Regina Sedelke

Volver a casa

Querido padre:

 

 

Te estoy escribiendo desde la sala de pasajeros de un silencioso aeropuerto.  Hace horas que estoy acá. Espero, por fin emprender el vuelo. Las vacacciones que me regalaste se han acabado. Tenía que salir del alojamiento, para ser llevado al aeropuerto. Allá, en la facturación tenía que probar mi identidad, al uniformado gris empleado, después de comprobar con rigor mi documentación, me dejaron pasar. Luego tenía que presentar todo lo que llevaba conmigo,  someterme a una revisión corporal. Me examinaron con un detector, para saber todo lo que traía en el cuerpo. Tengo que decir, aunque no me hicieron ningún daño,  ya sé que es parte del procedimiento aduanero, me sentía muy incomodo con esto.

 

Pues, por fin llegué a la sala de pasajeros, donde estuve ocupada de orientarme. Tú, ya conoces estos lugares; llenos de limpieza, de agitación, del ruido que esta matizado por la magnitud del edificio, por la falta de interés, por la prisa de todos estos desconocidos ocupados en sus propios asuntos.

 

Pero al cabo de una hora avisaron el número de mi vuelo y pidieron a los pasajeros ir a la puerta de embarque. Con paciencia, buen ánimo hice la cola, por fin pude entrar en el avión. Busqué mi asiento, dejándome caer en el. Me  llené de alivio al poder volver a casa. No es que las vacacciones no fuesen agradables, pero la casa es la casa,  nada en el mundo puede sustituirla.

 

Por la ventanilla observé mi alrededor, me despedí tranquilamente, con cariño de este capitulo de mi vida. Me perdí en mis pensamientos, revisé  todas las semanas lindas que tuve por allí, no me dí cuenta de lo que ocurrió mientras tanto en la realidad. Fui tomado del brazo por mi vecino,  me dijo que tendríamos que salir porque habían declarodo una huelga por parte de los controladores aéreos.

 

Volví de nuevo hacia la sala de pasajeros. Ya hace mucho que estoy sentando aquí. Me siento sola y abandonada. Sigo estando en esta isla bonita en que llevé un tiempo y que me gusta mucho, pero ya no puedo compartirme en la vida de aquí. Las playas lindas en que deje mis huellas, las valles verdes con flores desbordantes por los cuales caminé, el volcán que escalé.

 

Tenía también un accidente desagradable por descuido, pero bueno..de los errores se aprende.

 

 

Querido padre, tengo que confiarte que el volcán fue lo más lindo de estas vacacciones. Aun recuerdo el viento que acarició mi piel. Verdaderamente no tenía muchas ganas de escalar por alla, pero él no dejo de llamarme una y otra vez hasta que vine. Una vez echado de caminar no podía pararme hasta que llegase  en la cima. Allá experimenté algo inposible de describir.Me sentí como en un paraíso perfecto y no quería bajar nunca. El volcán es lo más querido que se me grabó en la mente de esta isla

 

 

Mientras estoy obligada de esperar poder volver a ti, me distraigo el tiempo con observar a la gente . Pasa gente de todo tipo. Algunos parecen ser vinculados con el aeropuerto, quizás responsables de la huelga. Quizás uno de ellos sea el responsable para mi demora de volver a casa. Tengo la sensación que a veces me miran con consuelo como decir: “ Pobrecito, todavía tienes que aguantar aquí” Me pregunto cuando están dispuestos de dejarme salir de acá. Al fin...tarde o temprano tendrán que rendirse y dejarme salir.....

 

 

Querido padre, por el momento volver a casa es la unica opción que me queda y, realmente me alegro muchísimo volver a ver todo lo conocido.Poder descansar de estas vacacciones emocionantes, pero ya sé que el próximo año de nuevo tendré deseos de salir al mundo.

 

Tal vez llegue el día en que quiero quedarme en casa, pero todavía hay mucho que descubrir....

 

 

Esperando volver a verte pronto,

 

Tu hija

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Regina Sedelke.
Published on e-Stories.org on 03/11/2007.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Regina Sedelke

Did you like it?
Please have a look at:

Visio Un planeta y su sociedad - Regina Sedelke (Philosophical)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)