Maria Teresa Aláez García

Y camino 3

Y CAMINO. 3.
 
 El agua se abre paso por mi y por mi interior, por entre mí.
 
 Me mojo y me remojo. La lluvia de deseos no cumplidos, la lluvia de expectativas, la lluvia ácida, la lluvia de la incomprensión privada y ajena.
 
 Tenia ganas de escribir cosas dulces. De regalar sentimientos bonitos aunque inútiles. Pero es eso, inútil. Micciones negras. Orina de mujer cuarentona reprimida. Aunque a los veinte años sentía lo mismo. Pero aún. Orina de mujer cuarentona reprimida e inmadura.  Llantos de niña, balbuceos de consentida, grandes orinas de adulta.
 
 Necesito escribir sobre lo real y sobre lo irreal. Sobre lo bueno y lo malo.
 
 De todos modos, qué sentido tiene si no va a a existir y si alguien lo usa o será rápidamente tapado o soliviantado. O reído, bien, reído. Pero no construirá nada. No dirá nada, se quedará ahí de florero para divertir a   las futuras generaciones.
 
 Qué sentido tiene regalar palabras, acciones, cosas, a quien ni las quiere ni las entiende. Que sentido tiene alegrarse  y compartir, pensar con quien ni se molesta en saberlo. Que sentido tiene subir y querer estar en un lugar que a todas luces no es el suyo o bajar a un sitio donde a todas luces no debe de estar. Qué sentido tiene ser rebelde, ir contracorriente.  No tiene sentido.
 
 No tiene sentido alimentar las pasiones y los bajos instintos de quien desea hacer un daño gratuito porque no ha sabido resolver sus problemas y busca en dañar a los demás para sentirse algo. Las personas que constantemente ponen pruebas, diatribas  problemas a los demás para poder sentirse algo y quienes viven de acertijos, juegos e interrogaciones con los cuales calificar a los demás según igualmente sus baremos, son pobres personas inmaduras.  Y quienes les siguen y no saben ser ellos mismos, son peor aún.
 
 Nada tiene sentido. Y se sigue caminando y las ramas azotan el rostro y las piernas o el cuerpo y se sigue adelante, cargando con las culpas y la conciencia del trabajo o de la labor mal hecha y sabiendo que lo que llega, llega por hacer sido mala persona.
 
 Cómo llora mi cuerpo, cómo llora mi alma, cómo lloran las páginas de mis libros, cómo llora la tinta de mi pluma. Cómo lloran mis gritos y mi desventura. Como llora mi retiro, cómo llora mi desvergüenza, cómo lloran mis desafíos, cómo llora mi yo interior, cómo rie mi yo exterior, cómo se derivan los llantos hacia olvidos vacíos, hacia lugares blancos y desprovistos de todo, desprovistos de sentimientos, desprovistos de calor, provistos de hielo, de luz fría, desprovistos de color y calor donde todo esto suele aparecer si la gente logra usar sus sentimientos para poder sobre los demás, para acallarlos, para mandarles, para conseguir manipularles, para comportarse como un hijo de su madre con ellos, para fornicar, para hacerles pasar por el aro. Caminos donde la gente da palos de ciego en una ocasión, en un término, en otro para nada hay palos de ciego, para nada.  Miradas desagradables, miradas de amarga sorpresa, miradas de no te me acerques, miradas de huye de mi, miradas de eres nefasto, miradas de recelo, miradas de yo soy más que tu. Miradas, miles de miradas, miles de palabras lanzadas para herir, gestos realizados para evitar, para dañar, para dejar aparte, para dar  a conocer que se está de más Todos deberíamos tener un sentido para caminar por esta tierra, para vivir. Pero sigo sin encontrárselo. Esforzarse en tanta maldad para terminar todos muriendo
 
 El adagio de Albinoni. Otra mentira más. Preciosa, divina pero mentira al fin y  al cabo.  No sé, igual me ha tocado ser el saco de todos los errores y todas las mentiras del mundo para que se conozca cómo no se ha de proceder, cómo no se ha de pensar, cómo no se ha de actuar. Como un modelo vivo del error para saber cómo no se ha de ser  y ser otra persona de más éxito, belleza, ingenio y perfección.
 
 El adagio. Llega a calar la lluvia del adagio hasta los huesos, sobre todo si es un órgano el que lo interpreta. O violines. Da igual. Cualquier pieza en sol menor es ideal para la tristeza, para la melancolía. No dejan de ser piezas brillantes pero que marcan un principio del fin de una elevada grandeza o una futura caída. O que hay algo ahí que debió ser pero que nunca llegará a ser porque ha de ceder el paso y ha de dejar de manifiesto y abiertamente un lugar a los que vienen detrás porque ha pasado su tiempo.
 
 No se puede ser sensible. Es el error más grande del mundo. Ser sensible, ser empático, ser asertivo es lo peor que le puede ocurrir a una persona. Se necesitan estas cualidades para quien ha de cuidar niños o ancianos pero ni aún así porque como resulta que manda el dinero, la posición  y la capacidad de fornicación así como el poder, da igual que no se tengan sentimientos. La mentira, la interpretación teatral, la manipulación. Además  me hace gracia que sean precisamente los tiranos quienes acusen de tiranía y los mentirosos y los manipuladores quienes acusen a los demás de hacer el daño que ellos provocan sobre todo cuando se les vuelve.
 
 Lo cierto es lo cierto. Que todo lo que va, vuelve, Pero cuando no se tiene ningún sentimiento, se evaden los problemas y no se roza nada. Nada.
 
 Nada. No queda nada, no hay nada. Nada tiene sentido, nada tiene razón. Todo está muerto y estamos por estar, por existir, por hacer algo, por matarnos, por despedazarnos, por manchar y por destrozar el lugar donde vivimos. Los que vienen detrás, que se fastidien y que peleen, que, como decían nuestros antiguos poetas, “ande yo caliente, ríase la gente”,  como Góngora quiso dejar claro en cuanto a los gobiernos.
 
 El amor es una mentira. La ternura es una mentira. Las caricias son una mentira. El sentir algo por alguien es una mentira.
 
 Ahora. El amor por una cosa material que lleve una compensación personal  - por ejemplo, enamorar para conseguir dinero o posición o riquezas o sexo – ese si es cierto dentro de su mentira porque tiene un fin. Así que a ese tipo de amor sí se le debe de dar sentido.  El amor por poder, que pisotea al de al lado después de haberlo usado en su propio beneficio. El enamorar a una mujer para conseguir un puesto familiar que ayude a un ascenso político o quien las enamora porque necesita follar puesto que es inmaduro y para tener seguridad sobre sí mismo ha de pasar de una vagina a otra. O el que encuentra a alguien de mayor posición o estudios, sea hombre o mujer y se siente interesado en él o ella para sentirse alguien o ser alguien.  Acaparando de este modo a la persona a la  que pretende conseguir. Gracias al amor por el dinero y el poder se han casado muchas feas y gordas. No nos engañemos. No hay futuro en según qué lugares para estas personas que son como nosotros y encima pobres. Y las pobres de nosotras que nos hemos creído el haber podido hacer nacer una mínima porción de sensibilidad en alguien que vomita con sólo escuchar o leer nuestro nombre
 
 El poder. El poder de hacer algo bueno o malo que no se usa más que para hacer lo malo. Burla burlando irán siempre los pies delante.
 
 Para qué nacer. Para pasar entre sesenta y cien años como mucho, atosigados, procurando abastecer nuestras necesidades primarias. Encima nos complicamos la vida para hacer más difíciles estos abastecimientos y metemos cosas que ni la naturaleza ha incluido en el lote ni tenían por qué ser, solamente por tener el poder de estar sobre los demás y asegurarnos de que eso que tanto necesitamos, no nos falte. El ocio y la vagancia ayudan porque el aburrimiento es mal consejero y hace falta diversión. Incluyendo en esto las enfermedades mentales desconocidas que pasan por características personales que hay que asumir con alegría y entereza, tenemos forjada la sociedad a lo largo de los siglos.
 
 Para qué tenemos que nacer, pasar tribulaciones porque, teniendo de modo natural abastecidas nuestras necesidades, otros como nosotros nos impiden que podamos hacer uso de ellas e incluso formulan religiones, teorías sociopolíticas y económicas para convencernos de todas las mentiras que inventan para poder ocultar sus temores. Para qué si hemos todos de morir en un momento dado. Para qué si todo es invención de nuestro cerebro, si todo lo que vemos, escuchamos y sentimos tiene que estar procesado por nuestro cerebro y si nuestro cerebro no lo controla o está atrofiado será imposible el poder asumirlo.
 
 Si el verdadero poder está en el control cerebral propio cosa que nadie ha conseguido, para qué complicar tanto las cosas. Si Dios está calibrado por nuestro cerebro, si el amor también, si los sentimientos también, si todo existe porque nuestro cerebro existe y procesa la energía como le viene en gana. Si la energía necesita de nuestro cerebro para ser captada, procesada y convertida. Si todo es una pescadilla que se muerde la cola. A ver, si la energía que es lo que existe realmente se ha creado una mentira en el cerebro para poder ser  algo o tener sentido sin necesidad alguna, porque es la única que sabe que existe y tiene conciencia de ser. ¿Para qué crear unos seres que no la captan y la utilizan de modo conveniente? ¿Para dar sentido a la propia energía? ¿Para dar sentido al Amor, que es la energía más fuerte? Y.. ¿de qué modo? ¿Del modo en que lo hacemos los seres humanos? ¿Engañando, manipulando, chantajeando, violando, chafardeando? ¿Hay algún tipo de sadomasoquismo que no entiendo? ¿Se juega con nosotros? ¿Todo en este mundo se hace para que unos nos riamos de otros constantemente?
 
 Si nada va a permanecer. El sol se acabará, la tierra se acabará, todo se irá transformando progresivamente y unas cosas desaparecerán de un sitio para aparecer en otro sitio de otra manera… ¿qué sentido tiene tanta complicación? ¿ por qué mantener a unos seres que lo único que hacen es destruir todo lo que encuentran y a sí mismos en función de las necesidades de un pequeño grupo? ¿por qué alentar y ayudar a unas personas que ven a sus semejantes en términos de números o cantidades en lugar de verlos como individualidades iguales que ellos y que forman una gran masa? Todos nacemos igual y todos moriremos de una u otra manera. Aunque algunos para mantenernos a raya digan que no, que no todos nacemos igual, es una mentira, es una manera de manipularnos para tenernos a cada cual en un lugar bien controlados, por miedo. Incluso si dicen de estas palabras que son una rayada de una persona que es vieja, llena de prejuicios, dictadora, etc… también es mentira. Es otro modo de tirar abajo la libre expresión. La libre expresión es para todos, no sólo para los que la defienden o sólo para quienes la reprimen. Es para todos. Y como todo es relativo en esta tierra, unas veces pasarán los que se expresan libremente, a reprimir y viceversa. Es ley de vida.
 
 El camino sigue siendo caminado. Pesadamente, sobre un barro de orines que se nos ha presentado como un Océano de bondad, para que nos lo creamos, todo una mentira para darnos una ilusión con la cual vivir y aunque estemos metidos en la peste de los orines, nos creemos que no huele porque nos dicen que eso es algo que tenemos que pasar, superar, asumir y si somos inteligentes y listos no lo tendremos en cuenta. Y allá vamos nosotros, todos cargados de prejuicios, importándonos mucho lo que dicen los demás para estar integrados en ella porque la sociedad manda y llega un momento que dejamos de oler los orines. Entonces nos venden el Planeta de Felicidad, un planeta que cada vez está menos preparado para el gran caudal de masa humana que somos. Y en lugar de usar un dinero que es toda una falacia con una serie de tonterías económicas y empresariales que también son una falacia, para ayudar a reparar el mundo y acondicionarlo para poder vivir, éste y otros mundos para poder seguir vivos y dar sentido a una energía que sólo tiene sentido si nosotros la pensamos aunque ya tiene sentido por sí misma y podría dedicarse a otras cosas mejores, lo usan para guardarlo en un banco, para inducir a los seres a matarse para ver si cada vez quedan menos en el mundo y sacar más tajada de un pastel imaginario. Si en realidad se puede vivir sin dinero. Si en realidad se puede trabajar y tener de todo bien repartido y en cantidad sin tener que estar agobiando al ajeno. Otra cosa es que estemos enfermos, deseemos estar enfermos de envidia, de egoísmo, de codicia, de orgullo, de psicopatía y no nos dé la gana de curarnos. O no tengamos ganas de usarlo en beneficio ajeno.
 
 Como decía aquél: “Si vivo cincuenta años, al menos vivirlos bien”. Claro que sí. Tu y los demás también que los derechos son iguales para todos. Pero claro, tú engañas, estafas, eres una persona de esas que ocultan sus intenciones y pegas puñaladas traperas y te aprovechas de los demás porque te has imaginado que tienes más clase y hay cosas que no debes de hacer. Y con el engaño de que todos pueden ser como tú, engaño que tú mismo impedirás que se lleve a cabo para poder cumplirlo tú sólo, tendrás a miles de familias, millones, a tu disposición, esperando unas migajas y que te agradecerán cualquier cachito de cariño. Todo formas de manipulación. ¿Qué sentido tiene todo esto? Tú no te lo preguntas mientras observas con esos ojos de víbora, con tu cara de póker, callado, sentado, acariciando a tu gato y diciendo que la vida es así y que hemos de pasar por el aro para ser alguien bajo las propuestas que te has inventado, que os habéis inventado tú y tus amigos. En silencio y con una gran paciencia, uf, con una gran tolerancia, oooohhh, con una gran displicencia, nos miras a los gusanos que nos dejamos llevar de nuestros impulsos, que nunca llegaremos a ser como tú, con ese autocontrol que te has impuesto para que te adoremos, te admiremos y te envidiemos, con ese miedo que te impone el mismo autocontrol, para reírte de nosotros y poder estar por encima de nosotros por nada. Vas a acabar igual que nosotros, bajo tierra o incinerado. No te vas a llevar nada de lo que has almacenado. En tres o cuatro mil años o quizás en menos, tu huella quedará olvidada. Puede que en uno o dos años. Y encima no vives con buena ni mala conciencia. No vives. Engañas diciendo que no tienes sentimientos y que todo lo ves bien. Pero si necesitas engañar a los demás y manipularlos es que no tienes tranquila tu conciencia y has de recurrir a subterfugios para tapar una mentira tras otra que no te permiten dormir más que un corto espacio de tiempo. No sabes ir de cara, no sabes tener tu conciencia en paz. Y encima habrás de usar de la droga, del sexo, del alcohol, del juego, de cualquier juego, del poder, del egoísmo, de la codicia, de la vanidad, para poder justificar tus acciones y con otra mentira y ponerte bien.
 
 Llueven gotas ácidas que me marcan heridas y me descomponen. Me da igual Ya vivo descompuesta por dentro desde que nací, con las miserias de mi vida.

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 06/18/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Philosophical" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

En armonía - Maria Teresa Aláez García (Science-Fiction)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)