Angels Vinuesa Fernandez

LOS PISOS PATERA

LOS PISOS PATERA
 
…Las habitaciones zulo , las camas sin respiro , los pisos madre…
 
 Eran finales de lo cincuenta  cuando  en España ( que mala memoria tenemos a veces ) surgió la ola de emigración desde el Sur  y Oeste de España hacia  Cataluña , Madrid  y  las ciudades del Norte .
 Era en ese época  donde se pusieron de moda los realquileres, es decir familias de que tenían un piso alquilado,  en aquella  situación había poca gente que adquiriera pisos, y que realquilara una habitación  del pisito con derecho a cocina.
La habitación  era, sin lugar a   duda la más pequeña de la casa  y la menos  ventilada. Y allí se colocaba  la familia postiza  con las maletas y niños durante  una larga temporada.
Era el hermanamiento de  dos culturas,  donde unos y otros  aprendían a  respectarse  y a conocerse.
 
¡Es un decir!
 
-Has vist la Maria si cuina amb molt d’oli? En deixa la cuina  feta un fastic.
-La mujer ésta   compra bichos  comer.
 
Han transcurrido  casi  cincuenta años, y la historia se vuelve a repetir. El  hervidero de emigración, venida de muy lejos a nuestro país  ha hecho resurgir este fenómeno. Llamado y en el transcurrir del tiempo “Los pisos patera”
 
Así  pues el emigrante  , que ya tiene papeles  , trabajo fijo , o parecido ,y nómina  , se lanza  a alquilar un piso , normalmente  en los lugares de la ciudad  donde ya casi nadie  vive , y le sacan hasta los ojos por ese alquiler ,  cuatro meses de fianza , otro  para la agencia , o  a veces  solicitan un aval  bancario .
 
Evidentemente los pisos están hechos una  mierda, pero es lo que hay en el mercado  o eso dicen los de las inmobiliarias. De esta forma se crea el efecto  del vuelo de las mariposas,  ellos que han alquilado y se han dejado una pasta,  piensan que   lo tienen que recuperar de alguna forma.
 
¿De qué  forma?
 
Fácil, hay muchos  paisanos que siguen llegando, ilegales, sin papeles, y por aquello de:
-Sere,  ¡este  es  de  nuestro pueblo!
 
Les alquilan una habitación, de realquiler del alquiler. Bien solos o bien en familias , por lo que  el piso  se vuelve una pequeña comunidad donde viven dos y tres  familias ,  hombres solos,   o mujeres  también  compartiendo  los gastos de agua luz  y lavadora  una vez por semana .
 
Los pisos  que ya son viejos de por si, y  por la misma razón que en los cincuenta se realquilaban las peores  habitaciones,  se vuelve a repetir la historia., y nacen las habitaciones zulo .
 
Habitaciones sin  ventilación, con una  estrecha  cama, solo para tallas   menores de
 1, 60, un esmirriado armario y una mesilla.
 
Claro que  esto puede  llegar a  limites  extremos, cuando  y aprovechando los trabajos basura que hacen los emigrantes, se  realquila la habitación por horas.
 
Es decir  si el  tío trabaja de día, la cama podrá ser ocupada  por otro que haga el turno de noche. Cuando se levanta  queda  una hora para ventilar, y llega el siguiente inquilino,
Son las camas  mas aprovechadas de los últimos tiempos .Las camas  sin respiro.
 
Con un poco de aquí y otro de allí, el  que alquila  puede pagar  al arrendador  el altísimo precio que ha fijado, eso si, el trasiego de gente  que va y viene  no es ponderable.
 
Hay también los que tienen  el piso madre, que son los que  acogen a todos los que vienen  pero sin ser fijos.
 
El pisito se vuelve    como si fuera   la feria de abril. Unos entran, se quedan un par de días, se van, vuelven otros, y  suma y sigue.
 
El precio de los realquileres oscilas entre los 150 euros  y los  200 la pareja  con derecho a cocina, si eres capaz de  sortear a las familias que  hacen la comida, y   con la obligación de dejarlo todo aseado cuando te marches al curro
.
  Y se crea un fenómenos social  que nunca  había ocurrido , ya  que se hermanan  emigrantes y estudiantes , con la diferencia que los estudiantes que también realquilan habitaciones  han de pagar  directamente el propietario y los  otros   al que alquila el piso .
¡Más dinero negro!
¡Más economía sumergida!
 
Las grandes ciudades, que temían que sus cascos antiguos  se desertizaran, como ha pasado   en los últimos tiempos, donde la gente se ha ido a vivir a las afueras en  urbanizaciones  con piscina,  han visto que el fenómeno de la emigración ha resuelto por si misa este   problema.
¡Para que queremos ministros!
¡Digo!
La parte histórica de las ciudades, ahora esta salpicada de  gentes de toda las etnias, de tal forma que el guiri que viene  dice:
 
- ¿Esto es Marruecos?  Si yo he pagado   un pasaje para conocer la tortilla española  y la paella.
-¡Pues lo tienes claro, wapo!
 
Ángels Vinuesa

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Angels Vinuesa Fernandez.
Published on e-Stories.org on 07/20/2007.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Angels Vinuesa Fernandez

Did you like it?
Please have a look at:

¿QUÉ NOS OLVIDAMOS EN LAS PLAYAS ? - Angels Vinuesa Fernandez (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)