Guillermo Digiuni

Appraisal Form


(LA) MÚSICA
 

¿Dónde fue que te perdí
                                      que te vi por última vez?

Un mal matrimonio, un noviazgo turbulento
                                                                 tal vez
Un error de cálculo, un domingo siete
                                                         o martes trece
                                                                               quizás

Una luz en el camino equivocado
                                                    Un viaje a Ítaca no programado
 

Yaces dentro de mi ser, lo saben los dioses,
y aúllas como lobos hambrientos,
                                                    desgarrando
mis entrañas,
                        insultando sin pudor al alba,
llorando
                      desconsoladamente de espaldas al ocaso.
 

¿Cuándo fue que te mentí
                                         que me miraste de reojo?


Un mal consejo, una frase fuera de lugar
                                                              sin duda
Un tren sólo de ida, un día lluvioso
                                                      o nublado.

Una historia que no vale la pena contar…
Una herida que me hace ser.




¿Quién necesita la redención?

 
¿Quién necesita la redención?
 
 ¿Será que ...?
 
No llega -nunca- la náusea.
 
                                                  Ábrete camino por medio de tus luces. Musita / susurra
                                                por entre las sombras.
 
Decídete; no tengo todo el día.
 
 Por fin, proclaman las voces de abajo, hay algo que -se- cierra sobre sí mismo.
 
Hoy no. Tal vez cuando.
 
            ¿Quién mastica sus propios secretos?
 
Ni principio ni fin. Alma en el todo -al fin-.
 
                                                                        Casi.      Final.
 
  Sea.


           


Contornos
 
¿Será la casualidad
que nos hace coincidir
y confundirnos?
 
¿Serán los vientos
del Sur?
 
El tiempo
con minúscula
se abre
sobre nuestras sombras.

Nuestros rostros
con mayúscula
le cierran
su paso
al vendaval.
 
¿Serán las líneas
divisorias?
¿Serán
sus contornos?   



DE VUELTA
 
Está bien: todo de vuelta,
todo comienza de nuevo
y -de vuelta- está bien
¿Serás tán cruel
de no admitir que un poquito
empujaste, digo?




LA ESPADA
 

¿Qué sería de nosotros sin la envidia,

los celos, la rabia, el encono tuerto,

en estos tiempos en que Dios ha muerto

y el Diablo nos premia con su desidia?
 

Por cierto, que ante un buen toro de lidia,

el coraje se crece en el desierto

de arena fina y un futuro incierto,

donde lo único cierto es la envidia.

 
¿Por qué desesperar ante la nada,

y dejarse arrastrar por la corriente,

vivir con el alma domesticada,


como el lobo que echan de la manada,

lleno de culpas por ser diferente?

¿Qué sería de nosotros sin la espada?



ENCUENTROS

Las piedras del camino
Las luces de estrellas lejanas
Las aguas quietas
                              del pantano
Los vientos
                     que cenizas arrastran

La arena fría y dura
Los claros del alba
Las corrientes bajo tierra
Los huracanes de tu alma

En todo esto pensaba,
y en el Éter se fundían
                                    mis sueños y mis recuerdos
Dormido
                hallé las claves del misterio

Y es que de nada sirve, amor mío,
sufrir callando el silencio

Por todo esto es que te propongo
                                                   un pacto de sangre
                                                   aromas de incienso
ven, amor mío, a mi encuentro
que, como tu bien sabes,
el resto solo es tiempo.


VAMOS A ESPERAR
 
Vamos a esperar, si quieres,
a que amanezca alla afuera.
La oscuridad, los seres
que subsisten en la esfera
de nuestras penumbras. ¿Eres
uno de ellos
                     en la espera?



¿QUE FUE LO QUE CAMBIÓ?
 
Poner el cuerpo
salirse del molde
confiar en el sol del alba
tempranito
café no, mejor yerbeado, ah,
la pilcha

Más que quietud y vacío,
coronas de hojalata
oxidada
cortes en el rostro
del alma
pantano que se seca

Animales muertos
al costado del otro río
secretos
en el cajón del olvido
viento del sur.
                        El otro sur.
El de allá
                  (lejos y hace tiempo).



LO SÉ

Podría, como bien sabes,
plantar árboles en fechas señaladas
También, como quien dice,
rasgarme las vestiduras
frente a la audiencia más cercana

Otra posibilidad, ya puestos,
sería ignorar por completo
                                           tu ausencia

Pero el alba 
                  convoca mis sentidos
y un nuevo desafío
                                 aparece en el desierto  
soñár
           con otro aliento
sin duda 
                el nuestro

No creo que dé todo lo mismo
ni que siempre sea igual
La prueba está
en lo que callan estos versos

Ni más ni menos que el dolor
que provoca el recuerdo
el rastro que queda
                                  
lo que alguna vez
se sintió
se pensó
               que permanecería
               que quedaría

El mensaje a descifrar
La memoria empujada

En las profundidades del océano
yo sé que tu me esperas
                                       Tu presencia




EN MI MEMORIA
 
¿Cuánto vale tu confianza ciega?
 
¿Qué precio le pongo a tu compasión?
 
¿A cuánto ascienden tus horas de espera?
 
¿Cuánto mide el espacio entre nosotros?
 
¿Cuánto pesa el aire que se tragó para siempre lo que alguna vez fue nuestro?
 
Si lo dividimos por dos, por diez, por mil, ... , ¿cuál será su cotización?
 
¿Cuántos versos tienen los poemas que nunca te escribí?
 
¿Cuántas veces te dije las palabras mágicas en sueños profundos -tan profundos, que parecían reales-?
 
¿Cuánto vale tu recuerdo en mi memoria?




A TU LADO (incompleto de momento)

Si no eres,
                  ¿por qué insistes?
¿eres
               pero no estás?

Se presiente, se percibe, se respira,
se padece
                 pero
                           ni se ve
                           ni se toca

En estas condiciones
                                 ¿cómo esperas
que me quede
                        a tu lado?



FUSIÓN I

¿Solitario
               o
                      solidario?
¿Meditar
               o
                      militar?
                                      ¿Alguna
¿Lenguas minoritarias?      lengua
                                        muerta?



NO MÁS

Piedra sobre piedra o piedra viva
Piedra que arde roca magmática
¿Por qué te resignas?
                                      Los años,
dices, el cansancio que se acumula,
añades,
¿Dónde están tus sueños?, te interrumpo,
pero ya te has ido.

Piedra que huye, piedra que vuela,
mas pretender volar y describir
                                  el vaivén de un péndulo
no es volar, 
                    te digo en sueños,
esperando que me escuches,
aunque solo sea en sueños,
aunque más no sea.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Guillermo Digiuni.
Published on e-Stories.org on 09/16/2015.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Experimental" (Poems)

Other works from Guillermo Digiuni

Did you like it?
Please have a look at:

Impasse - Guillermo Digiuni (Psychological)
The secret is ... - Inge Hoppe-Grabinger (Psychological)