(Siempre va acompañado, claro). Y esto retrasado. Si llega a ser normal

 

REFUGIO 16 06/10/2003 8:51

Ya hemos vuelto de vacaciones. El niño bien, le hicimos las pruebas de la alergia y ha de tener cuidado con algunas cosas, pero bien. Agotadora la salida. Las amas de casa no tenemos vacaciones. Sea en tu casa, sea en la de la suegra, te esperan la escoba y el mocho en la puerta con una sonrisa diciendo "ya estamos aquí, hemos llegado antes que tú" y vuelta a lo mismo, a lavar platos, barrer, fregar, a cocinar en ocasiones. Pero todo corriendo, porque además has de salir a dar vueltas por la ciudad o con la familia, has de recorrer la casa de los parientes y, por muchas ganas que tengas de verlos ( que las tengo), se va agotada, deprimida, pensando que has de lavar la ropa al volver, que no se me olvide tal o cual cosa..... Bueno, eso era lo negativo y lo peor, por supuesto, no lo diré. Ahora lo mejor. Gerona, que no la conocía. Aquí si puedo poner los sentimientos que me suscitó ver el tapiz de la creación en la Catedral, o el claustro tan bello, o la urna del monumento a la plata. Cualquiera va diciendo eso por ahí. Claro, el tapiz se ve de color marrón (es del siglo XII), con los colores apagados, parece un trapo ahí colgado a oscuras. Pero se sabe que ha sido tejido a mano, con lanas, formando cuadros con los meses del año, con mensajes visuales para quienes no sabían leer y aprendían en las figuras, con el Cristo en medio. En fin. Yo había visto este tapiz montado con sellos, en una colección de mi padre. Lo estuve buscando en Internet pero no me aparecía completo. Y al llegar a la catedral lo que menos hubiera imaginado es que lo fuera a ver. Vi. la postal pero creía que el tapiz estaba en una iglesia de algún pueblo perdido por la montaña. Y cuando la buena señora me dijo que estaba allí mismo,  vamos, perdí el sentido, cogí los tres euros y entré en el tesoro de la catedral. Fui directamente a verlo y no podía irme de allí. Me atraía enormemente. Como todo lo románico y lo gótico. O más antiguo.

 

Tocar aquellas piedras de siglos, pensar en quienes las han cincelado, las ha colocado, quien puede haberlas acariciado y cuidado.

 

Son muchos sentimientos, muchos pensamientos. Y a esta hora, nada claros.  

 

REFUGIO 17 06/10/2003 8:53

Hoy tengo la cabeza llena de nada. De nada que me pueda inspirar algo útil o bonito, quiero decir.

 

Estaba esta tarde pensando: menos mal que no soy escritora y no me debo a los lectores, a darles una novela en cierto tiempo, etc.. ¿Qué haría en días como los de hoy? A ver de dónde sacaba un escrito ingenioso. Lo mismo hablando de la nada de dentro de mi cerebro sacaba una buena idea para una  novela. La novela blanca o transparente de la nada. Nada, vacío, transparente, infecundo, inmortal, aire, agua, yermo. De aquí supongo que podría salir algo, creo yo.

 

El niño se intenta dormir en mi regazo. Tiene una postura horrible porque también se quiere dormir encima de su deseada silla roja de ordenador. Él, menos dormirse en la cama, lo que haga falta. No le dará a su madre el gustazo de ir a la cama, leerle el cuento y caer rendido, no. Él se levanta cuando su madre apaga la luz y va corriendo a ve lo que hace su madre, no sea que se pierda algo. Ha de vivir todas y cada una de las experiencias de sus padres. Menos mal que no sabe leer, que si no... tendré que cambiar la contraseña.

 

Qué noche más tranquila. A pesar del estridente pitido que marca la salida de los barcos a las cinco de la mañana, vuelve a existir el silencio en el ambiente. Y mañana la paliza que he de darme en casa. Uf.  

 

 

REFUGIO 18 Enviado: 18/01/2004 2:25

¿Qué más puedo decir?

 

En mi vida, en todas las cosas, siempre llego a un punto en que se quedan inacabadas. Comienzo con buen rumbo, continúo la navegación derecha, a pesar de tormentas y temporales y  de repente, un pequeño escollo. O lo peor: un nuevo puerto donde entretenerme.

Creo que debo de tener una flota entera de barcos reposando y esperando a que vuelva a recogerlos para llegar a final de trayecto. Barcos que aunque están en puerto, están dejados, sin cuidar, apolillados. Sus cubiertas se van llenando de mugre, sus velas están raídas y llenas de salitre. Sus cuerdas se van pudriendo.

 

Es posible que alguien cuide de esos barcos e incluso, que en mi nombre haya llevado alguno a buen término y ahora ese barco siga en sus manos bien barnizado, con sus telas aprestadas y sus marineros joviales y sanos apostando por una navegación llena de acción, riesgo, inteligente y con un buen fin. Quizás a veces he despedido a mi tripulación y he pretendido llevar yo sola el barco y viendo que me era imposible, lo abandoné. no tengo ni idea.

 

En realidad no tengo ni idea de nada.

 

Estoy volando en medio de un ciclón que fluye desde mi interior al respirar y me tiene como centro. Un ciclón que se desata a mi alrededor y que tiene como fuerza la vorágine de mis pensamientos, mi propia energía. Y yo permanezco en medio del tornado, en el lugar tranquilo, sentada, viendo cómo transcurren las cosas e imposibilitada para hacer algo. Quizás sea el momento de levantarme, pero... ¿qué ocurrirá si detengo el ciclón? ¿Cómo saldré del mismo en plena marcha? Quizás al quedar limpia en mi intención, y al sumirme en un silencio interno y externo, el tornado pierda fuerza y pueda dirigirlo, mansamente, hacia un lugar donde no dañe, donde repose, para llevar toda esta energía hacia quien la necesite y precise.

 

No lo sé. Pero cuánto me agradaría hacerlo. 

 

REFUGIO 19 18/01/2004 21:06

En mi desarrollo personal se sucede un mundo de emociones, pensamientos, frustraciones, decepciones, gritos de atención, enfados, alegrías.

 

A todo esto, se le ha de dar una respuesta. Y, a la gallega, la respuesta es a su vez una pregunta: porqué. Porqué la vulnerabilidad, porqué la sensación, porqué la necesidad de atención, porqué. Respirar, contar hasta cierto número, pasar de ser intérprete a observador y mirar en mí misma como si yo fuera otra persona. ¿Qué ocurre aquí? ¿Qué me lleva a reaccionar así, a actuar así, a responder así, sea de modo positivo o sea de modo negativo? ¿Porqué me siento de este modo, porqué llegan esos pensamientos a mi mente, porqué llegan esos sentimientos a mi pecho?. ¿Es necesario que sienta eso, que piense eso, que diga o haga eso que hice? ¿Y cuáles son las consecuencias?.

 

Pero quizás, lo más importante no sea cuestionarme a mí misma. Eso servirá para conocerme. Lo más importante es saber frenarse y decir: ¿Qué aprenderé si hago eso? ¿Qué enseñaré si hago eso otro? Y....¿Realmente es necesario que yo responda así? Esto es lo más difícil. Sobre todo cuando el pensamiento ha de correr en décimas de segundo.

 

Y lo peor: responder todas las preguntas con honestidad hacia uno mismo y hacia los demás.

 

Besos. 

 

REFUGIO 20 19/01/2004 21:39

Buenas noches y besos a todos y a todas.

 

Agradezco con satisfacción la proposición de José Ramón para colocar los Refugios en abierto. Pero prefiero por ahora y hasta que sea el momento necesario, guardarlos aquí en un rinconcito, en Diana Gioia y en mi Caverna de Madera, hasta que vea el momento de sacarlos. No es mi momento de llamar la atención o requerirla, es momento de entregarla; aún he de esperar más, mucho más.

 

Estos días me sentía inquieta. Bien, amén de los problemas de la vida, que nos enriquecen y nos hacen pensar y sentir para sacar y procurar una solución, a veces parece que sentimos para otra persona y no para nosotros, cosas que no son nuestra. A veces recibimos llamadas de atención, a veces nos angustia vernos en situaciones en las que no tomamos arte ni parte pero que nos afecta y deseamos que todo se arregle. A veces se siente eso y no se sabe cómo actuar para remediarlo.

 

Quisiera hoy aprovechar mi refugio para empezar a dar una nueva idea, que a algunos les parecerá horripilante, sobre la muerte. Será horripilante pero fue algo que deduje tras la muerte de mi abuela y de mi padre y de la sucesión de personas que se iban apartando de nuestro lado.

 

En un principio, reaccionaba como todas las personas que consideramos normales. Tristeza, la persona se aparta de nuestro lado, no la vamos a volver a ver, lo vemos injusto, cruel, espantoso, sobre todo si son personas que han muerto de modo injusto, no se lo merecen. Esto último aún no le he encontrado una solución, - quizás personal, para mi autoconvencimiento, no lo sé -.

 

Después, conforme vi mirando las penalidades de la vida y su disfrute cómo no, las enfermedades que pasan la mayoría de las personas antes de fallecer, el ver cómo se van perdiendo facultades aunque no la alegría de vivir, fui cambiando mi modo de pensar. Y aquí viene mi determinación, claro, influenciada por mi fe. Es tan respetable como cualquier otra determinación, por supuesto.

 

Pensé en quienes viven con alegría y en quienes viven con penas. En quienes sufren y en quienes disfrutan. En quienes tienen deseos de morir por su enfermedad y en quienes los tienen por otras razones. Y pensé en mí misma. Así que cuando voy a un entierro, no lloro. Y cuando muere un familiar mío, tampoco, por mucho que lo haya querido, como ha ocurrido ahora.

 

En lugar de ello, mientras ellos y ellas están en vida, procuro recopilar todo lo que pueda sobre ellos y ellas: fotos, cartas, frases, situaciones, lo escribo y describo todo, todo lo que puedo. Luego o me hago un álbum bonito de cuero rojo o de tapas granates o marrones, y seco las flores que más gustaran a esas personas para colocarlas en sus tapas o entre sus páginas.  Y voy colocando ahí todas esas cosas. Así siempre continúa vivo lo mejor de ellas en mí, por lo menos. Para mí su muerte es un tránsito hacia donde ellos o ellas desearan ir: al cielo, reencarnarse, al infierno o simplemente a acabar de una vez. Les deseo lo mejor desde el fondo de mi corazón, sobre todo si habían dejado de sufrir y procuro que mi egoísmo de mantenerlas a mi lado se aparte para ver con objetividad. Prefiero mantenerlas vivas en mi recuerdo y en estos cuadernos, darles el cielo que ellos y ellas siempre habían querido y desearles toda la felicidad del mundo. Alegrarme porque han acabado sus problemas y ayudar a quienes quedan aquí, que aún somos muchos y con muchos problemas. Esas pérdidas que son injustas, esas son las que aún no he conseguido enfrentar pero en parte y con mayor motivo, viven más en mí.

 

Perdonad por mi desorientación.

 

Hoy, he de colocar las flores en un nuevo tomo. Por una mujer magnifica a quien mi cariño seguirá manteniendo viva entre nosotros. Erika, tenía nombre de flor. No era pariente de sangre si no de cariño, era nuestra tía.

 

Besos.

 

http://es.youtube.com/watch?v=iCjObUjhF6o

(c) Juan Gelman.  

  

© Erika Miklosa.

http://es.youtube.com/watch?v=ERsjRsCBlBo

http://es.youtube.com/watch?v=CX-6Ej2lnwg&feature=related

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 09/24/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Remembrance" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

A las madres. - Maria Teresa Aláez García (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)