Maria Teresa Aláez García

Lo más sencillo.... lo más complicado

Tantas veces he esperado escuchar esas palabras....
 
Pero no las queria  dichas de cartón. No pronunciadas por unos labios que ocultaban ideas de pretensiones falsas y ocultas.
 
No queria un "te quiero" de hojalata. Un "te quiero" dicho en un momento de noche de verano, de calor y de calimotxo porque era el momento y apetecía.
 
Tampoco queria un "te quiero" light. Uno de esos "te quiero" que reclama la ocasión de conseguir algo que uno necesita y después, si te he visto no me acuerdo. Es un "te quiero" luchado, incluso triunfante pero posteriormente abandonado a su suerte.
 
El "te quiero" por compromiso, tampoco me era válido. Porque se desea una situación mejor, porque se necesita un matrimonio y un hijo para prosperar, porque socialmente se ha de ser algo importante y porque hubieras necesitado unirte a una persona que te parecia importante, para sentirte seguro de ti mismo. Ese era un "te quiero" desperdiciado.
 
En mis oidos, una voz angelical susurra a diario un "te quiero" necesario. Un "te quiero" de entrega, de fraternidad, de cariño inherente, de complicidad, de "tú eres mayor y yo soy menor" de "yo admito la ley del más fuerte", un "te quiero" protector porque necesito un "te quiero" que me acoja.
 
El aire lleva engarzado en un collar muchos "te quiero" silenciosos. Pero no el tuyo.
 
Lleva palabras de oro que llegan a personas que sienten un significado verdadero y que saben de dónde provienen. Esas palabras brillan como estrellas en el firmamento, se guardan como venas grabadas a sangre y fuego en su corazón. Pero no es el que yo deseo escuchar.
 
También vuelan los de color azul, aquellos que tristemente navegan desde bocas y corazones platónicos hacia oidos sordos que han preferido otros más adecuados y menos sinceros. Estos son muy conocidos por mi y los protejo porque han dado grandes poesias y obras epicas al mundo basados en un enorme desengaño.
 
Los de color verde, se quedan a la puerta del paraíso esperando respuestas y mucha gente envejece porque fija su espiritu en esos sentimientos, dando lugar al dia que volverán a quedarse en sus sueños correspondidos. A veces estos contienen un deseo expreso de fluidez económica o de interés comercial. Para mí son vacuos si su sentido es posesivo y manipulador.
 
Los amarillos son inseguros, vanos, desconcertantes. Son los que nacen de un deseo de aprisionar al ser amado entre cadenas invisibles porque se sufrirá si no se nos ama y se llorará si se siente desprecio. Son palabras de necesidad y de orgullo.
 
Los negros no tienen valor alguno más que el de la tristeza. Fueron amores no correspondidos, fueron pronunciados a la desesperada, porque el corazón no admitía el desconcierto, porque el sufrimiento provocado por el ego falso ahogaba los convencimientos que fueron forjados toda una vida, porque un clavo ardiendo no era suficiente apoyo y porque se creía que repitiéndolos una y otra vez, se podría sobrevivir. No fue así. Murieron entre las sombras de un abismo de colores imaginados por ideales sin cumplir, pero como todo es cíclico en esta vida, intentan resucitar y volver a ser rojos o amarillos o verdes
.
El rojo es un "te quiero" apasionado y lujurioso. Unas palabras que llegan más alla de lo fisico y lo psiquico pero que en ocasiones se quedan aprisionados en sábanas de seda entre una copa de champán con un cubito de hielo y una fresa que no se ha llegado a masticar del todo.
 
Yo necesito tu "te quiero" Aquel que nunca me diste cuando fuimos jóvenes. Aquel que nunca recibiré porque no volveremos a escribirnos, ni siquiera a vernos.
 
Aquel que sólo me puede dar la persona que mirará en mi corazón y levantará las capas de cebolla de mi imagen física, de mi imagen social, de mi imagen filosofica, de mi imagen intelectual, de mi imagen maternal y de mi imagen erotica. Aquel que en nuestra correspondencia sólo me insinuaste alguna vez pero que nunca me reafirmaste. Aquel que se entrega en una orilla arenosa, como la canción del nombre de "Aline" y desaparece porque sólo en el corazón queda escrito para siempre. Aquel que una mano marcó en un árbol o en una losa. Aquél que he visto escrito por muchos hombres para muchas mujeres pero ninguno eras  tú y ninguna era yo.
 
Necesito el te quiero que nunca vendrá. El te quiero sincero. el blanco, el libre de prejuicios, tolerancias y credos, el te quiero que esta libre de compromisos y de falacias, de mezquindades y de falsos deseos.
 
Quizás el de Camilo Sesto o el de Perales o el "Te amaré"  de Miguel Bosé, o el  "Eres tu" de Mocedades o el "Sin Miedo a nada" de Alex Ubago o de cualquier persona que pudiera mirar más allá de lo que tuviera presente, pasado y futuro me hagan recorrer una ruta falta de madurez y de sensatez hasta el resto de mi existencia.
 
Quizás en toda mi vida nunca llegue a escuchar ese te quiero. Pero al menos, me da una oportunidad y fuego y luz para poder esperarlo y saber comprenderlo.
 
Ese que vendrá cuando alguien, de repente, se me acerque, me mire a los ojos, me dé seguridad, me coja las manos, me acaricie el rostro y me lo diga y yo sepa que tengo la certeza de que la traición, la mentira, el engaño, la desidia, la falsedad, no vendrán a los cinco minutos ni en cinco años después. Que podré luchar al lado de esa persona en contaprestación a los embates de la vida igual que esa persona luchará conmigo. Que aunque no haya belleza en su rostro ni dinero en su billetera ni riqueza en su vestido, habrá honestidad en su mirada, sinceridad en sus manos y ganas de luchas y de vivir.
 
Es demasiado pedir. Y no será tu "Te quiero". Otra persona se hizo dueña de él y ahora se perdió infinitamente, en el tiempo.
 
Camilo Sesto. Si quieres ser mi amante. http://es.youtube.com/watch?v=dTR38YJAxTs
Jose Luis Perales. Te quiero. http://es.youtube.com/watch?v=GfogbQ1zdFQ
Perales. El amor.http://es.youtube.com/watch?v=7cvLpPani34
Sin miedo a nada. Alex Ubago. http://es.youtube.com/watch?v=Er5bBceEGAo

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 07/05/2007.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Una mirada tras la ventana - Maria Teresa Aláez García (Everyday Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)