Maria Teresa Aláez García

Talleres comunidad "Saudades y nostalgias"

TALLERES DE LA COMUNIDAD “SAUDADES Y NOSTALGIAS”

 

TALLER 1

DIA CALUROSO DE SOL RADIANTE VIENDO LA PLAYA DESDE UN PRETIL.

 

Parece mentira en el mes de noviembre. Para comenzar, en medio del otoño, es increíble que salga un día tan luminoso, tan azul, tan claro, tan firme, tan soleado.

 

Parece mentira que se pueda ir de paseo por la playa. Por el puerto. Que se pueda disfrutar del paseo nuevo, en la Platja dels Estudiants. Que se puedan seguir las obras de remodelación de la Platja del Varadero y se pueda soñar en medio de una naturaleza tan salvaje y tan urbanizada.

 

Y siendo día uno de noviembre. Día de Todos los santos. Mañada día de los fieles difuntos. Que no se acabe de matar el verano y que se disfrute una tarde de otoño sobre una playa de cantos rodados como es ésta. Una playa donde la fauna marina está en su esplendor y la gente se dedica a visitarla con sus gafas y sus aletas y su respirador y sus trajes de buzo. Cuando salen, en la orilla, tiemblan y tiritan cuando el agua roza sus pies, pero al secarse con la toalla y tumbarse bajo los rayos del Manuel pálido ante las nubes que decoran el lienzo azulado, se sonríen y se divierten.

 

Más allá dos mujeres de mediana edad vigilan la playa y de cuando en cuando sonríen divertidas. Una de ellas lleva un bañador azul y la otra un biquini de colorines. Ambas se dan pequeños paseos por la coquetona playa y vuelven a tumbarse en sus hamacas a seguir riendo, cuchicheando y observando al resto de los visitantes. La verdad es que es contagiosa su alegría. Y el lugar que han encontrado para colocar sus hamacas es rocoso y tiene unas piedras que parecen gradas para sentarse. El lugar es acogedor y las gradas cómodas. Para sacar un bocadillo y comer mientras se disfruta de la compañía y del paisaje.

 

Una mujer se acerca a la playa. La acompaña un niño pequeño. La mujer parece disfrutar de la brisa porque levanta la cabeza, cierra los ojos, se toca el pelo, olisquea el aire y sonríe. Alienta a su hijo a jugar con las piedras y lo acerca a la orilla para enseñarle a rebotar pedruscos en el agua. Después viene hacia el lugar rocoso. Se sienta con el niño y le da un bocadillo. Durante este tiempo su mirar se torna taciturno y preocupado. No quiere levantarse aunque su hijo le insta a hacerlo.

 

Las dos señoras de las hamacas la miran y callan. Se vuelven la una a la otra, sonríen con un ademán malicioso y cuando la mujer mira hacia ellas, vuelven la cabeza y siguen con sus asuntos.

 

La mujer vuelve hacia la playa con su hijo. Juega con él a rodar juntos sobre las piedras, le saca fotos. Cantan, son felices. De cuando en cuando, mientras el niño tira piedras al agua o corre por la orilla, ella mira hacia la lejanía o dirige torvas miradas hacia las dos mujeres que siguen con sus cuchicheos y sus murmullos.

 

La mujer se levanta. Sus pantalones están húmedos. Coge al niño con mucha dulzura y se van paseando, por uno de los caminos vecinales que se esconden entre los naranjales y los solares de la vecindad.

 

Mientras camina, una mujer dice a la otra: "Y no quiere que a su hijo le digan loco... ¡¡Si ella es la primera loca!!. Ja,ja,ja,ja. Qué espera la tía esta".

 

El bocadillo se ha tornado en la mano tumba de fiambre. Un preaviso del día de mañana.

 

 

TALLER 2          

Bueno, voy a intentarlo. Si no nos lanzamos, no lo haremos nunca.

Como esto es un taller, espero se  corrijan los errores. Y se disculpen.

 

A ver, creo que son dos los deberes para realizar:

 

1.- Comentario de la frase:

 

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí."

 

2.-Escribir todos UNA SOLA PÁGINA presentándonos quiénes somos ante el resto.

 

 

Comencemos.

 

1.- Comentario de la frase:

 

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí."

 

 

La frase me es conocida. No recuerdo si es un cuento de una sola línea o un cuento en una frase o algo así.

 

El comentario al respecto no sé cómo ha de hacerse. Sintáctico, semántico, morfológico o nuestro parecer con respecto a la frase.

 

Si fuera un comentario sintáctico creo que la resolución sería la siguiente:

 

Tomando como referencia al narrador como sujeto que despierta.

 

Sujeto o sintagma nominal: el dinosaurio. Determinante: El.  Núcleo: Dinosaurio.

 

Predicado o sintagma verbal: todavía estaba allí cuando despertó.

 

Núcleo: estaba.

 

Complemento circunstancial de lugar: allí.

 

Complementos circunstanciales de tiempo: todavía y el sintagma verbal cuando despertó, que es otra frase, subordinada adverbial,  con el sujeto omitido, El.

 

Pero ocurre que podemos tomar al sintagma nominal El Dinosaurio como predicativo de la frase (verbos ser, estar y parecer) y entonces la frase comienza a cambiar. Si la ordenamos quedaría del siguiente modo:

 

(El) Despertó cuando el dinosaurio estaba todavía allí.

 

(El) Despertó cuando estaba todavía el dinosaurio allí.

 

Aunque para mí que el sintagma nominal El dinosaurio seguiría siendo sujeto de Estaba. Pero en fin.

 

En este caso el sujeto estaría omitido y el predicado sería toda la frase. El núcleo del predicado o sintagma verbal sería Despertó, y desde cuando hasta el final, sería un complemento circunstancial de tiempo con una frase subordinada circunstancial.

 

Si el análisis fuera morfológico, el resultado sería el siguiente:

 

Cuando:Adverbio de tiempo.

 

Despertó:Tercera persona del singular del pretérito indefinido de indicativo del verbo Despertar.

 

El:Artículo determinado masculino singular.

 

Dinosaurio:Sustantivo masculino singular concreto.

 

Todavía:Adverbio de tiempo.

 

Estaba:Tercera persona del singular del pretérito imperfecto de indicativo del verbo Estar.

 

Allí:Adverbio de lugar.

 

Si el análisis fuera semántico, el resultado sería el siguiente:

 

Cuando:Adverbio. Tiempo Relativo. Introduce oraciones de matiz temporal con el significado de "En el punto".

 

Despertó:Verbo transitivo, pronominal. Interrumpir el sueño, dejar de dormir.

 

El:Artículo determinado. Se antepone a los nombres para individualizarlos y para indicar su género y número.

 

Dinosaurio:Adjetivo y sustantivo. Relativo a un grupo de reptiles de la época secundaria que comprende animales de todos los tamaños.

 

Todavía:Adverbio. Expresa la duración de una acción, de un estado, hasta un momento determinado.

 

Estaba:Verbo intransitivo del latín Stare. En función predicativa tiene el sentido de encontrarse, hallarse.

 

Allí:Adverbio. En aquel lugar preciso.

 

Bien, pensemos ahora: a qué viene todo este rollo de los análisis:

 

Al leer la frase de buenas a primeras, me di  cuenta de que daba lugar a confusión en su significado.

La leeríamos como:

 

 "Cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí"

 

sin darnos cuenta de cierta comita que da a entender la presencia de otro sujeto para despertó:

 

 "Cuando despertó , el dinosaurio todavía estaba allí"

 

Si la leemos sin la coma, nos da a entender que fue el dinosaurio quien despertó y que la cosa que estuviera, quien sea que fuese o lo que fuese, permanecía allí en el lugar donde el dinosaurio la viera con anterioridad.

 

Pero al leerla con la coma, cambia la cosa. La coma nos indica que algo o alguien, refiriéndose a un ser que puede dormir o despertar o alguna otra cosa, metafóricamente hablando (Cuando la primavera despertó, cuando abril despertó). El dinosaurio era entonces quien permanecía dondequiera que se hubiera quedado cuando lo que se fue a dormir realizó su siesta o su descanso.

 

2.-Escribir todos UNA SOLA PÁGINA presentándonos quiénes somos ante el resto.

 

Yo soy yo. Donde quiera que esté, con quien esté, cuando sea, como sea, soy yo misma. Desgraciadamente para unos, agraciadamente para otros, insulsamente para unos terceros, ignorada, amada, odiada, sentida, sea como sea, soy yo.

 

El cómo soy para vosotros, dependerá de cómo seáis vosotros. Como todo en esta vida es relativo, no puedo dar una definición concreta de mí, dado que vosotros, según educación, carácter, etc... os haréis otra completamente distinta. Igualmente pasa a la inversa. Y aún así, siempre nos equivocaremos todos.

 

En cuanto a verdades absolutas, mi cuerpo nació de mi madre en el hospital de marina del Ferrol, viví en la calle Concepción Arenal de la misma ciudad, criminóloga honorable que, sin yo saberlo, ya infundió en mí el gusto por estudiar su misma carrera. Quien sabe por qué recovecos nos llevan los menores detalles en nuestra vida.

 

Tras seguir absorbiendo estímulos de mi vida en distintas ciudades, casas y calles -  en Zaragoza la calle Gascón de Gotor, la Pilarica y quién sabe, si mi gusto por las letras será influenciada por este escritor aragonés, en el pequeño chalet  de Palma de Mallorca, en la calle Dalia de Cartagena, en la calle Santa Lucía de la Coruña aunque creo que la luz aún no la he visto ni la veré, pues mi vida se sumerge en penumbras constantemente, y en las calles Basseta de l'Oli y Colón de la Vila Joiosa de donde me vendrá mi gusto por Sudamérica y mi carácter pánfilo - , tras buscarme profundamente a mí misma para entender a los demás, tras dar miles de quebraderos de cabeza a quienes se me han acercado, tras desafinar en cuatro corales, acudir a dos universidades, trabajar en tres colegios, en un hotel, en no sé cuántas empresas, tras cambiar la vida de mucha gente cuando nuestros caminos se han cruzado, tras no comprender si soy ángel o demonio, fuego o hielo, soberbia o estúpida, he venido a dar aquí con mis huesos.

 

En fin.

 

Para lo que haga falta:

 

Aquí me tenéis.

 

Petóns.

 

Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles o tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y  la ciencia o tuviera toda la fe,  si no tengo amor..... no soy nada.

 

Una corrección: Despertó es Pretérito Perfecto simple. Si hubiera sido Pretérito indefinido, sería Fui

Despertado.

 

Petóns. 

 

TALLER 3

 

Acudió al centro de salud.

 

Había salido de la biblioteca cerca de la hora de consulta. Al llegar al edificio, entró por entre las hojas de vidrio de la puerta. Los vendedores de cupones de la ONCE tenían su cita cotidiana allí desde las ocho de la mañana. Para ellos era un chollo el vender cupones a la gente que entraba y salía cada día. Para ella, era otro chollo mirar aquellas caras e imaginar historias, según la apariencia de los rostros que deambulaban pensativos en oleadas de carne, hueso y enfermedades.

El edificio se mantenía bien, aunque era antiguo. De ladrillos rojizos y de paredes pintadas de beige. Las barras de las escaleras eran azules y las puertas de los ascensores eran anaranjadas. Sería para que todo el mundo se apercibiera de ello. Como si los diseñadores de estos edificios no se dieran cuenta de que la gente va a lo cómodo y siempre buscarán lo fácil y gratuito - el subir por el ascensor aunque sea para ir al primer piso -  antes que trabajar extra sin que nadie les pague nada - la escalera -. La excusa es perfecta: su delicado estado de salud.

 

No se acordaba de dónde estaba la sala del médico que debía visitarla, si en el primer o segundo piso. En el ascensor había dos mujeres, una mayor y otra más joven. La miraron con cara de pocos amigos y pulsaron el número dos. Ella pulsó el tres y pidió al cielo que no estuviera su sala en el mismo piso que la de estas dos mujeres.  Salieron aliviadas del ascensor y ella continuó su ascenso. Diez segundos. Al salir y constatar que en aquel piso no se encontraba el despacho del médico, bajó por las escaleras. Sí, era en el segundo efectivamente. Se acercó a sentarse en las sillas anaranjadas de la sala de espera, en el fondo. Las dos mujeres la descubrieron y salieron corriendo de la sala. Ni las conocía ni quería volver a verlas. Hay personas que están como una cabra.

 

Se sentó y sacó sus folios para leer. Le daba rabia esperar, aunque en cierto modo, la paz y la tranquilidad del lugar la hacían relajarse. Por encima de la hoja que tenía delante, miró a quienes la acompañaban en la espera: una mujer con una chaqueta burdeos y jersey a juego, un joven a su lado y.. la dama.

 

La dama era una mujer mayor, de unos sesenta años. Iba vestida muy alegremente. Daba la impresión de  que debió ver la película alemana Sugarbaby, pues la manera de vestir era del estilo de la protagonista de la película: tacones en unos zapatos de verano, falda corta, pañuelo en la cabeza, una blusa de flores. Todo en rosa y blanco. Unas gafas, el hola en la mano, las piernas cruzadas para coqueteo con el enfermero que entraba y salía por la puerta que ella tenía enfrente. Y su rostro, aun maquillado, hablaba de sufrimiento y de dejadez, aunque ella quisiera ponerse una gran máscara en todo su cuerpo.

 

De todos modos la gran máscara servía para llamar más la atención sobre ella. Era su modo de olvidar su procesión interna.

 

Ella volvió a sus folios.

 

El psiquiatra salió. La miró a ella y a la mujer de la chaqueta burdeos. Primero entró aquella mujer. Luego le tocaría a ella.

 

TALLER 4

NARRADOR PROTAGONISTA.

 

Su voz parecía encantadora, aunque deambulaba por las nubes del sueño. El despertar, que le cogería in fraganti en alguna escena impensable, no le ha dejado reaccionar a tiempo para aclarar sus ideas. El caso es que me respondió de modo correcto cuando lo requerí para mi consulta. Debía hacerla, preciso, para esta tarde, dado que no podía demorar la entrega de los documentos requeridos por mucho más tiempo. Un fin de semana, para mí, era como dos años de infierno. Así que llamé y en seguida se hizo cargo de la situación:

 

"¿Quiere la consulta para hoy, a las cinco y diez?".

 

"Perfecto, todo arreglado. Gracias, eres muy amable."

 

Y colgué.

 

NARRADOR TESTIGO.

Sus letras son las teselas de mosaicos que muestran acciones fuera de lo normal. Es cierto que escribe de maravilla, no deja entrever en muchas ocasiones sus pensamientos, pero sabe enganchar al lector con sus ideas y sus textos. Cada poema suyo, cada idea suya, cada relato suyo, es único. La pena es que muchas veces, al acceder a los paneles, se muestra superior y corrige a todo el mundo aunque nadie haya pedido su opinión. Y nos resulta molesto, en ocasiones, aunque la delicia de sus miradas delicadas y distintas nos hace olvidar sus recriminaciones. Si busca llamar nuestra atención, de un modo u otro, lo consigue. Aunque me gustaría que fuera, en más ocasiones, por su atrayente y perfecto trabajo más que por su modo de atacarnos.

 

¡Ja,ja,ja,ja,ja Juampis. !!! Gracias por todo. Si, la protagonista del primero soy yo llamando por telefono para coger numero en la Seguridad Social. Como los relatos de Una eran tan buenos yo queria hacer otros originales. Esto es un modo de mostrar como se puede hacer un relato de una cosa tan cotidiana y simple.

 

Y lo mismo ocurre con el segundo. Ya me parecía a mí raro que José Ramón no dijera nada. Pues no es un hombre, es una mujer, jajaja. Y sólo me refería a personas que no están precisamente en esta comunidad si no en otras y que dan su parecer a diestro y siniestro pero con critica destructiva. Y era también otro modo de hacer original algo tan cotidiano como hablar de una persona que escribe en una comunidad. Cotidiano para nosotros. Ja,ja,ja,ja,ja,ja. Venga, seguid corrigiendo que no tiene destinatario ese relato. ¿Cómo podéis haber pensado eso de mí? Besos. 

 

Si Jose Ramon se va mañana de viaje pues queria desearle fortuna y que se lo pase muy bien. Tambien mi enhorabuena por su libro. Y preguntar, porque yo estoy liada: a ver, la historia a hacer era de narrador subjetivo u objetivo. Y si ahora tenemos que hacer una de narrador objetivo protagonista y otra de narrador objetivo testigo .Menudo lio tengo.

 

Besos. 

 

TALLER 5

 

1.- Estilo: Notaciones.

 

Fecha del acontecimiento: 12 de Noviembre de 2003. Lugar: Orxeta. Hora: 00:38 de la mañana.

 

Tres personas en una habitación. Dos adultos y un niño. Hombre y mujer. Marido y esposa. Tres ordenadores. Uno apagado. Luces encendidas de toda la casa. Lluvia. Viento. Tormenta. Sudor en la frente. Risas. Gritos. Hambre. Construcción internáutica. Palidez. Cansancio. Pocas ganas de acostarse. Rayo. Trueno. Relámpago. Llanto de niño. Golpes. Oscuridad. Corte de luz. Silencio total.

 

2.- Estilo ampuloso.

 

Fue una fecha memorable del acto a recordar: el día duodécimo del undécimo mes del año de Gracia de Nuestro Señor de 2003.  El viento desplegaba sus furias y sus fuerzas sobre la colina estrellada contra el bello firmamento y suntuoso tul de estrellas con el que la noche iba de fiesta, cantando una tremenda ópera de instrumentos silibantes y quejumbrosos sobre la pequeña y silenciosa ciudad denominada desde antiguo como Orxeta. Lugar donde los oriundos gozan de cierta sabiduría para resolver los asuntos más enconados con una delicadeza y un savoir faire tan agraciado que a quien responde unas palabras con gracia y malicia se le suele favorecer con el irónico y agradable ritmo de las palabras de la frase: "ha acudido Usted a la Universidad de Orxeta.".

En un edificio siniestro construído durante la época llamativa y tiránica del llamado dictador franquista, que en gloria esté, en un cuarto piso pequeño y soleado, grande en su interior, de paredes blancas donde la gota que la pintura ha dejado en su llanto por la pérdida de su virginidad causada por el humo del tabaco fumado de cigarrillo mortuoso y polvoriento, se encuentran los miembros de una familia agraciada con el don de la unidad y de la felicidad.

 

(Y no sigo más que no me da tiempo y esto es larguísimo. Petóns )

 

 

TALLER 6

 

Tengo que preparar las redacciones, no tengo ni idea de cómo hacerlas y encima son en una lengua que no es la mía y las he de entregar mañana y no tengo la dirección de la maestra y la he de buscar en el bolso y ¡Corcho con esta maldita tecla del acento,  caramba.! El teclado se me ha vuelto a colocar en español y tengo que ponerlo en catalán para que el teclado me vaya. Y el niño y su padre van a venir y tengo la redacción sin hacer y no sé qué preparar para cenar porque venga huevos de nuevo, vamos a subir el colesterol a 100 como sigamos así y han tomado carne a la hora de la comida y si ahora tomamos tanta proteína me enfermarán. Es que no tengo ni pocas las ganas de hacer las redacciones pero como venga mi marido y me vea solo con una línea escrita me va a matar. Al menos elegí los  libros pero ¡uf! al menos tengo el arroz y puede que tomando algo de queso o leche no sea tan fuerte la cena, sobre todo si tomamos frutas. Voy a mirar algo en la web, a ver si me inspiro.

 

Petóns.

 

TALLER 7

 

1.- Violet Night 2050. La Oscuridad se mantiene interpérrita aun con el paso de los años. Nada vence al coma nocturno de la población. Las luces y las sombras juegan a dibujar formas sobre los agotados materiales que soportan día y noche el trajín de los humanos. Parece que el silencio reina en su trono desierto.

 

2.- Los juegos del claroscuro encumbren duelos ignorados. Alguien desea participar en un sabotaje contra el silencio y darle color de muerte. Su única luz, el brillo de su cuchillo. Su risa desorientada rompe el poderío del Silencio. La pared tiembla al no poder detener el embate del proscrito.

 

3.- El destino ha dado luz a una próxima desaparición. Hoy desea una ofrenda de virgen o de prostitución, hoy se ha vuelto rebelde y quiere llamar la atención iluminando el camino del delito a quien no lo merece.

 

4.- La bombilla tintinea contra el cristal, da aviso a quien espera mirando el agua con sensibilidad y dulzura, a quien inocente, disfruta de su anonimato en la hora intempestiva y próxima... de un fin.

 

5.- Llueven sus cabellos con lágrimas de estrellas. Ellos reflejan el alma de quien les arrebatará la dicha de su ser. Se rebelan como movidos por el viento y vuelan avisando a su dueño del peligro que no desea ver.

 

6.- Su mano agarra el hombro huesudo de quien no conoce. Su cuchillo se alza en triunfo y arde en deseos de ser hendido en una carne fresca y tierna.

 

7.- No te esperaba tan pronto, amigo. Disfrutemos juntos de mi fin.

 

8.- No puedo, no puedo ayudarte. El cuchillo, mortificado por el deseo, apaga su brillo lentamente mientras muere a causa de las lesiones causadas por la caída deshonrosa y desquiciada. El asesino abandona el lugar sin mirar atrás. El cubo de miserias ocupa el lugar de su corazón.

 

1.- No es posible, no es posible. Menuda ´faena, me he quedado con ganas y doblemente fastidiado, estaba tan ansioso por despedazarlo y cuando toqué su músculo en su brazo y comprendí que no era femenino......

 

2.- Es necesario que comiences a morir en esta antigua vida, en esta absurda existencia y vivas para ser tú mismo. Hoy no me tocaba sufrir tu embestida a mí ni a nadie. Has sido tú quien has muerto por mi mano y ha sido asombrosa tu reacción ante la sorpresa de mi descubrimiento.

 

3.- El cuchillo llama a mis espaldas. Deseo cogerlo pero no deseo volver a caer en esta desazón, en esta amargura, en este sinvivir que me embriaga después de cada asesinato. Porque necesito más y más y nunca estoy lleno, estoy satisfecho. Deseo vaciar mi vida de este sentimiento.

 

4.- Guardaré el cuchillo. Para que no lo use otro, para no dejar otra víctima en sus garras, para que esa víctima no se convierta en asesino... aunque sigo teniendo esa sed en mi corazón, de destrucción....

 

5.- La bombilla, la misma bombilla. El mismo puerto, una persona parecida. Confusión, sombras, silencio, tintineo, las estrellas son cascabeles mudos del manto del cielo.

 

6.- Los suaves cabellos se mueven esperanzados, creen que no volverá a ocurrir. Esperan que pase de largo, desean que el embriagador perfume los lave al día siguiente y un nuevo amor los pueda acariciar y rizar y adornar el juvenil rostro que enmarcan.

 

7.- La ciudad va cambiando sus colores. Algunos coches caminan por la carretera, marcan en compases de ráfagas la llegada del alba. Aún no es de día ni de noche, es esa hora en la que uno desea no levantarse y siempre tiene cinco minutos más para darse la vuelta en la cama. Pero alguien se siente frustrado y no ve la esperanza.

 

8.- Otra pared tiembla. En sus rostros, las marcas del tiempo definen sonrisas malvadas.  El sombrero viejo, la barba mugrienta, el cuchillo alzado... la bestia, de nuevo, despierta.

 

 

 

TALLER 8

 

Estimada tía :

 

Espero que al recibo de la presente te encuentres mejor de salud  y que se te hayan pasado las molestias que tenías en las manos. Espero que tengas la suficiente confianza como para venir para aquí si deseas permanecer una temporada en un clima más adecuado al que necesitas para la curación de tu reuma.

 

En casa estamos todos bien y no hay demasiada novedad, como todos los meses. Mamá sigue con su perro y su periódico, Pepe con su coche a cuestas dándose trompazos, Pili con su novio eterno y sus eternos estudios - lo mismo cuando los ordenadores sean de tejido neuronal acabará por fin la carrera y se casará - y mi marido y mis hijos, bien. Podemos salir adelante y, aunque los cinturones vayan apretados, no nos podemos quejar, que hay quien está peor que nosotros.

 

Ya sabes que tienes una habitación aquí. Es cómoda y está bien orientada y bien aireada. Las vistas son magníficas. La playa está cerquita para que te des un baño de cuando en cuando y han colocado un autobus para que no tengas que ir por esas cuestas tan horrorosas.

 

Y en cuanto a los vecinos, no tengas preocupación. Son unos santos, para aguantarnos a nosotros con los nenes sin decir ni mu... en fin, la verdad, todos tenemos lo nuestro, pero no podemos quejarnos de ellos. Mira , sin ir más lejos, el otro día hubo una reunión con la presidenta de la escalera, a ver si de una puñetera vez tenemos ascensor. Llevamos cuatro años con lo mismo pero   ya sabes, si los del primero no quieren porque ellos dicen que no lo van a usar, al resto de propietarios les sale más caro e interesa que todos participemos en el pago del aparato. Seguro que cuando lo instalen lo usarán igual que todos, para poner la compra y para ahorrarse el bajo, que es incómodo de subir.

 

A la reunión fueron el del primero derecha, Mateo, el señor este que es soltero y ya mayor. El buen señor pues está cansado aunque no quiera reconocerlo. También acudió Jerónimo, el del segundo izquierda, el que no tiene hijos. Su mujer, María, es una santa. Mi marido nos representó y el chico de arriba de mi piso, Ángel, que no da que hablar ni que decir de no notarse su presencia. La que se nota más es la nuestra, jajajaja. En el otro primero tenemos unos vecinos recién llegados, peruanos; los del segundo derecha están en Cádiz, y los del cuarto izquierda en Brasil.

 

Puedes imaginarte. Doña Rosa tiene una gran paciencia pero mucha determinación. Según me contó mi marido, fue así la reunión:

 

Dña Rosa. D.R. Bueno, empecemos la reunión, que tengo que poner la cena para mi marido y no quiero que se nos haga muy tarde. El tema, es el de siempre, el ascensor. He preguntado a los inquilinos y a los propietarios y casi todos están de acuerdo en que se necesita. Los que tienen más edad, porque subir a los terceros y a los cuartos es cansado, no crean, y más si llevamos las bolsas de la compra o vienen los chiquillos del colegio, para que no armen tanto alboroto por la escalera. El brasileño del cuarto ya me ha llamado por teléfono y me ha dado su voto, un sí. Mi cuñada, que está en Cádiz por cosas de su familia me ha dicho que sí también. 

 

Mateo: Doña Rosa, discúlpeme usted. Siempre vamos a vueltas por la misma cuestión. No creo que sea necesario colocar el ascensor. Para llegar al primer piso no hace falta recorrer mucho tramo de escalera. Si no se hace demasiada compra, no es necesario fatigarse tanto. Las personas con más edad vivimos en el primer piso. Los más jóvenes viven en los pisos superiores. Les conviene subir  y bajar escaleras para hacer ejercicio. Y si gritan y manchan la pared, que sus padres los eduquen mejor o si no, que no tengan hijos, mire usted. Yo no lo creo necesario y no quiero pagar más que la contribución y el pa go del mantenimiento de la escalera se me hacen un mundo cuando debo de ponerlos al día. Piense usted que con la pensión no tengo para mucho y bastante es pagar luz, agua, telefono.... encima pagar el ascensor que es un lujo, no una necesidad.

 

Mi marido: No dirá esto usted por nosotros, ¿verdad don mateo? Por un lado unos nos llaman la atención porque tenemos demasiados hijos y el Estado se queja porque tenemos pocos. Pero veo que hay personas de edad o con obligaciones que vienen cansadas del trabajo y coger el ascensor para subir las cargas, es algo bien visto. Otras personas se ven beneficiadas con el ascensor: los cobradores, el del butano, el cartero, etc... Las visitas, también.

 

D. Mateo: ¡¡Pues que paguen entre todos ellos el ascensor si quieren!!. Las visitas que yo recibo son escasas. Domicilio todos los pagos y si no acudo a pagar a la casa principal, no dejo que nadie me moleste en la mía. Debían ustedes hacer lo mismo que siempre vienen incordiando personas para visitarles a ustedes o a sus hijos. Este edificio se está convirtiendo en una casa de putas. Y no quiero hablar de otras personas.

 

Mi marido: si a usted no le gusta, dígamelo y tomaremos medidas. Pero tenemos derecho de recibir visitas y de hacer lo posible para aligerar un poco la carga que conllevan seis hijos. Y si usted está cansado de pagar letras, ya puede usted imaginar que nosotros pagamos también lo nuestro y esta carga será difícil pero necesaria.

 

Jerónimo: En mi opinión, estoy totalmente de acuerdo con el señor Mateo. Con el hecho constatado de que es mi señora quien desea que el ascensor se instale en las dependencias de este edificio, dado que al vivir en un segundo piso, sus amistades, que son personas de cierta edad y con los achaques propios de la misma, se agotan en demasía  cuando suben por la escalera y por tal razón ha de ir mi señora siempre a visitarlas, lo cual es agotador para ella. A nosotros la compra nos la trae el repartidor y nos la ordena la chica, así que no nos hacemos cargo de esos problemas que están ustedes discutiendo. Sólo quiero puntualizar que en el caso de que tras haber una votación democrática, se decida por la afirmación para la ejecución de la propuesta, sea elegido un modelo cuya instalación y mantenimiento no sean económicamente elevados.

 

Dña Rosa.  Siempre pagarán más los pisos superiores que los pisos inferiores Don Jerónimo. Dependiendo de la cantidad de obra a realizar, del recorrido que haga el ascensor, de la cantidad de cables, etc.... Y no estamos aquí para echarnos los unos a los otros las manos a la cabeza, sino para razonar.

 

Ángel: A mí ni me va ni me viene esto, señores. Yo solo digo que no puedo gastar tantas pelas y eso se lo dicen al propietario de mi piso que tiene muchas leyes.  Mi trabajo es por contrato, mi nómina es una basura, así que como ni sé siquiera si me voy a quedar a vivir aquí, lo mismo me da.

 

En fin, tia. Así empezaron a ir las cosas. Al final Doña Rosa parece que los convenció a todos para ir mirando presupuestos, leyes y todo esto, que no entiendo nada de nada de lo que hay que hacer. El mes que viene te iré informando de lo que ocurra.

 

Cuídate. Un beso fuerte.

  

Candela.

 

TALLER 9

 

 

· Puntúa y acentúa el siguiente texto:

 

No te dejes arrastrar por el chorro de la escritura, por la pasión del momento o por los hábitos adquiridos; (o :) te perderías, encallarías, te bloquearías, perderías el tiempo y harías esfuerzos innecesarios.

 

 Sé consciente de lo que haces y aprovecharás mejor el tiempo.

 

Decide cuándo quieres que la memoria vierta ideas, cuándo cierras su grifo de ideas y datos antes de que se seque y pones orden en tal desbarajuste, cuándo y cómo escoges las palabras precisas para cada concepto o cuándo abres la puerta a todo lo que tienes de maniático y riguroso para examinar cada coma y recoveco sintáctico.

 

· Corrige la sintaxis y el léxico de este texto

 

Con la intención de dar respuesta a la gran acogida que ha tenido el boletín y con el fin de atender a la creciente demanda, hemos iniciado una nueva etapa con la revista con el fin de abrir nuevas páginas tanto a nuevas propuestas temáticas como a nuevos colaboradores. Es por este motivo que hemos preparado un proceso de suscripción a la revista que nos permitirá profundizar en aquellas temáticas más actuales, de la mano de personas que estén implicadas en ellos desde todas las perspectivas.

 

 Estimados usuarios:

 

El boletín ha tenido una gran acogida. Para poder atender y dar respuesta a la creciente demanda, vamos a iniciar una nueva etapa en la evolución de la revista con el motivo de abrir nuevas secciones tanto para las propuestas temáticas como para nuevos colaboradores. Por esta razón hemos preparado un proceso para iniciar la suscripción a la revista. Con las suscripciones y los comentarios que recojamos en las encuestas podremos profundizar en las temáticas más actuales, tratadas y estudiadas por personas que estén implicadas desde todas las perspectivas de las mismas.

 

TALLER 10

 

CAPIROTE

 

Desde muy niñ@ tenía claro cuál era el color de su bandera, de su vestido, de su capa, de su montura, de su cinto. Y no le agradaban las imposiciones dentro de su corazón, aunque, siempre con una sonrisa, lastimosa en sus comisuras, aceptaba de buen grado lo que le era impuesto. Que si ahora iba de este modo, que si ahora iba del otro, que si no estaba guapa, que si estaba fea, que si este color le agradaba, que si el otro no le iba nada a su cara, que a mi me gustas con este. ¿Y quién le preguntaba? ¿Quién tenía en cuenta su opinión? Nunca era válida, nunca era certera, parecía que no tenía lugar concreto en este mundo, parecía que pertenecía a la cofradía de nadie.

 

La cuestión era esperar.

 

Callar, esperar, pero dentro de sí mism@  planear y plantear algo que hacer, algo que le ayudara a salir de esa situación.

 

Era un viernes de dolor. Angustioso, sacrificado.

 

Pensó en salir a la calle por sí y ataviad@ con aquellas ropas que no le convenían.

 

Miró en su entorno, ya en la rúa colorida y rebosante de procesiones sacras y profanas.

 

En su bolsillo una tijera. En su mirada......una flecha salió disparada hacia un destino incierto.

 

 

http://es.youtube.com/watch?v=2nCd2-yWzxU

http://es.youtube.com/watch?v=qiYdp9w1aDs

 

© Masa Coral Tomás Luis de Victoria. Cartagena.

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 09/22/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

La flor del Edelweiss - Maria Teresa Aláez García (Remembrance)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)