Maria Teresa Aláez García

Probando a caminar por la arena...

“Probando a caminar por la arena, desmarcando el rumbo dejado por el mar en la orilla. “

El mar se introduce profundamente en la oscuridad acuñándose en el horizonte y se abre en dos enormes setos perfilando el camino selenita que baila alegremente sobre su traje de volantes.  Venus lunar que cada noche coquetea con tu ventana para que la mires y le regales una de tus seductoras sonrisas.

 

Resulta tentador.

 

La playa se encuentra bellísima en esta medianoche. Llena de luz, de encanto, de misterio, de calma, de dulzura, de silencio, de paz, de soledad, de oscuridad, de incógnitas, de palmeras, de arena, de mundos superpuestos, de humedad y de huellas por doquier. De piedras, de testigos, de signos que gritan un mensaje que nadie puede entender y que se destroza con la máquina excavadora para abrir paso medi-terráneo en la orilla profanándola, bloqueándola y rellenando sus heridas con más arena que no deja de ser algo virtual, algo finito, algo que finamente va desapareciendo y viaja sólidamente en gotas de agua y de aire mediante la brisa hasta los confines del planeta. En círculos, eternamente, como eternas son las existencias de todos los seres del universo, cíclicas, infinitas pero finitas en las distintas sucesiones… Y la playa vuelve a su ser, el mar vuelve a dibujar su destino y los hombres siguen paseando su derrota ante su muro invisible, deseando conquistar sus linderos.

 

Es tentador.

 

El camino se presenta desde el mismo pie hasta lo desconocido. Hasta allí. Hasta donde sueñas. Parece tan sencillo llegar. Con la fe suficiente, caminando sobre las aguas, jugando a ser etérea y violando las reglas. No, no iré. No acudo a ningún lugar sin pedir permiso y aún siendo así, no me atrevo. No puedo romper el equilibrio, el trabajo conseguido en ti mismo durante tanto y tanto tiempo. No es aconsejable, sano, bueno, provocar miedo y desasosiego, inseguridad, desidia. Lo que sí haría, si pudiera, si supiera, sería dejar mis huellas sobre la arena, desde mi camino hacia el tuyo y seria un mensaje silencioso de apoyo, hasta esparcir las hojas de los olivos que crecen en la playa, en un recodo como si el agua las hubiera abandonado con pena o en confidencia, que la sal también sabe ser amiga y protectora.  Y los granos de arena, saben escribir mensajes en el fluido que los transporta y los dejan grabados en los troncos de los árboles, en la vereda del aire, en la rutina del polvo, en la semilla del nuevo día recién sembrado.  Así, al despertar,  tu alma sería luz, blanca,  llenaría de verdor las pareces de tu cuarto y desaparecería el pozo negro y mísero que la angustia desea instalar entre las traiciones recogidas por tus recuerdos.

 

Es cuestión de intentarlo.

 

En todos los muros hay grietas. En todas las paredes hay desconchados y clavos. En todos los paredones hay un límite, tanto superior como inferior y en todas las puertas y accesos hay un punto flaco. Es necesario porque lo compacto es frágil y quebradizo y necesita ser fabricado con un flanco que debe ser protegido, normalmente un vano.  Y hasta el material más sólido posee un poro atómico que acaba por abrirse. No deja de ser de este mundo, de esta realidad, así que no deja de ser finito.

Por tal razón, antes de amanecer,  mientras sigo caminando por los límites de la tierra y del subsuelo marino, mientras una fiera escarpada me vigila desde el fondo y la arboleda risueña protege mi intimidad, mientras el planeta dirige su movimiento hacia la estrella más próxima y se avista en el firmamento el juego de luces más bello y más impresionante de la madrugada. Recojo, entonces un puñado de arena y dejo una marca de punto de partida. Lo envío sobre el camino que la luna comienza a recoger para dirigirlo hacia otros derroteros. La diosa lunar  se ha decepcionado un poco porque no has alabado el vuelo de sus tímidos párpados pero tiene la esperanza de que  la tendrás en cuenta si te hace llegar el camino de la niebla que porta mi mensaje.

 

Vigila las corrientes cálidas que rocen tu piel el dia de hoy.

 

Mira a tus pies. Se marcará el punto de llegada.

 

Y no te asustes si en tu corazón… hallas la vida.

 

Ya es tu momento J

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 01/14/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Plagio descarado - Maria Teresa Aláez García (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)