Maria Teresa Aláez García

Tengo tiempo de sobra

Me sobra mucho tiempo para hacer cosas muy fáciles.

Tengo todo el tiempo del mundo para ser egoísta y pensar sólo en mí.
Para manipular a mis semejantes, para mentir y defraudar a quien ha puesto sus espectativas sobre mí.

Tengo todo el tiempo para mentir y para especular. Tengo todo el tiempo para exigir a quien no me gusta, para alienar a quien no entiendo y para dejar aparte a quien no haga lo que yo quiero.

Tengo muchísimo tiempo para disfrutar con el mal ajeno. Es muy fácil.
Y sobre todo, si soy yo quien lo he encauzado y planeado, es todavía más sencillo y me causa más satisfacción.

Tengo tiempo de sobra para no preocuparme por lo que ocurra con los demás y sobre todo para no mirar la televisión ni leer los periódicos. El resto del mundo queda realmente lejos de mi pequeño círculo y de mi centro, donde cobijo a unos pocos que hacen lo que yo quiero o a quienes sigo porque piensan como yo.

Tengo tiempo hasta de aburrirme porque comparto con el resto de las personas que me rodean estas actividades que son lo cotidiano en la sociedad en la que vivo. Ignorando a quien se porta bien conmigo, aprovechándome de la buena fe de quienes están a mi alrededor haciéndoles tener expectativas para luego romperlas. Me encanta ser despiadado.

Tengo tiempo de hacer desprecios, de volver la cabeza, de no enviar saludos, de dejar en evidencia a quien creo que vale más que yo porque lo envidio y no quiero que gane y que suba. Es todo tan fácil, tan sencillo....

Mentirme a mí mismo diciéndome que soy buena persona porque al fin y al cabo, debo de vivir y tengo que actuar con rapidez aunque sea pasando por encima de los demás. Que luchen como yo si quieren ser alguien o sobrevivir. Que todos hemos pasado por ahí.

La verdad.... Es tan poco gratificante....

Hacer todos los dias lo mismo...

Creo que voy a intentar sentir el gusanillo de dejar unos minutos para luchar por algo realmente dificil: ser una persona íntegra.

Dedicar unos minutos gratuitos, a sonreir a quien no conozco y a no atacar a quien me disgusta. A reconocer los valores de quien no soporto y a intentar ser tolerante.

Es todo un desafío que me costará conseguir. Pensar en los demás y ponerme en su lugar.

Quizás, dedicar unos minutos de mi tiempo... merezca realmente la pena.


¿O no? Claro que me dirán estúpido, romperé mis esquemas sociales de arribista, persona con triunfo, egoísta por excelencia y triunfador.

Pero... posiblemente....

Hasta que no lo experimente, no podré comentar.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 09/05/2006.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Para qué existimos los defectuosos - Maria Teresa Aláez García (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)