Lupita Mueller

Recuerdos

​​​​​​Hoy en la mañana habló mi marido para decirme que alguien muy querido por nosotros había sido encontrado víctima 
de varios infartos al mio-cardio.  Un dolor agudo en el bajo vientre me hizo caer como cuando murió mi padre siendo 
apenas una adolescente.  Han pasado más de diez años.  Mi mente quizá ha buscado no llorar más por tu ausencia.
Tú no estas ausente.  Tampoco creo que la muerte te haya alejado de mí, de nuestra correspondencia, de mis problemas
con la gramática alemana, de nuestro amor platónico, de tantos momentos compartidos.  Sí ya lo sé.  Tú eras homosexual.

Tu primera experiencia fue en el sótano de tu casa.  Cuando tu preferencia se hizo presente, como quien descubre por primera vez 
una embriaguez que adormece los sentidos y los eleva hasta que el cuerpo experimenta un devaneo inexplicable.

Tú primer amor, a los diescisiete años, fue Johannes, tu compañero de clase.  Esa voz que chillaba por toda la casa mientras 
ustedes hacían el amor, era la de tu madre.  Ella te tiranizaba desde que eras un pequeño niño, tratando de adivinar donde estaba
tu padre, aquel hombre que jugaba contigo "Rätsel" o "Mensch ärgere nicht". Tu madre comenzó a prostituirse para conseguir comida,
y te encerraba con llave en la despensa. Que fríos eran los días sin poder calentar la casa.  Ahí encerrado cantabas canciones ,
pues cantar era tu segunda pasión. Gracias a que estudiaste tu Abitur tomaste el primer tren que te llevó de Stuttgart a Berlín para encontrarte con 
Johannes, más tu comenzaste a temblar y sudar frío cuando lo encontraste en un bar cercano a Dahlem besando a una mujer hermosa.
Hoy vino el padre Julián perteneciente a la orden Dominica.  Lo escogí porque era miembro de la Liberación de la Teología Cristiana.  Son ya 
las dos y cuarto de la mañana.  He terminado de leer un extracto de la Biblia traducida por Lútero.
Estoy en tu cuarto y me parece que tomas mi mano.  El Sol comienza a nacer y te llenas de de un amarillo pálido.  Que gélidas son tus manos 
ahora.  Me llevaré a mi casa todos los E-Mails que me escribiste.  Tú no estás ausente.  Estás junto a mí escuchando el Concierto número 2 para 
Piano de Brahms.  Love, my dearest one. Lulu.

 
 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Lupita Mueller.
Published on e-Stories.org on 02/17/2019.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Lupita Mueller

Did you like it?
Please have a look at:

Love story - Lupita Mueller (Love & Romance)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)