Jorge Pérez Higueras

OBSESIÓN (Short Gothic Histories)

Este es el primer relato, de una serie que llamaré "short gothic histories". Es sencillo, son historias cortas con un trasfondo gótico o romántico (o las dos cosas) al mas puro estilo becker o edgar allan poe. Puedo hablar tanto de chicos con chicos como chicas con chicas como chicos con chicas. Me parece algo muy interesante jugar con este concepto y en este caso, por ejemplo, no me imaginaría esta historia siendo un chico y una chica. Aquí lo tenéis
 
SHORT GOTHIC HISTORIES
 
 

1-OBSESIÓN
 

 
“Y en mi corazón, aunque deje de latir, tu nombre seguirá escrito”

 

 

 
La primera vez que ví a Aurora,un 5 de Noviembre, sentí como una luz brillante cegando mis sentidos. Su belleza era algo indescriptible. Su cabello era largo y moreno, su sonrisa era un copo de nieve, brillante en un día nublado.

 
Mucho he leído del amor, en libros con tapa rosa y de portada un hombre musculado. Mucho he visto de amor, en películas taquilleras, por las calles o en el metro.

 
Mucho he oído de amor, en canciones de voces privilegiadas y notas que te llevan a otro mundo.

 
El amor mueve mucho dinero, pero nunca lo había saboreado yo misma. Excepto aquella vez que ví a Aurora. Me imaginé con ella la historia de amor más bonita que un escritor pudiera escribir, la película más increíble que un director pudiera realizar, la canción más emotiva que un cantante pudiera cantar.

 
Me imaginé con ella el mundo. Me imaginé con ella el futuro. Me imaginé con ella el pasar la vida, rodeada de azúcar y pasión.

 
Cuando hablaba con Aurora, podía notar como mi corazón latía más fuerte a cada palabra suya. Aunque se llamara igual que la bella durmiente, su belleza superaba en mil a aquella dama de los años cincuenta dibujada sobre papel, de ojos cerrados y tumbada en un lecho repleto de espinas.

 
A cada día, sabía que tenía que hacerla mía. Me costó cinco meses declarar mi amor, pero ella me lo negó.

 
Desde ese momento, el instituto me mira de forma incómoda, me llaman rara e hipócrita. Aurora ya no habla conmigo, ni me mira. Mi aire desapareció de la faz de esta tierra, y pedí al mismísimo demonio que me llevará con el a lo más profundo de las tinieblas, en su paisaje de desesperación, azufre y fuego. Cada vez salía menos de casa, mis ropas muchas veces se volvieron sucias y con el tiempo, oscuras como la noche. Mis ojos se cayeron y se ennegrecieron. Mi tez se volvió pálida y mi cabello ralo y pegajoso, que como una serpiente rodeaba mi cuello parecida a una soga que quisiera ahogarme. Mis muñecas se llenaron de abalorios y de heridas. Mi cuello lo recubrí de plata, a mi boca la negué la sonrisa.

 
Pues ¿Qué sentido hay en este vida, si Aurora nunca será mía? Si ese dulce néctar me era negado. ¿Qué sentido hay en esta vida si mi cuerpo nunca rozará el suyo? La oscuridad se asentó en mí y me llenó de desesperación y locura. En mi clase no hay humanos, hay necios. Necios que no saben de lo que hablan. Necios que no comprenden mi dolor. Necios que por algún motivo, son los que rodean a mi amada Aurora.

 
Aurora, Aurora. ¿Por qué dijiste que no a la persona que te hará feliz? Aurora, Aurora ¿Por qué me negaste un beso, un abrazo o siquiera una palabra? Mi amada Aurora ¿Por qué no me hablas? ¿no ves todo lo que te quiero? Siempre te amaré, y tú me amarás solo que no te das cuenta, pero yo soy paciente, te esperaré, y cuando llegue el día en que nuestro amor se forje, te darás cuenta de la vida que perdiste al negar mi cariño.

 
Pero ese día no llega. Nunca llega, he esperado dos años amada mía. Este curso es el último juntas, y ya no puedo más.

 
Aquí estoy, en la cocina. Mis padres no están, la casa está vacía, solo estamos la cocina y yo, y este libro de brujería. Por qué por ti, querida, podría hacer cualquier cosa.

 
Y lo voy a hacer. Sé que no eres feliz con ese chico. Te espío cuando crees que no estoy, te leo cuando piensas que nadie lo hará y estoy convencida que no eres feliz. Pero déjalo en mis manos, Aurora. Voy a salvarte, voy a llevarte a mis brazos, a mi cuerpo. Voy a hacerte mía para siempre, por qué esa es la única forma en la que serás feliz, a mi lado. Todo lo demás es anodino. No tiene sentido, tu futuro está en mi cama, no quiero que vivas amargada.

 
Dos litros de agua de mar.

 
Aurora….
Me pregunto por qué el mar es un ingrediente de esto. A lo mejor su agua llena de vida, es algo tan poderoso como la espada que cruzó mi corazón al verte ese 5 de noviembre  La sal es tan sabrosa como el beso que nos daremos esta noche. Mi amada, mi amor.

 
El agua entra en el metal, lentamente, sin prisa con el ruido puro de la naturaleza, como un río brillante y cristalino en que su pureza habita la tranquilidad eterna.

 
5 amapolas.

 
Meto una y después las otras. La amapola. Esa flor tan roja como la pasión que desata en mí tu cuerpo tan bien creado. Esa pasión que crearemos tu y yo.

 
Las amapolas flotan en el agua, meto la mano dentro. El agua está helada.

 
2 rosas negras y dos rosas rojas.

 
Me las vendieron en la misma tienda. Dos rosas tan negras como mis ojos,  y como la oscuridad en la que vivo desde que te conocí, dos rosas rojas como la sangre que verteré por ti.

 
 El negro y el rojo hacen una mezcla tan bonita.

 
Algo que demuestre tu amor.

 
Meto mis diarios de estos dos años, llenos de corazones y del nombre del amanecer. De hojas cubiertas de mis lágrimas y de mis poesías “……y mi amor no desespera, Aurora serás mía, lucharé por ti hasta el día en que me muera”
 

 
Las letras se mojan y las cubren pétalos de amapola, rosas rojas y negras.

 
Sangre de un cachorro gatuno.

 
duerme en su jaula. Mi hermano le quiere tanto. Tiene cinco meses. Es un gatito adorable, con el pelaje negro y sus ojos ambarinos. Su maullido de bebé, tan atractivo y querido por mi familia, es algo que enternece al corazón más duro.

 
Pero mi corazón no está duro, mi corazón es tan blando como una arena recién mojada de una lluvia torrencial. Quiero a mi bebé de carita adorable, pero amo al hada de sonrisa de nieve.

 
Vierto la sangre y el agua se vuelve roja, mis manos han perdido el blanco y ahora la salvación de mi amada, tiene el mismo color.  El gato maúlla desesperado en su jaula, creo que se está muriendo, pero de alguna forma, me parecen más enternecedores sus últimos sonidos que sus maullidos de bebé.

 
Sangre de tu amor.

 
La tengo aquí. Aunque me haya costado tanto. La abordé de camino a su casa y corte su mano, su preciosa mano de color de miel. Ella gritó, pero yo no la hice caso. Lo hacía por su bien, ella tenía que sufrir para darse cuenta de todo lo que me amaba. La tenía que ayudar, era la única manera. Me llamó loca, me pegó pero yo se lo perdoné, pues a Aurora se lo perdono todo. No sabía lo que hacía, no sabía nada. Su herida bien se la podría haber curado yo pero se fue corriendo. Dejándome su sangre en el camino.

 
El líquido rojo parece guardar la felicidad. Lo remuevo todo, el gato ha parado de maullar. Luego lloraré su muerte. Caliento el agua y empieza a salir humo. Vierto también mi sangre, pues lo dice en el libro, vierto especias, hierbas, podría verter mi alma si eso le diera a Aurora la salvación.

 
Aurora, nuestra felicidad está cerca. Imagina nuestros días juntas, imagina el pasear por la noche cogidas de la mano y ni que el dios más poderoso ose separarnos. Imagina Aurora  el sabor de nuestros besos. Y todo es gracias a mí, que estoy creando nuestro futuro juntas, pero nunca tendrás que darme las gracias, cada vez que estés conmigo ya lo harás.

 
Pasa el tiempo, todo tiene que estar en ese baile de burbujas y olores centelleantes  3 horas. Llaman por teléfono pero hago caso omiso. Recuerdo lo que he estado haciendo estos días, escribir sobre ti, mirarte en las duchas, espiarte por los caminos, ir a tu casa cuando nadie estaba y sumergirme en ese olor tuyo que me lleva al edén de lo magnífico.

 
El tiempo pasó ya. Estoy tan nerviosa. Puedo sentirte, puedo imaginarte en mi casa, en mi cuarto, en el cine, en el bosque, en el mar donde dos litros han sido protagonistas del comienzo de la historia de amor más perfecta que ningún ser viviente hubiese imaginado. Río por primera vez en mucho tiempo, me tiemblan mis manos, pero consigo controlarme.

 
Ya falta poco, mi amada, ya falta poco.

 
Vierto el líquido en una taza grande. Huele a rosas, amapolas y sangre. Es tan gratificante el olor de mi victoria. Mi victoria por que al final seas mía. Mi victoria por qué al final me vas a pertenecer entera.

 
Ya lo he bebido, en dos horas acudirás a mí, impaciente por declararte. Cruzo la puerta de mi cocina con la sonrisa en los labios cuando de repente, mi casa se queda impasible. No puedo moverme por mucho que me esfuerce. No sé que pasa, parece como si unas cadenas duras y firmes me aten a este suelo de madera. Miro a la derecha y veo el cadáver de mi gato, el pobrecillo nunca abrirá más sus ojos. Oigo un ruido. No sé de donde proviene, es un ruido extraño y me  pone los nervios de punta. Cada vez se hace más fuerte  y de pronto se desvanece.

 
“Miau”
 

 
Escucho.

 
“Miau”

 
Vuelvo a escuchar. Aquel minino está ahí. Al lado mío. No quepo más en mi sorpresa cuando unas manos heladas me cogen el pie. Miro hacia abajo y veo ojos tan rojos como las rosas, como las amapolas, como la salvación de Aurora, mi amada.

 
Como la poción de amor que ha pactado mi muerte y que ahora, el demonio me lleva a su guarida de desesperación, fuego y azufre.

 
Aurora, Aurora….

 
Siempre serás desdichada.

 

 

 
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Jorge Pérez Higueras.
Published on e-Stories.org on 10/21/2007.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Jorge Pérez Higueras

Did you like it?
Please have a look at:

Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)