Paul Ritz Danckovic

Cartas...

 

San Antonio 29 Julio 2006

 

 

 

 

I.- Entre la Niebla…

 

 

 

Silencio con ruido de barcos, que buscan su amor perdido, entre olas que no conocen de olvido. Camino de estrellas sobre el horizonte, que fragmentan los montes escondidos entre la bruma del norte de una noche prohibida, para la   dulce nieve, que se derrite, ante los sones de un misterio inminente. Hoy, no tengo la impávida miel de aquel lejano cuerpo, que debilita, mi alma y mi mente. Transgrediendo los límites, impuestos por tácito infierno, que no me deja verte. Siento el numen de su adictiva creatividad, y caigo seducido ante la flor de la esquiva lealtad, que me lleva a transferir de sus labios esa gramatical voz, para transformar un verso en prosaica canción. Sagazmente, busco un lucero, pero no la encuentro. ¿Sabrás lo que pienso e intento…?. Me desvisto en el sufrimiento de un siniestrado silencio, cómplice del verbo que transforma la carne de mis intangibles dedos en sabor y deseo interno. No comprendo, y la incertidumbre de este desierto tiempo me aborda de nuevo, perturbando mis manos ardientes de deseo, que alzaron la pluma. No estoy muerto, me grato estar vivo, siento la húmeda insensibilidad del viento, que fricciona mis sentimientos. Buscando un destino sin tiempo, ni retorno, y menos olvido…

 

 

 

 

II.-Hoy…

 

 

 

Entre la niebla, me disfrazo con la tenue llovizna, para ver si puedo observar los cabellos del septentrional mar. Eñido sobre la contera, espero el instante preciso, para hender mi punzante tinta de fuego, pero la tempestad es inminente, y enviste de nuevo con la fragua de mi distorsos sentimientos, que son dueños de un juramento. Percibo en distancias inertes de incalmas caricias sin dueña, que profesa el sitibundo universo, entre metódicas canciones de lira, entonado por  álgida poesía, y escanciada por la Diosa medicina en un paraíso de severidad, pasión y equilibrio. Odisea irreal que cubres mi rostro, como una gota de cristal, buscando el instante perfecto, para que el rompeolas costero atropelle contra la prosa de un  existencialismo carnal que no es utopía, sino real, birlando de mis delirantes desconciertos la especial fantasía, que jugó con mi  forma y mi retórica monotonía…

 

 

 

 

III.- Sentimiento Final.-

 

 

 

Entorpecido por el tiempo, en un momento abstracto, me destruyo, inconmensurablemente en el tiempo, me siento presionado, aún distante, lo sé. Pero no lo sé. Me confundo, me pierdo y retorno…

 

 
Me alejo, pero vuelvo, retorno sin irme y sin volver. En el instante preciso, no sé por que lo hago, sólo sé que lo hago y pienso en el fin, y no sé si el fin llegó o ha llegado. Pienso y me confundo, no estoy claro ni…Pienso, sólo vivo y vivo aquí, vivo el tiempo, y el presente, a veces miro atrás, pero ya no quiero hacerlo, sólo quiero pensar. Pensar en el futuro, mas me contradigo sin ocultar lo que siento. Ni siquiera quiero pensar ni en el futuro, ni en el presente, quiero relajarme y no volver al presente, ni al pasado quiero, no sé que quiero. Caigo en lo mismo en esta confusión que me destruye casi siempre, pero como una ola salgo a flote y caigo mil veces.
  
 
Tal vez, ya no deba pensar descansar y dejar de soñar, en ti en todo y en todos los demás y dejar de ser yo. Ya no sé, no puedo. Ella me dice lo mismo. Pero ellos quienes son ellos, ellos, ellos. Me dirán que no, que no puedo, que bromeo, que es sólo un sueño,  una niñería...una locura. Como siempre lo han dicho, como siempre lo dirán, pero yo sé y tú sabes que podemos y que puedo. Quiero hacerlo, pero tengo miedo de correr el riesgo. Tengo miedo de ser yo, disentirme como yo, de fallar, de ya no poder aguantar más. No sé a quién le escribo no sé si a mí o a las doncellas de mis sueños, de mis escritos o ti, al que me empuja a escribir, al que me empuja a vivir y a sentir a todos ellos les escribo. Pero les pido que si no les gusta no me critique, les pido que me dejen ser yo. Yo a mi manara, como siempre he sido, libre, sincero, calido, travieso, perverso y sin estilo propio de todo un poco, como siempre confundido e inseguro…    

 

Los que reviven a los muertos,
Transgreden las leyes del universo…
 
 
 Paul Ritz Danckovic.-
 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Paul Ritz Danckovic.
Published on e-Stories.org on 07/29/2006.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Paul Ritz Danckovic

Did you like it?
Please have a look at:

Psiquiátrico. - Paul Ritz Danckovic (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Pushing It - William Vaudrain (General)